marzo 21, 2012

Kamer Daron Acemoglu

Manuel J. Jáuregui
Reforma

Mucho les recomendamos, amigos, que se aprendan este nombre que hoy empleamos de encabezado, y más aún, que lean el extraordinario libro que este profesor de Economía del MIT acaba de publicar: "Por Qué Las Naciones Fracasan: Los Orígenes del Poder, la Prosperidad y la Pobreza".

No exageramos cuando les decimos que esta obra que les recomendamos sea igual de importante que el libro de texto fundamental de la economía, "La Riqueza de las Naciones" de Adam Smith.

En colaboración con su colega de Harvard, James Robinson, el Profr. Acemoglu, de 44 años de edad y nacido en Estambul, Turquía, responde a la pregunta milenaria: ¿por qué unos países son pobres y otros ricos?

Diferentes intentos se han hecho en el pasado para responder a esta interrogante, todos de alguna manera cojos e incompletos: que si la geografía, los recursos naturales, la religión, clima, etnia, cuerpos de agua navegables, etcétera.

Mas para cada explicación surgían excepciones, las cuales indicaban lo inaplicable de las respuestas.

Daron Acemoglu, sin embargo, ha desarrollado una teoría completa que rompe paradigmas y parece explicar TODOS los casos de riqueza y pobreza, su existencia y diferencias, de manera convincente y es por ello que pensamos que su obra es verdaderamente significativa y estamos seguros de que en las semanas y meses venideros escucharán mucho sobre este economista y sobre su espléndido libro.

Especialmente interesante para nosotros debe ser este opus por el solo hecho de que emplea a MÉXICO como ejemplo (y no positivamente, cabe agregar).

Esto tanto a nivel país como a nivel comunidad, ello cuando hace una comparación de desarrollo entre dos ciudades con poblaciones y condiciones similares, una pobre en México y una desarrollada en Estados Unidos: NOGALES.

Si les da flojera leer, amigos, en YouTube podrán encontrar una plática que dio Acemoglu en la Universidad de Scranton, antes de la publicación de su libro, en la que él explica en una hora y media de qué se trata su profunda teoría.

Si estuviera en nosotros el poder lograrlo, amigos, den ustedes por seguro que obligaríamos a los TRES principales candidatos presidenciales, y a sus equipos de colaboradores, a leer el libro de Daron Acemoglu, o mínimo escuchar su fenomenal CÁTEDRA.

En suma, la diferencia entre la riqueza y la pobreza en el mundo tiene que ver con INCENTIVOS a producir, a comerciar, a ser eficientes y contribuir a la suma de la economía.

Para ello se requieren INSTITUCIONES INCLUSIVAS (versus las que él llama "extractivas"), que le dan a los individuos que integran la sociedad CERTEZA jurídica, derechos de propiedad, e imparcialidad en la aplicación de leyes equitativas igualitarias que no privilegian a ciertas clases políticas o económicas.

Cuando estas condiciones se dan, las naciones PROSPERAN; cuando no se dan y predominan en la sociedad instituciones "extractivas" tanto económicas como políticas, se genera la pobreza pues los incentivos
GENERALES se esfuman y se concentran sólo en unos cuantos, que son los que "extraen" los beneficios económicos excluyendo a los demás.

De ahí las enormes brechas económicas que el mundo está viendo y que no tienen paralelo, pues se han disparado desde el siglo 19.

Cuando Adam Smith escribió su libro histórico la brecha entre ricos y pobres en el mundo era de más o menos CINCO veces. Hoy la brecha es más de CUARENTA VECES, en algunos casos mucho más.

De acuerdo con Acemoglu cuando las instituciones de un país impiden que los pobres se beneficien de su trabajo, nada los saca de su miseria: ni programas gubernamentales, ni ayuda externa, nada; el índice de prosperidad está correlacionado con el grado de participación de los individuos en la actividad económica del conjunto.

Dentro del sistema EJIDAL mexicano, por ejemplo, en el que la tierra es de todos, pero de nadie, ¡no hay incentivos para hacerla productiva!

¿Qué nos sorprende entonces que predomine en México la pobreza en el campo?

Créanos cuando les decimos: ¡andamos mal! Y lo peor es que no hemos escuchado en boca de ninguno de los aspirantes presidenciales algo que siquiera se asemeje a los "círculos virtuosos" que debemos crear para darle vida a la prosperidad generalizada que México requiere con urgencia.

Léanlo y luego platicamos a ver qué piensan.

No hay comentarios.: