mayo 30, 2012

El voto útil

Manuel J. Jáuregui
Reforma

Estamos a escaso mes de las elecciones presidenciales del 2012 y cada día que transcurre queda más claro que para muchos mexicanos votar por su favorito no será opción el primero de julio.

Esto, por supuesto, si acaso pretenden que su sufragio haga la diferencia, es decir, que sea ÚTIL para impedir el desenlace que NO QUIEREN bajo ninguna circunstancia.

Deberán de escoger no pocos electores entre desperdiciar su voto sufragando por el que les gusta, pero que no tiene opción de ganar, o emplearlo para que no acceda al poder EL QUE NO DESEAN que lo haga.

Con el alto número de encuestados que dicen pertenecer al engañoso apartado de los "indecisos" es imposible pronosticar con certeza cuál será el resultado, no obstante queda más que claro que una competencia entre TRES potencialmente divide el voto global en aproximadamente tres tercios.

Con uno de los candidatos llevando aparentemente una marcada delantera, LA SUMA CIEN que es un resultado electoral hace que los dos rezagados compitan entre sí quitándose unos a otros los votos "anti", pero que sumados PUDIERAN SER LA MAYORÍA: ¡y ésta es la clave!

Llegará un momento, por ejemplo, si es que acaso el PAN llega a la víspera de la elección en lejano TERCER lugar, en el que los fervientes panistas y simpatizantes deberán sopesar sus opciones reales.

Esto es, emitir un sufragio por el tercer lugar, que para este fin no sirve a ninguna causa que no sea emocional, o sumarse al segundo lugar para evitar que llegue el que está en primero, si acaso no les parece buena opción, esto es, si no es su segunda preferencia.

Para unos será AMLO el indeseable, para otros el Gavioto.

Si se perfila una derrota estrepitosa para su abanderado, el votante habrá de pensar en la opción menos mala (su segunda preferencia) y no en su óptima o deseable.

Triste, pero cierto, es que desde hace tiempo en México nos enfrentamos en los procesos electorales a tener que escoger no entre lo bueno y lo mejor, sino de entre lo malo ¡lo MENOS MALO!

Hagamos como ejercicio los números probables, a como hoy pinta el asunto, para ir familiarizándonos con los posibles escenarios del 2 de julio.

Un candidato, según encuestas recientes, trae poco más del 40 por ciento de los votos, otro registra cerca de 30 por ciento y el tercero alrededor del 25 por ciento: la pizcacha que falta para completar el 100 por ciento se la dejamos a las comparsas.

(Coloque, amigo lector, al que usted desee en cada espacio, ya que para el ejercicio que realizamos da igual).

Si así acaba la elección, lo cual es posible y aun probable, resultará "triunfador" un candidato que cosecha MÁS VOTOS EN CONTRA que los que tiene a favor.

Es decir, ganaría y sería Presidente el que MUCHOS NO QUERÍAN porque el antivoto se dividió y quedó nulificado.

Precisamente es por esto que muchos países avanzados, como Francia recientemente, tienen la "segunda vuelta", logrando que el gobierno que llega al poder lo haga con lo más cerca posible a un claro mandato mayoritario.

Si la democracia es el Gobierno de las mayorías, resulta una contrasentido que "gane" la elección presidencial alguien que apenas logra cuatro votos a favor ¡Y SEIS EN CONTRA!

(Como es factible que suceda en México.)

No es para nada fácil, ni automático, para el ciudadano votar con la cabeza y no con el corazón, sabido es que los procesos electorales frecuentemente se deciden con actos viscerales, más que razonados.

Todo indica que el 1 de julio ésa será la disyuntiva que enfrentarán los ciudadanos conscientes que contemplan emplear el sufragio, "su" voto, como herramienta del cambio: como agente para la renovación de nuestro México, hoy tan maltrecho por tanta corrupción e impunidad.

Para los fines de los que hoy les platicamos no hay cupo para comentar el fenómeno del abstencionismo o aquellos "movimientos" para promover el voto NULO, como protesta.

Nos parece un contrasentido darle tan pobre USO a la poderosa herramienta que puede ser el voto -siempre en condiciones de que éste se respete cabalmente- y sí, por el contrario, luce mucho mejor empleo de éste el estar dispuesto a emitirlo de una manera ESTRATÉGICA para impedir que acontezca el desenlace que nos parezca más intolerable.

No hay comentarios.: