mayo 22, 2012

Crecimiento

Macario Schettino (@macariomx)
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
El Universal

Se publicó el comportamiento del PIB en el primer trimestre de 2012. Como ha sido costumbre en los últimos ya tres años, se reporta crecimiento, y no poco

El PIB creció, comparando con el primer trimestre del año pasado, 4.6%. Digo que no es poco porque eso representa un crecimiento per cápita de 3% anual, que es lo mismo que crecíamos en las épocas doradas del milagro mexicano (que en realidad no fueron ni tan doradas ni fue milagro, pero la cifra es la misma).

Son tres años de crecimiento después del hundimiento del primer trimestre de 2009, cuando nos golpeó la crisis global con más fuerza. De hecho, todo 2009 muestra contracción en cálculo anual, pero en comparación trimestral es sólo el primer trimestre el que reporta pérdida. Los demás son ya de una recuperación lenta que después ha sido bastante mejor. En el primer trimestre de 2009, la caída fue de 7%, pero para el primer trimestre de 2010 ya había crecimiento, de 4.7%. Claro que este número se calculó con base en el dato del año anterior, que era el de la caída, de forma que aún para inicios de 2010 teníamos un PIB más pequeño.

En el primer trimestre volvimos a tener un crecimiento, ahora de 4.4%, lo que ya nos ponía en el lado positivo. El primer trimestre de 2011 es ya más alto que el primero de 2007 y que el de 2008. Nada muy grande (3.5% contra el primero, 1.4% contra el segundo) pero ya había crecimiento. Es claro que al mostrar apenas un pequeño crecimiento después de tres años, las cosas no parecen muy buenas, pero no hay que olvidar que el golpe de 2009 fue verdaderamente serio. Bueno, ahora ya, con este crecimiento de 4.6% no hay duda de que hemos más que recuperado lo que nos costó la crisis. Para los que quieren siempre encontrar la parte negativa, el PIB por habitante durante el sexenio apenas ha crecido. No sé exactamente cuánto, porque siempre es cosa de estimaciones, pero el PIB total ha crecido 8% entre el primer trimestre de 2007 y el primero de 2012. En estos cinco años el crecimiento poblacional debe ser un poco menor al 8%, pero no mucho, de forma que el PIB per capita habrá crecido cualquier cosa, medido en pesos. El dato correcto, medido en dólares PPP, lo podremos conocer en unos meses más.

De cualquier forma, sí podemos comparar con lo que ocurre en el resto del mundo. En Estados Unidos, el crecimiento en este primer trimestre fue de 2.2%. Su industria está creciendo un poco más rápido, arribita de 4%, que es lo que ha permitido que la nuestra esté creciendo 4.5%. En Europa las cifras fueron muy malas, sólo Alemania crece en este primer trimestre, pero eso permitió que el promedio de la zona euro fuese cero, en comparación con una contracción en el cierre del año pasado. Francia creció lo mismo que el promedio, cero, mientras que España e Italia están en contracción y Grecia, como usted sabe, en caída libre.

De este lado del mundo, los países que se usaban como referencia en los años pasados ahora no están tan bien. Argentina tiene un crecimiento en su indicador económico amplio para marzo de 4%, que es bajo comparado con los meses previos que eran mucho mejores. Mire usted cómo van las cosas en Argentina: en octubre el crecimiento anualizado de este indicador era de 9%, en noviembre ya era de 7%, diciembre y enero fueron de 5.5%, febrero ya nada más de 5% y marzo es de 4%. Es una caída muy considerable, que ya habíamos comentado cuando explicábamos las causas de la expropiación de YPF. Y es que Argentina le vendía a China, y China está en problemas.

Algo parecido le ocurre a Brasil, la actividad industrial en ese país cayó 0.4% en marzo, y había caído .3% en enero (en febrero salió tablas, creció 0.1%). Todos esos números, en crecimiento mes a mes. En el primer trimestre de 2012, en crecimiento anualizado, el reporte es de -1.2%. También en este caso por los problemas de China, y por el valor de la moneda brasileña, que aunque se ha ido depreciando un poco en estos meses, sigue estando cara.

En China el reporte del primer trimestre es de 8.1% de crecimiento, que es mucho mejor que cualquiera de los datos que hemos comentado, pero que está ya en el valor que se ha considerado en los últimos veinte años como el “verdadero cero” de China. Por todo este tiempo se ha dicho, no sé si con razón, que China no puede crecer menos de 8%, porque eso equivale a una contracción. Lo vamos a saber pronto, porque los datos de abril son muy preocupantes. El consumo de electricidad, que es uno de los indicadores más creíbles de actividad económica en ese país, creció sólo 3.7% en abril, lo que lleva a un promedio de 6% de crecimiento en enero-abril, que sería una especie de cota superior del crecimiento económico en ese período. Muy por debajo del 8% mencionado.

Es precisamente este menor crecimiento de China lo que explica sus menores compras a los países sudamericanos, que ahora no pueden hacer lo que hicieron en 2009, es decir, aguantar la crisis mundial. En ese año, mientras nosotros caíamos junto con Estados Unidos, en China se decidió aguantar, impulsando artificialmente el mercado interno con créditos que hoy son impagables. Gracias a esa decisión de China, Brasil y Argentina pudieron crecer en el momento en que México caía. Como es normal, los opositores al gobierno acá en México aprovecharon para criticar duramente la política económica.

Pero ahora deberían, con un poco de honestidad, explicar lo que pasa en China, Argentina y Brasil, y reconocer que lo que acá se hizo estuvo bien: aguantar lo más posible sin deteriorar demasiado las cuentas. No lo van a hacer.

Pero en esta columna sí podemos decir algo que es de la mayor importancia. Para evitar que la crisis externa nos pegara más duro, se amplió el déficit del gobierno. Antes rondaba el medio punto porcentual. Desde 2009 ha sido más bien de 3 puntos del PIB. No nos estamos dando cuenta, pero en estos cuatro años eso significa 12 puntos del PIB de déficit acumulado, que es lo mismo que deuda creciente. Ya no nos está alcanzando el dinero, y urge la reforma fiscal. Ya platicaremos de ella otro día.

No hay comentarios.: