marzo 28, 2012

El divorcio de Javier Duarte

Adrián Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

> A un año de gobierno, el priísta Javier Duarte de Ochoa se ha divorciado de los sectores productivos de Veracruz.

La razón es muy sencilla.

Duarte no ha pagado a los proveedores facturas por unos 5,000 millones de pesos lo que tiene al borde la quiebra a muchas empresas de la entidad, sobre todo a las medianas y pequeñas, las que generan la mayoría de los empleos en el estado.

Las grandes empresas, sobre todo las de la construcción, han logrado sobrevivir pero no podrán hacerlo por mucho tiempo debido a que el adeudo del gobierno del estado no solo suma miles de millones de pesos sino también varios años.

Uno de los sectores más afectados ha sido el automotriz, al que el gobierno veracruzano le adeuda unos 500 millones de pesos.

A su llegada a la gubernatura, Duarte solicitó vehículos –algunos blindados-, para sus funcionarios y dependencias; patrullas, camionetas, sedanes para funcionarios intermedios fueron entregados de acuerdo a la petición del gobierno estatal y con la promesa de pago en el mediano plazo.

Como pasaban los meses y no había pago, los concesionarios de las automotrices buscaron al secretario de Finanzas, Tomás Ruiz, para buscar una solución.

El funcionario prometió que en cuanto recibieran las participaciones federales pagarían pero semanas después, envió a un subalterno a ofrecer solo el 40% de la deuda con la consigna de que lo tomaban en ese momento o lo dejaban.

Los concesionarios no aceptaron la oferta y ahora están a la espera de que en cualquier momento la deuda sea desconocida, lo que llevaría el conflicto a los tribunales.

Duarte está por anunciar una ambiciosa campaña de reposicionamiento de la imagen del estado a través de una campaña denominada “Soy Veracruz”, para la cual contrató los servicios de la actriz Edith González.

Pero ni con la campaña en cuestión ni con los millonarios recursos que invirtió en la Cumbre Tajín, parece que Duarte logrará menguar el malestar que existe entre los proveedores estatales, arrastrados por la pésima situación financiera del estado.

> El presidente Felipe Calderón Hinojosa inauguró ayer una de las obras de infraestructura más importante del sexenio, la Terminal de Gas Natural Licuado Manzanillo y el gasoducto Manzanillo-Guadalajara.

Estas importantes obras de infraestructura fueron desarrolladas por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que dirige Antonio Vivanco Casamadrid y se enmarcan en la Estrategia de Cambio Estructural en el Mercado de Gas Natural, anunciada por el presidente Calderón hace algunos meses.

La Terminal podrá recibir y almacenar hasta 300 mil metros cúbicos de gas natural licuado y tendrá capacidad para regasificar y entregar a la CFE gas natural hasta por una cantidad de 500 millones de pies cúbicos diarios, que se utilizarán para la generación de electricidad en el Complejo Termoeléctrico Manzanillo.

El proyecto, vale decirlo, fue concebido por Alfredo Elías Ayub, ex director dela CFE. Debe estar contento.

No hay comentarios.: