abril 10, 2012

Peña: ¿triunfo inevitable?

Eduardo R. Huchim (@EduardoRHuchim)
omnia08@gmail.com
Reforma

Ante los tropiezos que ha tenido la campaña de Josefina Vázquez Mota y el lento crecimiento de las preferencias por Andrés Manuel López Obrador, parece muy sólida la ventaja de Enrique Peña Nieto, el candidato presidencial del PRI que supera con más de 10 puntos porcentuales (en algunas encuestas más de 15) a la candidata panista. Reforma le da 36-45 a Peña (preferencia bruta y efectiva), 26-32 a Josefina y 18-22 a AMLO.

Varios hechos explican esa ruta exitosa:

a) La principal razón de la popularidad de Peña Nieto es su presencia diaria en la televisión durante años. Aun siendo violatoria del artículo 134 constitucional, el entonces gobernador pudo realizar con lamentable impunidad esa propaganda personal.

b) El partido que mayor financiamiento público recibe es el PRI: 1,644 millones de pesos, equivalente a casi cinco veces el límite de gastos para la campaña presidencial, que es de 336 millones, si bien en teoría tales recursos son para todas las campañas federales.

c) Hay indicios de que los gobernadores priistas están aportando importantes recursos para la campaña presidencial. Los 25 millones incautados en Toluca a funcionarios veracruzanos podrían ser sólo la punta del iceberg.

d) La propaganda de Peña en tv y en espectaculares es la mejor producida, aun cuando en algunos spots se le ve un poco gordo. El apelar al sentimiento local del electorado es un acierto. En tanto, algunos spots de Josefina parecen haber sido diseñados por un adversario suyo y los de AMLO ofrecen el contenido más interesante pero el acabado más pobre. (Por cierto, ¿habrá alguien que le diga a este candidato que la ausencia de su coordinador en el noticiario de Carmen Aristegui -donde los miércoles están PAN y PRI- refuerza la idea de que la competencia es entre dos y no entre tres?)

En este marco, en el PRI y también fuera de él se está generando la idea de que la victoria de Peña Nieto es inevitable. Pese a sus disparates (el de la FIL y otros), pese al tweet de su hija sobre el "prole", pese a la pobreza de su oferta política, Peña Nieto va viento en popa.

Y sin embargo...

El dato duro derivable de las encuestas es el que los encuestadores no se cansan de señalar: sus estudios son fotos instantáneas, no son ni pretenden ser pronósticos de lo que realmente ocurrirá. Dicho de otro modo, si las elecciones fueran hoy, Peña Nieto arrasaría, pero faltan más de dos meses de campaña y, en particular, al menos dos debates que pueden resultar tragos amargos para él, habida cuenta de que no ha mostrado aptitudes para debatir. En cambio, sus adversarios tienen experiencia en este rubro y en particular López Obrador puede hacerlo de forma contundente.

A propósito de las encuestas, es muy interesante el cotejo que ha hecho Consulta Mitofsky sobre lo que la demoscopia ha dicho en anteriores comicios. En 2000 y 2006, ninguno de los candidatos y partidos punteros de marzo fue el triunfador. En 2000, Francisco Labastida estaba a la cabeza, pero ganó Vicente Fox. Y en 2006, el puntero era López Obrador, pero quien llegó a Los Pinos fue Felipe Calderón. Dicho lo anterior, también debo señalar que en ninguno de esos casos el primer lugar mostraba una ventaja tan amplia como la actual de Peña Nieto, quien posee más de 15 puntos porcentuales sobre el segundo, en varias encuestas.

En 2000 y 2006, las cosas comenzaron a cambiar en forma importante a fines de abril, pero aparentemente este año no será así, debido a que un elemento crucial, el primer debate, será el 6 de mayo. Si las tendencias han de variar, difícilmente será antes de esa fecha.

Conclusión: desde el mirador de abril de 2012, el futuro le sonríe a Peña Nieto, pero inferir de ahí la inevitabilidad de su triunfo es todavía una ilusión. Una suma de errores del priista y de aciertos de
Josefina y/o AMLO podría cambiar rápidamente el escenario. Otro dato relevante es el elevado porcentaje de indecisos (27% según Reforma) y la duda sería si, en la soledad de la casilla, aquéllos se comportarán conforme a los porcentajes que corresponden a los ya decididos o lo harán de otra forma.

· OMNIA

El viernes santo Peña Nieto fue otra vez trending topic en Twitter -casi siempre le va mal ahí-, aun sin cometer pifias. Dos ejemplos benévolos: SiEPNFueraJesucristo "Convertiría el agua en gel" (@DonBnitoJuarez) y "El espíritu santo no sería una paloma sino una gaviota" (@lvloon). El priista también dio lugar a otro hashtag, #GasolineraEPN, por el auxilio vial que su equipo ofreció a vacacionistas en carretera.

No hay comentarios.: