marzo 21, 2012

Pues sí, el sismo

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Por fortuna, no hubo nada que lamentar, la desafortunada tradición sísmica nos ha educado muy bien al respecto y apenas hubo, aunque no menos importantes, daños en algunos edificios en lugares como la Condesa, Azcapotzalco y en estructuras viales sobre la calzada Ignacio Zaragoza, en el oriente de la ciudad.

No se había registrado sismo tan fuerte en la Ciudad de México desde 1985, aquel recuerdo imborrable en la memoria colectiva de los mexicanos y que ayer apareció de nuevo al mediodía. Fueron 7.8 grados en la escala de Richter lo que registró el Servicio Sismológico Nacional. Y no, por fortuna, no hubo nada que lamentar, la desafortunada tradición sísmica nos ha educado muy bien al respecto y apenas, que no menos importantes, daños en algunos edificios en lugares como la Condesa, Azcapotzalco y en estructuras viales sobre la calzada Ignacio Zaragoza, en el oriente de la ciudad.

Marcelo Ebrard y Felipe Calderón respondieron muy rápido ante la emergencia, por las redes sociales, que se vuelven una de las herramientas más al alcance cuando los servicios telefónicos y de energía eléctrica se colapsan. Y vaya que sí, pues al menos 95% de la red de telefonía móvil estuvo sin servicio varias horas, al igual que el servicio de luz, restablecido en 98% alrededor de las 17:30 horas.

Y quienes también estuvieron, si no sin servicio, al menos sí muy ausentes, fueron los aspirantes a la Presidencia: Enrique Peña Nieto, Josefina Vázquez Mota y Andrés Manuel López Obrador. Y es que ni uno de ellos, y siendo a las 4:40 de la tarde, cuando se empiezan a escribir estas líneas, había hecho declaración alguna al respecto ni escrito algo en sus redes sociales. Y sí, asombra porque, finalmente, en momentos de emergencia como éste es necesario que todos aquellos que ya están, y aquellos que buscan estar al frente (y en este caso de Presidencia, ni más ni menos), tengan rápida capacidad de respuesta, siquiera como mera sensibilidad.

Así lo hizo el aspirante del PRD a la Jefatura de Gobierno del DF, quien tuiteaba sobre los datos que del sismo se iban generando, lo mismo hizo Isabel Miranda de Wallace, la abanderada blanquiazul. Y no, no es acto de campaña (que siguen sin estar permitidos por la veda electoral) si pensamos que muchos de nosotros hicimos lo mismo desde nuestra cuenta de Twitter, con sentido informativo y, por supuesto, solidaridad y sensibilidad hacia los que, esperan, sean sus gobernados. Pero no, de ellos ni sus luces, ¿así pensarán gobernarnos? Porque si el pretexto es la veda, pues no tendrían que aparecer en ninguna plataforma mediática, ni siquiera las redes, sino hasta que empiecen las campañas de forma oficial.

Finalmente, qué fortuna que no hubo vidas perdidas muy a pesar de la intensidad, que no fue nada, pero nada leve, y qué bueno, también, que la reacción de las autoridades correspondientes estuvo al nivel de la emergencia y que, como sociedad, hemos aprendido a reaccionar mejor ante estas contingencias que esperamos no se vuelvan parte de lo cotidiano porque, sí, qué sustazo nos metió a todos.

No hay comentarios.: