mayo 22, 2012

Jóvenes en movimiento

Eduardo R. Huchim (@EduardoRHuchim)
omnia08@gmail.com
Reforma

"Este señor tiene derecho a no leerme, lo que no tiene derecho es a ser Presidente de México a partir de la ignorancia, eso es lo grave".

Carlos Fuentes (1928-2012).


Casi imperceptiblemente, en diversas universidades se ha estado gestando inquietud entre estudiantes y maestros por la delicada situación del país, cuyas aristas más agudas son la desigualdad, la violencia desestabilizadora, el desempleo, la corrupción asfixiante...

Y también, el dominio de la televisión comercial sobre amplias franjas del Estado: desde el gobierno incapaz de frenar los excesos del duopolio hasta los grandes núcleos de población que se colocan inermes ante la pantalla y son víctimas de omisiones, información frecuentemente sesgada y telenovelas insulsas.

Frente a todo ello, hoy se ha levantado, enérgica y pacífica, la voz de millares de estudiantes de varias universidades privadas y públicas (Iberoamericana, UNAM, ITESM, ITAM, Politécnico, Anáhuac, La Salle...), que han salido de sus campus en el DF y en al menos 16 ciudades más para protestar, sobre todo, contra Televisa y Enrique Peña Nieto. La actual protesta juvenil, que se inició con la visita de Peña a la Iberoamericana, no tiene compromiso partidario -y es deseable que así continúe-, lo cual no implica que los jóvenes carezcan de convicciones políticas legítimas y plurales.

Al parecer, uno de los disparadores de la movilización juvenil es la hasta ahora exitosa operación encabezada por Televisa para impulsar la candidatura de Peña. No es que este candidato, quien hoy concentra las mayores intenciones de voto, sea rechazado per se. La razón del repudio de un sector aún minoritario de la sociedad es la conciencia de que esa operación, realizada al margen de la Constitución y a lo largo del sexenio mexiquense del ahora candidato, puede suponer compromisos que aten a un hipotético gobierno priista a la tv, un poder fáctico que quiere también el poder formal por la vía de su más importante producto político: un candidato con pobres contenidos pero con rica popularidad derivada de su presencia diaria en tv durante años.

Curiosamente, una de las fortalezas de la campaña priista, su propaganda abrumadora, parece ser también su debilidad. Para los sectores más reflexivos, resulta evidente que esa publicidad meticulosamente cuidada es muy costosa y es tal su profusión que, como han señalado PAN y PRD-PT-MC, es probable que haya rebasado ya el tope de gastos de campaña.

Dos circunstancias echaron leña al fuego en la Ibero: la inserción de un nutrido grupo de priistas en el auditorio y la respuesta de Peña a las preguntas sobre Atenco. Habituado a presentar a su candidato en auditorios controlados, el equipo peñista, al decir de testigos, tuvo la mala ocurrencia de llevar acarreados a la Ibero y situarlos en el recinto del evento, lo cual disgustó a muchos estudiantes.

El peor error lo cometió el candidato, quien después de afrontar preguntas duras, gritos de rechazo y máscaras de Salinas, quiso responder -al final del evento- a los cuestionamientos sobre Atenco. La brutalidad de la policía mexiquense, que incluyó violaciones sexuales y detenciones arbitrarias de inocentes, puede verse aquí: http://video.google.com/videoplay?docid=2911843896738977053. Y Peña expresó en la Ibero esta justificación: "Fue una decisión, que asumo personalmente, para restablecer el orden y la paz. Lo hice en el uso legítimo de la fuerza que corresponde al Estado". Y fue inevitable recordar, sin pretender paralelismo, a Díaz Ordaz en su quinto informe.

Aunque no había sido tema importante de la campaña, el caso Atenco revela el talante autoritario de uno de los aspirantes a gobernar a México y de su partido. Es preciso tenerlo presente a la hora de cruzar las boletas. Por lo pronto, los jóvenes universitarios le están prestando un importante servicio al país al evidenciar, como viento impetuoso y vivificante, la cara semioculta de Peña Nieto.

hOmnia Tiene razón Héctor Aguilar Camín en disgustarse profundamente con tweets como éstos: @krizalid_2006: @aguilarcamin Eres un maldito rata y bastardo de televisa y EPN. AMLO 2012; @Imaquinante: Ahondaría en el tema del estúpido @aguilarcamin pero, bah... Las moscas se mueren solas, y en poco tiempo.

Pero, ¿tiene razón HAC en escribir esto?: "He aprendido de los abogados que cuando un perro muerde a alguien, no hay que demandar al perro, sino al dueño del perro. Y como creo que López Obrador es el mayoral político de esta jauría, me dirijo a él en este texto..." (Milenio, 11 y 14/05/12).

No hay comentarios.: