marzo 19, 2012

Lo inaceptable

Pablo Hiriart (@phiriart)
phl@razon.com.mx
La Razón

Las opiniones del jefe del Comando Norte de Estados Unidos sobre el inaceptable número de muertos en la lucha contra el narcotráfico tienen mucho de razón. Aunque también mucho de cinismo.

Los integrantes de las cúpulas de la comunidad de inteligencia y de defensa de Estados Unidos alientan en México una estrategia que luego recriminan por sus saldos.

Lo que ha hecho Estados Unidos con el tema del narcotráfico es algo muy simple: expulsan la violencia y atraen el dinero.

A nosotros nos alientan a hacer lo contrario: dar la batalla física a los narcos, con el resultado que tenemos a la vista, y establecer estrictas medidas contra el lavado de dinero.

Ellos consumen la droga, mantienen el fenómeno de la violencia al sur de su frontera, y el dinero de ese negocio ilícito va a los grandes bancos de la Unión Americana.

A propósito del tema, el lector David Brandón me envió un cuestionario que, en buena medida, evidencia la doble vara del vecino del norte para tratar el fenómeno.

Pregunta Brandón ¿quién vende las armas a los narcos en México? La respuesta es obvia. Es un negocio de estadounidenses.

Las siguientes preguntas tienen la misma respuesta: ellos.

¿Quién es el principal consumidor de drogas en el mundo?

¿Quién lava la mayor cantidad de dinero proveniente del narco?

¿Quién niega la existencia de grandes capos y mafias en su territorio?

¿Quién tiene agencias de seguridad que toman la droga como pago de las armas que entregan a los carteles mexicanos?

Y una última pregunta que tiene una respuesta diferente:

¿Quiénes ponen los muertos, mayoritariamente de una población juvenil a la que tienen sin educación ni oportunidades de trabajo?

Son preguntas correctas, aunque cabe hacer un comentario: la lucha contra las drogas en nuestro país no es únicamente para liberar a los estadounidenses de esa plaga.

La lucha se tiene que dar para contener el fenómeno de la drogadicción en nuestro país, pues hace tiempo que dejó de ser realidad eso de que nosotros la transportamos y ellos la consumen.

El dinero de las drogas es dinero mal habido. Es un negocio ilegal, además de criminal.

El punto está en encontrar una estrategia para combatir de manera eficaz la violencia que genera el narcotráfico.

Y recordar que circunscribir el tema de la violencia al narcotráfico es un error.

Lo que hay es un caos y un desorden más o menos generalizado en vastas zonas del territorio nacional, donde mandan los violentos.

Matan por un quítame estas pajas, secuestran, cobran por el derecho al trabajo, extorsionan, tienen el control de las cárceles, se roban hasta la gasolina de los ductos de Pemex, y campea la impunidad.

Eso, en efecto, es inaceptable. Y hay que encontrar soluciones, no huir hacia adelante.

No hay comentarios.: