marzo 16, 2012

La Británica y la Wikipedia

Antulio Sánchez (@tulios41)
Internet
tulios41@yahoo.com.mx
Milenio

Después de 244 años de editarse, la Enciclopedia Británica (EB) dejará de publicarse en formato papel. La EB no sólo era la más antigua que se publicaba en lengua inglesa, sino que ha sido uno de los vehículos más poderosos para difundir la cultura, el conocimiento y fiel exponente de la cultura Gutenberg.

Sin embargo, ya desde la última década del siglo pasado la EB había perdido fuerza. Desde la aparición de la enciclopedia Encarta de Microsoft en 1993, la EB sintió los efectos de la era digital en sus ventas. Sin embargo, al aparecer la Wikipedia, en 2001, no sólo hundió a la Encarta, que desapareció en 2009, sino que la EB devino en una entelequia sólo consumida por un sector de devotos que por acto reflejo o nostálgico seguía pensando que era la mejor vía para tener un registro actualizado de los conocimientos y la cultura.

Mientras la EB se sumía en la confusión, haciendo ineficaces ajustes editoriales y alimentada por un acartonado grupo de expertos, la Wikipedia ponía en marcha un modelo de enciclopedia abierto, de actualización permanente y basado en la cooperación (de crowdsourcing), que ha sido la clave de su éxito.

De la Wikipedia se puede decir que sus protocolos de supervisión no son rigurosos, pero lo que puso en evidencia es que ahora más que nunca el conocimiento es en esencia colectivo y que es imposible de obtener por un grupo cerrado de especialistas. Así, mientras la EB quedó encorsetada en un modelo de compilación del conocimiento, la Wikipedia demostró en el fondo que el mismo modelo de enciclopedia era inoperante, que la compilación del conocimiento debe ser dinámica y basada en una infinita red hipertextual y multidimensional.

El creador de la Wikipedia, Jimmy Wales, si bien pensó en crear un modelo colectivo de compilación del conocimiento, de acceso libre, que se replicara en múltiples lenguas, nunca se imaginó que había creado las bases de una cosmopedia. Creó un modelo de clasificación del conocimiento global y colaborativo que por los esfuerzos, talentos y potencialidades que concita el proyecto ha devenido en ejemplo de lo que es un patrimonio global neto de la humanidad, basado en su carácter abierto, de cooperación y diálogo entre culturas y ante el cual la EB no tendrá nada que hacer en su nueva etapa estrictamente digital.

No hay comentarios.: