abril 10, 2012

¿Por qué quiero ser presidente de México?

Manuel J. Clouthier Carrillo (@ClouthierManuel)
Aspirante independiente a la Presidencia de la República
El Universal

Porque México es de los mexicanos y no de la clase política. He venido sosteniendo en diversos foros que México vive una transición; que ésta se ha prolongado demasiado (casi 30 años), se ha estancado y, lo que es todavía peor, ha sido secuestrada por los partidos políticos, por lo que en México el pasado no termina de morir y el futuro no termina de nacer.

Pero, ¿qué futuro queremos que nazca? ¿Tenemos claro los mexicanos el país que queremos construir en un futuro no muy lejano? ¿Estamos dispuestos a comprometernos a construirlo, aunque por todo el tiempo que hemos perdido cueste “sangre, sudor y lágrimas”, como le dijera Winston Churchill al pueblo inglés?

En este proceso de transición, algunos buscamos, y hemos trabajado para ellos: consolidar la democracia, una economía social de mercado, un verdadero Estado de derecho, respeto a los derechos fundamentales, la ampliación de las libertades y la formación de ciudadanos responsables como el único camino para lograr el desarrollo.

Este proceso de transición ha sido impulsado por muchos mexicanos pese al estancamiento económico, a la crisis política, moral y de seguridad en la que se desarrolla, y de la polarización social que impera por la desigualdad que se fomenta desde el poder.

Hoy es tiempo de recordarle a la clase política y al país el sentido de urgencia del momento. México tiene prisa y no podemos perder más tiempo. México tiene prisa por los aproximadamente 40 millones de mexicanos menores de 25 años, que ya nacieron, y por los millones de personas que padecen algún grado de pobreza en este país. Estos mexicanos, los jóvenes y los pobres demandan un México con las oportunidades a las que tienen derecho y se las han negado por la acción de los corruptos, los perversos, los ineptos y de los pusilánimes.

México tiene prisa y la clase política no tiene ninguna prisa, porque se encuentran inmersos en su área de comodidad.

Ya no es tiempo de seguir tomando los calmantes del gradualismo. Es tiempo de hacer que las promesas de la democracia sean reales. Sería desastroso para la nación pasar por alto la urgencia del momento y subestimar el hartazgo social y la presión del llamado bono demográfico ante el panorama económico gris que se avecina en el mundo.

Siempre he sostenido que sólo si tenemos el diagnóstico correcto podemos tomar las decisiones correctas. Con este diagnóstico y con el sentido de urgencia que se deriva de él, yo he tomado la decisión de aportar lo mejor de mis capacidades para que México sea la gran nación que puede y debe ser.

Por lo que hoy estoy convencido que este gran país que debe ser México sólo lo lograremos cuando los mexicanos dejemos de buscar fórmulas mágicas y nos comprometamos a hacernos responsables de nosotros mismos, de nuestras familias y del destino de nuestra nación con un alto sentido de solidaridad, sin esperar que nuestro éxito dependa de nuestros gobernantes y sí siendo muy exigente con ellos.

El bien de nuestro querido México es demasiado importante como para dejarlo exclusivamente en manos de los políticos. Yo ya me decidí a ser parte de la solución, no parte del problema, ¿y tú?

Estoy convencido de que la verdadera política es la actividad gestora del bien común, por lo que esta es una actividad generosa y no egoísta.

Invito a los mexicanos, mujeres y hombres de bien a que con generosidad busquemos comprometidamente el bien de nuestra comunidad, desde la trinchera que les dé la gana, pero que lo hagan, ya que esto es hacer política. Dejemos la comodidad, dejemos la apatía, dejemos la desesperanza y creamos en nosotros mismos y en la grandeza de México y de los mexicanos.

Hagámoslo por nuestros hijos, para dejarles un México de primer mundo con ciudadanos de primer mundo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues, dejame decirle... Estoy inspirado tambien en ser parte de ello. México está mal. Necesita alguien... alguien verdadero. Basta con estos partidos que hay ahora, todos están llenos de corruptos mediocres. La verdad estoy en un programa de intercambio... en Alemania. Y no puedo creer las mil cosas que hay aqui... Simplemente, todo es controlado, la gente es otra, eso si... muy serios, pero tampoco quiero eso para México, todo controlado no es tan bueno... La gente siempre la veo no tan feliz, no sé... falta ese espiritu latino... no quisiera tambien un Alemania en México... Me e dado cuenta tambien de que, estamos matando a México. Tenemos de grandes recursos que se están desperdiciando, o el simple hecho de que el desgraciado gobierno del que vivimos esté regalando a Estados Unidos...
México necesita de una persona que ame a su patria, de que... Sepa como se sienten las personas. De qué... Ya a estado en las posiciones de los demas, uno comprensible, y que no se deje de llevar por el dinero. El dinero ahora no importa, eso se arreglará en un futuro... pero primero tenemos que armar un pueblo fuerte y que se les atienda a cada mexicano sus servicios como ser humano... no estoy a favor del comunismo... pero creo en la democracia. Y estoy seguro que algun día llegaré a esas alturas,y llevaré a México adelante. Y pues bueno, tengo 15 a;os. Soy de Cd. Juarez Chihuahua. Y solo quiero decir...
Aqui los dejo, y nos vemos dentro de un futuro! Por México