marzo 14, 2012

Dos buenas noticias, pero...

Arturo Damm Arnal (@ArturoDammArnal)
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

Reconociendo lo mucho que falta por hacer para lograr mayor progreso económico, no debemos pasar por alto los logros obtenidos, como lo son, recientemente, los relacionados con el empleo y la inversión.

En febrero de 2009, el año de la recesión, en el sector formal de la economía se perdieron, netos, 46 mil 601 puestos de trabajo; un año después, en febrero de 2010, con la economía encaminada hacia la recuperación, la creación neta de empleos fue de 128 mil 368; en febrero 2011, ya con muchos frentes de la economía en franca recuperación, se crearon, netos, 106 mil 378 nuevos puestos formales de trabajo, 17.1 por ciento menos que un año antes; en febrero pasado la creación neta de empleos en el sector formal de la economía fue de 135 mil 735, 27.6 por ciento más que en 2011, repunte en la creación de empleos a la que hay que agregar el hecho de que nunca antes, en algún mes de febrero, se habían creado tantos nuevos puesto de trabajo, de los cuales 86 por ciento fueron permanentes y solamente 14 por ciento eventuales. ¿Qué tenemos? Buenas noticias, en materia de empleo, para el pasado mes de febrero.

Si de la creación de empleos pasamos a la inversión fija bruta, que es la que se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, y que sirve de “base” al resto de las inversiones (por ejemplo: en investigación científica, en desarrollo tecnológico, en educación y capacitación), tenemos los siguientes datos. En 2006 la misma creció 9.9 por ciento; en 2007, 6.9; en 2008, año en el que inició la recesión, aumentó 5.5 por ciento; en 2009, el año de la recesión, la inversión fija bruta registró una caída del 11.8 por ciento; en 2010 y 2011, con la economía mexicana recuperándose ya en varios frentes, dicha inversión aumentó, respectivamente, 6.4 y 8.7 por ciento, lo cual apunta en la dirección correcta, sin olvidar que una de las condiciones necesarias del progreso económico, definido como la capacidad para producir más y mejores bienes y servicios, para un mayor número de gente, es la inversión directa, definida como todo gasto destinado, precisamente, a producir más y mejor, inversión que puede realizarse en investigación científica; en desarrollo tecnológico; en instalaciones, maquinaria y equipo (precisamente la inversión fija bruta que sirve de “soporte” a todas las demás); en infraestructura de comunicaciones y transportes; en educación y capacitación. ¿De qué se trata? De buenas noticias, en materia de inversión fija bruta, para 2011.

Aceptando los buenos resultados en materia de inversión y empleo, debemos preguntarnos cuánto más no se invertiría en la economía mexicana, y cuántos más, ¡y mejores!, empleos no se crearían, si de una buena vez por todas se pusiera la casa en orden, sobre todo en materia de competitividad, que es la capacidad de una nación para atraer, retener y multiplicar inversiones directas, que son las que crean empresas, producen bienes y servicios, y generan empleo, competitividad que en la economía mexicana es mediocre.

No hay comentarios.: