mayo 26, 2012

Estudiantes

Hugo García Michel (@hualgami)
hgarcia@milenio.com
Cámara Húngara
Milenio

Uno los mira y no puede dudar de su entusiasmo, de su frescura, de una espontaneidad que se ve sincera en la enorme mayoría de ellos, de ellas. Gente hermosa, sonriente, rumbosa. Gritan, cantan, caminan, corren, saltan. Son jóvenes, rebosan vida, alegría, jolgorio. Son coloridos, ingeniosos, divertidos. Hacen de sus marchas happenings, una fiesta de voces, cantos, lemas, consignas. Río de vitalidad que brota como un torrente y lo inunda todo a su alrededor. Uno los mira y quiere confiar en ellos, en su enjundia, en sus deseos por un país mejor, por un México justo, pacífico, democrático… y sin embargo…

Hay algo que me brinca en estas manifestaciones estudiantiles, las que se iniciaron después de la infortunadísima visita de Enrique Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana. Quiero creer en ellas y de hecho creo en la buena voluntad de la mayor parte de quienes acuden a las mismas. Sé que lo hacen con autenticidad, con generosidad, con magníficas intenciones… y sin embargo…

¿Qué es lo que no termina de convencerme? ¿Por qué no puedo comparar esto con el movimiento estudiantil de 1968? Vamos, ni siquiera con la primavera árabe. Dicen —e insisten mucho en ello— que son apartidistas. No obstante, varias de sus peticiones corresponden, exactas, con las de uno de los candidatos a la Presidencia. “¡Queremos que el debate sea en cadena nacional!”, exigen. Lo mismo que exige López Obrador. Dicen que las encuestas son manipuladas. Lo mismo que dice AMLO. Acusan de vendidos a los mismos medios y periodistas que acusan de vendidos la gente del tabasqueño. Piden que se vote en forma consciente y gritan “¡ni un voto al PRI!”. ¿Apartidistas? No lo parece.

Yo tampoco voy a votar por el PRI y celebro esta súbita explosión juvenil (si bien me queda claro que no representa a TODA la juventud mexicana). Lo único que me desconcierta es ese afán por decir que no apoyan a candidato alguno. En ese sentido, nada pierden con reconocer algo que resulta tan obvio.

Ojalá mantengan la misma actitud festiva y pacífica de aquí al 1 de julio y a posteriori. Confío en que lo harán.

No hay comentarios.: