enero 25, 2012

Elba tras AMLO

Pablo Hiriart (@phiriart)
phl@razon.com.mx
La Razón

Por supuesto que el PANAL apoyará a uno de los tres grandes para la Presidencia. Aunque ese partido lleve candidato propio, el acuerdo ideal para ese partido sería con López Obrador.

Ahí está el lugar natural de Elba Esther Gordillo. En Morena.

En la contienda presidencial pasada, al primero que buscó fue a AMLO.

Ahora, eso de que los tiempos electorales le impidan hacer una alianza formal con López Obrador no será obstáculo para apoyarlo.

Al contrario, que el Panal lleve candidato propio le facilita las cosas a ambos.

Hace seis años el partido de Elba Esther Gordillo llevó candidato propio pero apoyó a Calderón. Para hacer la maniobra utilizó una exitosa fórmula de pedir a la ciudadanía “uno de tres”.

Es una manera de obtener el voto para diputados y con ello salvar el registro, y mandar a los suyos a votar por el candidato presidencial que hayan decidido apoyar.

Hace seis años fue Felipe Calderón. Ahora será López Obrador.

En la pasada elección presidencial Elba Esther Gordillo buscó el acercamiento con López Obrador y éste lo rechazó. Por eso el Panal apoyó a Felipe Calderón: por descarte.

Ahora es diferente para AMLO. Está abajo en las encuestas y acepta todo lo que venga. En el argot político se diría que “barre para adentro”.

Él necesita apoyos, votos y “que le cuiden las casillas”, como ha dicho de manera reiterada.

Y Elba Esther Gordillo se desvive por congraciarse con políticos, periodistas e intelectuales de la izquierda que la legitimen y la rediman del escarnio público a que la han sometido.

Desde luego van a negar públicamente los acercamientos. Los dos van a decir que no. Y el Panal llevará candidato propio. Pero será, nuevamente, “uno de tres”, como hace seis años.

López Obrador, Jesús Zambrano y Manuel Camacho dicen que no les interesa formar una coalición con el partido de Gordillo.

Claro que no. Las coaliciones se cerraron el 28 de noviembre.

Lo que viene es una alianza en los hechos. “Uno de tres”. Eso les va a salvar de dar mayores explicaciones tanto a lopistas como a elbistas.

Ahí, en Morena o junto a AMLO es donde Gordillo siempre ha querido estar.

En esa coalición está el viejo PRI al cual Elba Esther Gordillo pertenece.

La quinta esencia del corporativismo es ella, su partido y su sindicato.

Presidenta vitalicia del gremio magisterial, con buena parte de la educación pública en sus manos, creó un partido político para beneficio suyo, de sus allegados y de su sindicato.

El puerto natural de ese arcaísmo es el viejo PRI. Es decir, el PRD de AMLO.

Salvo, claro, que un sector del PAN insista en hacerla su aliada a cambio de entregarle la SEP.

No hay comentarios.: