marzo 07, 2012

¿Qué hacer con él?

Manuel J. Jáuregui
Reforma

Hagan de cuenta que la dama camina por la calle arrastrando un yunque de herrero atado con una soga al cuello.

Coincidirán, amigos, que de esta manera no se puede llegar muy lejos y que la única solución posible para avanzar es soltar amarres y dejar el pesado artefacto ahí tirado. En la fábula de hoy el yunque al que nos referimos es Gustavo E. Madero Muñoz, pseudopresidente nacional del PAN, y la dama que tiene que cargar con él (a menos que decida otra cosa) es la abanderada presidencial albiazul, Josefina Vázquez Mota.

¡Vaya que si este señor se ha desprestigiado, llevándose de pasada un apellido de recio abolengo en las lides democráticas! Ha sido por demás torpe e inexplicable el manejo que ha hecho este Gustavo Madero de la selección de candidatos, muchos de ellos polémicos, controvertidos y repudiados por el panismo tradicional.

No es un solo Estado en el que ha surgido la displicencia y la inconformidad con las decisiones de Gustavo Madero, son varios, y para el colmo ayer en Monterrey apareció una manta acusándolo de estar vinculado con un magnate nacional de los casinos, el cual -según WikiLeaks- es un fuerte contribuidor a los partidos políticos.

Si este Madero ha perdido el respeto de los panistas, también ha perdido prestigio, prestancia, imagen y capacidad de maniobra, ya que todo el tiempo se la pasa defendiendo sus decisiones y para nada impulsando positivamente la causa de la abanderada del PAN, doña Josefina de los Vázquez y los Mota, quien -pese a él- ha logrado remontar parcialmente la enorme desventaja en las encuestas con la que inició.

Para complicar la situación parece ser que el multicitado y decepcionante Gustavo Madero (a quien para no devaluar ese apellido de recia cepa norteña y democrática de aquí en adelante le llamaremos simplemente "Muñoz") es -a decir de no pocos- un simple muñeco de ventrílocuo, siendo su "puppet master" nadie menos que el Presidente de todos los panistas (¡ah, y parece ser que de los mexicanos también!) Felipe Calderón Hinojosa.

Calderón, a decir de no pocos taqueros que saben de aguacates, es el que ordena y el pobre de Muñoz (tiene hijas de edad universitaria, pobrecitas, no queremos quemarlas con sus amigos tatemando a su tata) es simplemente el que hace o instrumenta lo que le dicen. De ahí los enormes desfiguros, embustes, rollos, embrollos y justificaciones que a diario tiene que emitir, a grado tal que carece ya por completo de credibilidad.

Si usted, amable lector, nos dijera mañana "¿Qué prefieres, ir con el dentista a que te saquen las cuatro muelas del juicio sin anestesia, o escuchar 20 minutos a Pinocho Muñoz?". Escogeríamos ¡al dentista, por resultar más útil e incluso placentero! Y no somos los únicos.

Hace poco platicábamos con un amigo empresario, quien conoce y ha platicado "en serio" con este tal GEM Muñoz, y comentábamos ambos lo "denso" que es para entender cuando la gente le dice las cosas. La teoría de su H. servilleta es que el hombre trae una agenda negra secreta, y que todo lo que manifiesta es lo que nuestro más reciente visitante dignatario norteamericano, Joe Biden, llama "estiércol de toro".

Mas la tesis de nuestro amigo era mucho más sencilla: "No descartes", nos dijo, "que sea bastante más lelejo de lo que tú crees". Para el caso da lo mismo: ya sea por lelejo, por dejado, por malvado o por inepto, lo que importa finalmente es que se ha convertido en un problema para Josefina Vázquez Mota y DEBE RELEVARLO.

Va a requerir doña Josefina a un fino cirujano al frente del PAN que se dedique a SANAR y unir a su partido para que funcione como una máquina bien aceitada con la cual enfrentar a sus rivales, ninguno de los dos nada despreciable. El Galán Peña arrastra muchos esqueletos tricolores, pero tiene amplia ayuda de las televisoras y de los VEINTE gobernadores priistas que no titubearán ni un segundo para echar mano del presupuesto, organizar elecciones de Estado y echar a andar el carrusel, el ratón loco, y revivir a los alquimistas con tal de ganar en julio.

El señor López v2.0, abanderado de las izquierdas y de quienes ya están hartos de las pifias de los otros dos, tampoco es una perita en miel.

De manera que doña Josefina requiere alguien con AUTORIDAD MORAL, dentro y fuera del PAN, que le ayude a impulsar su opción con credibilidad. ¡Y ese alguien no es para nada G.M. Muñoz!

No hay comentarios.: