mayo 25, 2012

Este país no lo reconozco

Fran Ruiz (@perea_fran)
fran@cronica.com.mx
La aldea global
La Crónica de Hoy

Noticias calientes recién llegadas de España y que echan más leña al fuego a la hoguera de la indignación.

1.- Lunes 21 de mayo. La Fiscalía General (Ministerio Público) se niega a investigar la denuncia de un juez del Tribunal Supremo contra Carlos Dívar, presidente de esa máxima institución judicial, por haberse gastado decenas de miles de euros del erario público en fines de semana “caribeños” (de cuatro días) en hoteles de lujo en la playa de Marbella. Según dice el acusado, iba a “trabajar”.

2.- Martes 22 de mayo (por la mañana). Los partidos de la derecha parlamentaria —la mayoría absoluta del PP, los nacionalistas catalanes de CIU y la formación minoritaria UPyD— tumban la iniciativa de Izquierda Unida (IU) de acabar con los privilegios de los obispos y que “participen del esfuerzo colectivo para salir de la crisis”. Seguirán, por tanto, exentos de pagar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (y créanme, tienen muchísimos inmuebles). Además, seguirá gozando de ese 20 por ciento de asignación tributaria que recibe la Iglesia Católica de los presupuestos generales del Estado.

3.- Martes 22 de mayo (por la tarde). La Real Academia de la Historia da marcha atrás y anuncia que el Diccionario Biográfico Español no será corregido en el apartado que niega que Francisco Franco sea un dictador, pese al escándalo que se armó cuando salió a la luz pública. Se queda, por tanto como está: Fue un general que “montó un régimen autoritario, pero no totalitario”.

Mientras tanto, el rey Juan Carlos se ríe en el Palacio de la Zarzuela de la broma del gobernador de Florida, Rick Scott, quien le dijo: “He montado en elefantes, pero no he disparado a ninguno”.

4.- Miércoles 23 de mayo (por la mañana). La Bolsa de Madrid se desploma a niveles de hace 9 años y la prima de riesgo escala a casi 500 puntos, niveles casi de rescate. Mientras, el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, sigue ensimismado y desojando la margarita: Merkel sí; Merkel no; Hollande sí, Hollande no...

5.- Miércoles 23 de mayo (por la tarde). Madrid saca la mayor puntuación entre las tres ciudades finales para celebrar los Juegos Olímpicos —las otras son Tokio y Estambul—, entre la indiferencia de parte de la población y la indignación de otra, alarmada por el dinero que se está derrochando en la candidatura de la ciudad más endeudada del país.

Mientras, la presidenta de la región de Madrid, Esperanza Aguirre, muy cómoda en su papel de portavoz de la extrema derecha del Partido Popular (PP), pide que no se celebre hoy en el estadio Vicente Calderón la final de la Copa del Rey entre el Athletic de Bilbao y el F.C. Barcelona, para evitar que aficionados radicales (siempre los hay) chiflen al príncipe Felipe y al himno nacional. Al mismo tiempo, la “presidenta” permite la celebración de una manifestación de franquistas, coincidiendo con la celebración del partido de futbol.

6.- Jueves 24 de mayo (por la mañana). Un juez descubre una cuenta secreta de Iñaki Urdangarin, yerno del rey de España, con 700 mil euros, presuntamente evadidos del fisco.

Mientras, el gobierno anuncia que rescatar Bankia, el cuarto banco del país, costará a los españoles 15 mil millones de euros, mientras que el presidente de esa institución intervenida, el ex director del FMI, Rodrigo Rato, cobrará por el fiasco de su gestión 1.2 millones de euros de finiquito.

7.- Jueves 24 de mayo (por la tarde). La mayoría de los jueces del Tribunal Supremo exigen la dimisión de su compañero, pero no del presidente acusado de gastarse el dinero público, sino del magistrado que lo denunció.

Si mezclamos todo lo que ha ocurrido en España en cuatro días, sale un paisaje esperpéntico, irreconocible (¿o en el fondo siempre fue así?).

Pero yo echo de menos otra España. ¿Dónde está el país solidario que dejé, el que hacía más donaciones de órganos del mundo, el que enviaba más cooperantes que ninguno a los países del tercer mundo, el que tenía uno de los índices más bajos del mundo en homicidios, el que en las salas de emergencia atendían a los pacientes sin preguntarle su nacionalidad?

También esta semana me enteré, por casualidad, que las autoridades de Valencia reclamaban a un joven español (quién sabe si era uno de los cinco millones de desempleados) el pago de 20,797 euros con 39 céntimos por haber operado de urgencia de un cáncer a su novia, una inmigrante china. No lejos de allí, la imagen monstruosa de un aeropuerto abandonado. Nunca llegó a despegar o a aterrizar un avión del aeropuerto fantasma de Castellón, el mismo que fue construido en los años de la burbuja inmobiliaria y que costó miles de millones de euros en los años, y todo por el capricho napoleónico de un gobernante al que la justicia no se atreve a perseguir.

Y luego hay gente que no entiende a los indignados.

Ya no reconozco a mi país. Qué triste.

No hay comentarios.: