enero 06, 2012

La victoria de Santiago Creel

Pablo Hiriart (@phiriart)
phl@razon.com.mx
La Razón

Oponerse de manera abierta a la “consulta indicativa” que pretendía la dirigencia del PAN, le dio a Santiago Creel un nuevo aire en la elección interna de ese partido para sacar a su candidato presidencial.

Con él se cumplió a cabalidad la premisa de que “golpe que no aniquila, fortalece”.

Si lo querían sacar de la contienda, obtuvieron el efecto contrario. Creel está fortalecido y sus posibilidades son mayores ahora que hace una semana.

A simple vista, el corolario es que Creel le dijo que no al Presidente. Que no se dejó. Eso cuenta, y seguramente cuenta más dentro de la militancia panista.

La razón por la cual ganó Santiago Creel no fue, sin embargo, haber dado a conocer que la idea de hacer una “consulta indicativa” salió de Los Pinos.

El argumento irrebatible de los creelistas fue que la consulta sólo se iba a realizar en 68 distritos de un total de 300.

Así es que ni indicativa ni sondeo ni nada. Simplemente no servía, y Creel aparece ahora como el defensor de los derechos de los militantes.

El CEN panista no tenía argumentos para seguir adelante con el experimento. ¿Militantes de primera y de segunda? ¿Militantes que sí son consultados, marcan tendencia, y otros no?

La consulta no tenía pies ni cabeza. No respondía a la pregunta elemental: ¿para qué?

Si era para posicionar al PAN en el debate público, consiguieron ese efecto pero de manera negativa. Quedó la impresión de un intento de zancadilla contra un precandidato, Santiago Creel.

O si la encuesta trataba de recortar la ventaja que le llevan al PAN los candidatos del PRI y del PRD, que ya están en campaña, la “consulta indicativa” no respondía a ese propósito.

Resultaba tan absurdo como decir que para contrarrestar el frío voy a estudiar inglés.

Y si querían bajar a Creel, lo subieron. Fue el gran ganador de la crisis interna por el tema de la consulta. Se impuso a Madero y a Cecilia Romero.

El ganador fue Creel y no Josefina porque el senador se fue de frente contra esa propuesta y se la jugó dentro del PAN y en los medios de comunicación.

Josefina fue ambigua. Decía que no, pero coqueteaba con el sí.

Lo que ocurrió el miércoles en la sede nacional del PAN puede marcar un hito en la carrera por la candidatura presidencial en ese partido. Vamos a ver si Creel capitaliza en todo lo que vale este punto a su favor.

De todas maneras, el problema para Acción Nacional sigue presente: López Obrador y Peña Nieto ya arrancaron, mientras sus aspirantes se jalan unos a otros.

No hay comentarios.: