abril 19, 2012

La suerte global de México está cambiando

Héctor Aguilar Camín (@aguilarcamin)
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

El futuro económico de México podría vivir un ciclo más positivo que el del resto de la América Latina en los siguientes años.

Esto es justamente lo contrario de lo que ha sucedido hasta ahora, particularmente en comparación con los países del Cono Sur —Brasil, Argentina, Chile— que pudieron subirse, durante la última década, al gran tren de la demanda de minerales y productos agrícolas de China.

The Financial Times ha sugerido esta posibilidad al menos en dos piezas periodísticas. Una, su famosa columna Lex, del 15 de abril pasado, donde analiza un posible fin de fiesta para los retornos de inversiones financieras en América Latina:

Quizá la mayor amenaza potencial para los rendimientos financieros de la región es que los mercados centrales empiezan a ofrecer mejores opciones. Si se mantiene la recuperación de EU, por ejemplo, y las tasas de interés empiezan a normalizarse, los inversionistas podrían pensar que S&P 500 es más interesante como inversión que, digamos, la desaceleración china. México puede celebrar la recuperación estadunidense, pero el resto de América Latina sabrá finalmente hasta qué punto era realmente sostenible el auge de la región.

La otra pieza periodística del FT es un artículo de Paul Rathbone, editor del mismo diario para América Latina, que compara la fiesta brasileña de los últimos años, y su extraordinario crecimiento, con el ritmo melancólico de México.

La suerte de ambos países puede estar cambiando, escribe Rathbone:

Por primera vez en una década hay buenas razones para ser menos optimistas sobre China —y por tanto, sobre Brasil— y más optimistas sobre EU —y por tanto, sobre México. China ha perdido competitividad por el aumento de los costos de transporte y mano de obra, mientras que las cadenas productivas de América del Norte se están acortando. Si la economía estadunidense se recobra, a la industria mexicana le irá bien.
(“Mexico steps out of Brazil’s shadow”, FT, 15/3/12)

Mexico se ha vuelto ya un “productor global de automóviles”, dice Rathbone, industria que “genera 23 mil millones de exportaciones por año, más que el petróleo o el turismo”.

Y respecto a la violencia: “Su salto vertiginoso se ha estabilizado y, en algunas partes, ha descendido”. El por qué “no está claro”, termina Rathbone, aunque sugiere: “El aumento de 74 por ciento del gasto en seguridad pública tarde o temprano debería tener algún efecto”.

No hay comentarios.: