mayo 26, 2012

Deslindados

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Vaya ironía: el argumento del enemigo vuelto propio por la detención del ex gobernador de Baja California Sur, acusado de malos manejos durante su administración, por la enajenación de siete inmuebles localizados en Cabo San Lucas.

Seguramente Enrique Peña Nieto habrá pensado en decirle a AMLO: “¡ahora tú las traes!”, como método para pasarle el speech para deslindarse cuando se supo de la detención del ex gobernador Narciso Agúndez. Y es que desde el caso Yarrington y con la participación del candidato presidencial priista en Tercer Grado, donde se le cuestionó sobre Arturo Montiel, Mario Marín, Fidel Herrera, Humberto Moreira y demás ex cabezas de poder estatal con largas, larguísimas colas que les pisen, a Peña Nieto le escuchamos deslindarse de todos, eso sí, anotando que sólo los une a ellos una lista de respeto y cordialidad.

Y cómo no, si ahora quien se tuvo que deslindar fue el candidato de la izquierda. Vaya ironía: el argumento del enemigo vuelto propio por la detención del ex gobernador de Baja California Sur, acusado de malos manejos durante su administración, por la enajenación de siete inmuebles localizados en Cabo San Lucas, que dañaron el patrimonio del estado. Eso le había costado ya una multa de más de 27 millones de pesos, además de su inhabilitación de actividades laborales en el servicio público por seis años.

Y sí, AMLO le entró al juego del deslinde. A él le siguieron más perredistas, como Jesús Zambrano, el dirigente nacional del partido. Y todos expresaron que cómo no se iban a deslindar si Agúndez ya es hasta priista, al menos así lo dijo El Peje; Zambrano afirmó que el ex gobernador de BCS ya se puso la del verde; la camiseta del Partido Verde, pues.

Ayer decíamos que hasta Josefina Vázquez Mota le entró a los golpes electorales y a la trolleada en Twitter, mandándole un mensajito a Peña: “De tanto deslindarse de otros priistas, Peña Nieto tendrá que deslindarse de sí mismo. #MeDeslindoComoEPN”.

Y eso ante lo curioso que resultaba escuchar tanto deslinde como estrategia exprés para no alimentar el fuego que se acercaba rápidamente a la campaña priista. Ni pensar en las consecuencias, dirán al interior el war room priista, que traerían detalles de los vínculos entre ex gobernadores, muchos de ellos con una larga lista de señalamientos: corruptos, enriquecimiento ilícito y nexos con el narco, ahí nomás... Y ahora, lo mismito, para la campaña pejista. Y eso que la izquierda es bien distinta a los usos y costumbres del PRI.

Queda muy claro que en política todos son amigos, hasta que los nexos, las transas y los deslindes digan lo contrario. Pero es campaña, y aunque se han esforzado por huirle a la guerra sucia, siempre hay formas de que ésta se haga presente. Y qué bueno, aunque tanto deslinde nos puede marear a todos

Por lo pronto “las trae El Peje”... que se echen a correr los candidatos porque la deslindadera se ha hecho epidemia y de aquí al 1 de julio más y más emociones como éstas nos esperan. ¿O de verdad creen que no es posible verle el lado electoral? Eso se antoja siempre imposible por más que se deslinden...

No hay comentarios.: