mayo 23, 2012

Isla de prosperidad

Manuel J. Jáuregui
Reforma

Si le hemos de creer a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), México y su socio comercial Estados Unidos serán en este año y el que sigue unas verdaderas ISLAS de PROSPERIDAD en el mundo.

A Europa se lo estará llevando la trompada con nulo crecimiento -o en algunos casos decrecimiento-, pero Estados Unidos y México mostrarán alzas en el tamaño de su PIB de 2.4 por ciento y 3.6 por ciento, respectivamente.

Esto mientras la eurozona andará en -0.1 por ciento en el presente año.

Esto de acuerdo con el economista en jefe de la OCDE, Pier Carlo Padoan, quien afirma: "La crisis en la eurozona sigue siendo el más grande riesgo que enfrenta la perspectiva económica global".

Padoan insiste en que "si no se actúa hoy puede empeorarse la crisis y rebasar sus fronteras con consecuencias serias para la economía mundial".

Como ustedes sabrán HOY, hoy, hoy se reúnen en Bruselas los líderes de la Comunidad Europea para buscar soluciones a la crisis, la cual adelanta tasas de desempleo generalizadas superiores al 11 por ciento.

Amenaza a varias naciones europeas, y sus BANCOS una seria falta de liquidez, por lo cual se espera -cuando menos- en esta Cumbre anticrisis inyectar liquidez al sistema bancario europeo. En las perspectivas que dio a conocer la OCDE previo a la Cumbre de Bruselas percibimos una contradicción. El crecimiento en México y en EU está sujeto a que se conserve el orden en los mercados financieros globales.

Mas si se desata un tsunami de fuga de capitales, abandono al euro por parte de Grecia, u otros, o bien se fracasa en el intento de llegar a acuerdos sensatos, este maremoto pondrá a nuestra "isla" y a la vecina bajo el agua.

¡Y andavete prosperidad!

Se percibe como un riesgo externo que incide en toda esta incertidumbre el surgimiento de figuras políticas como HOLLANDE en Francia que resisten la adopción de medidas de AUSTERIDAD, e invocando un socialismo humanista, alegan que debe conservarse como meta central de cualquier cambio EL CRECIMIENTO.

Esto es, evitar medidas draconianas fiscales y de otro tipo que conduzcan a altas tasas de desempleo o a la contracción económica.

Existe amplia evidencia de que los ciudadanos de los países más endeudados (Grecia, España, Portugal, Italia, y otros) de la eurozona RESISTEN y emplean su fuerza política para echar del poder a quienes pretenden aplicar la disciplina fiscal y el freno a la economía para equilibrar las finanzas.

El miedo no anda en burro, más bien se trepa en moto y vuela a la velocidad de la luz.

Ajenos e inocentes que somos los mexicanos ante los desmanes en Europa, como quiera estamos presenciando cómo estos factores "exógenos" (como les llama el ilustre Dr. Carstens Carstens, Gobernador de nuestro Banco Central) están golpeando nuestra divisa.

Ya llevamos meses con la crisis de Grecia y ciertos días hay optimismo de que llegue un arreglo y todos los indicadores suben, luego hay otros en que sobreviene el pesimismo y todo se cae.

A como lucen las cosas, estos vaivenes continuarán un buen rato, ya que los problemas que han generado el clima de incertidumbre global no tienen ni fácil ni pronta solución. Entonces habrá que reformular, con cautela, los pronósticos de crecimiento de la OCDE para nuestra ínsula económica.

Son válidos los augurios de un crecimiento económico razonable en México (y Estados Unidos, nuestro principal socio comercial) siempre y cuando la situación europea no se deteriore, aquí la esperanza existente es que quepa la suficiente sensatez en los líderes europeos que hoy se reúnen en Bruselas como para que no cometan un suicidio colectivo económico.

Si rehúsan concertar un mínimo de medidas emergentes no lograrán tranquilizar los mercados, y esto hará que la situación empeore y requiera medidas más drásticas. La medicina como quiera se la van a tener que tomar, la cosa es qué tanta y en qué tiempo.

Debe ser lo suficientemente fuerte como para que reduzca los síntomas de la quiebra, pero no tanto como para desanimar a millones de ciudadanos y orillarlos a que se rebelen, tomen las calles y desaten el CAOS y la anarquía.

Será éste un acto de equilibrio que ya envidiarían los Wallenda, mas es uno que habrá de lograrse "a fortiori" dada la magnitud de lo que está en juego.

No hay comentarios.: