mayo 24, 2012

Bartlett… de la mano de Obrador

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Extrañísimo, lo de Manuel Espino. Un antiguo presidente del PAN que invita a votar por el candidato del PRI. No lo entiendo aunque algo hay de venganza, seguramente, en su proceder.

Pero, miren, tampoco digiero mentalmente que otro Manuel, de apellido Bartlett, sea calurosamente recibido en las filas del Partido de la Revolución Democrática y que los propios perredistas lo postulen para ser senador, ni más ni menos. Se supone que el hombre es el responsable directísimo de una “caída del sistema” muy sospechosa —mucho más, de hecho, que el presunto fraude de 2006 que tan tocado y tan resentido y tan agraviado dejó al candidato perdedor de la “izquierda” (y le pongo comillas, señoras y señores, porque militan ahí, en las filas de la mentada izquierda, personajes, justamente, como este último don Manuel que, con perdón, no me parece que reúna las cualidades como para ser admitido siquiera en una comilona informal organizada por los herederos de Valentín Campa y Demetrio Vallejo)— cuyo primerísimo damnificado fue ni más ni menos que Cuauhtémoc Cárdenas, el “líder histórico”, según lo califican ellos mismos, de los supuestos progresistas de este país y, por lo tanto, que en esa condición o, por lo menos, estando bajo sospecha de haber sido el artífice de la maquinación, no debería de serle perdonado tan morrocotudo atropello. ¿No tienen memoria, en el PRD? ¿No sienten la obligación de exhibir una mínima deferencia hacia uno de los fundadores de su partido? ¿No sienten que perpetran un acto de vergonzosa deslealtad hacia una de sus figuras más respetables?

Pero, en fin, hablando de un pecado menor llamado incoherencia —o inconsistencia— ahí está el buenazo de Quadri, que tan deslumbrados nos ha dejado a todos con sus peroratas de académico de altos vuelos y su lenguaje de individuo inteligente y con ideas, al que nadie le ha espetado, a estas alturas todavía, ninguna pregunta verdaderamente incómoda, digamos, sobre cierto sindicato y sobre cierta dirigente sindical para ver cómo responde el hombre. Tampoco lo entiendo.

No hay comentarios.: