mayo 24, 2012

AMLO lucra con una mentira

Adrián Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

>El pasado lunes, durante un mitin realizado en Ecatepec, los encargados de la seguridad de Andrés Manuel López Obrador detectaron y “detuvieron” a un hombre armado “que pretendía acercarse al candidato para saludarlo”, según versión de los responsables de la comunicación del tabasqueño.

A partir de ese hecho, se tejieron cualquier cantidad de historias e historietas; el propio López Obrador dijo que el hombre en cuestión “me agarró fuerte pero no quería hacerme daño” y rechazó reforzar su esquema de seguridad.

Pues bien, la realidad es que el “hombre armado” era en realidad el guardaespaldas del candidato perredista al Senado, Mario Delgado; sí fue detectado por el equipo de seguridad de López Obrador pero no porque quisiera acercarse al candidato.

El guarura de Delgado iba abriéndole paso al futuro senador cuando fue interceptado porque dejó al descubierto la pistola calibre .22 que portaba.

Cuando fue detenido, el sujeto en cuestión se identificó como guarura de Delgado; lo llevaron al templete con él y éste confirmó que “era su colaborador”, por lo cual fue literalmente soltado.

Nunca hubo una consignación y jamás estuvo en peligro el candidato presidencial perredista.

Todo lo anterior lo supieron desde el principio López Obrador y su gente; pero nadie de ellos salió a aclarar el asunto.

Por el contrario, dejaron correr la versión y aún la alentaron de que el tabasqueño “pudo haber sido víctima de un atentado”, lo que crispó los nervios a más de un funcionario federal y al resto de los candidatos presidenciales.

López Obrador lucró sin recato alguno con un hecho que afortunadamente fue, en el mejor de los casos, una confusión pero que tensó el de por sí caliente escenario político que vive el país.

Y si lo supo, pero nunca lo aclaró.

>En Tabasco, la campaña por la gubernatura está a punto de ebullición.

Ayer, el candidato del PRI, Jesús Alí de la Torre, dijo en un mitin que su ventaja respecto al candidato del PRD, era de ¡17 puntos! cuando al arranque de su campaña, el 14 de este mes, un diario local le concedía una ventaja de 11 puntos.

Es decir que en 9 días, Alí habría crecido 6 puntos en las encuestas; si eso fuera cierto, tendría que patentar su método de campaña, le iría muy pero muy bien.

La cas de enfrente acusa que Alí ha comprado encuestas y primeras planas en los diarios locales.

Además, de que ante el peso de la candidatura de Núñez, los priístas están tratando de inflar las preferencias hacia Gerardo Priego, el candidato del PAN, quien por alguna razón se desmarcó de los dueños del tricolor que, en Tabasco, son los dueños del estado.

La pregunta sigue siendo si los tabasqueños castigarán al PRI por el desastroso gobierno –es un decir- de Andrés Granier y sus retoños.

No hay comentarios.: