mayo 22, 2012

Movimiento mundial para ver esta película…

Carlos Mota
motacarlos100@gmail.com
Cubículo Estratégico
Milenio



Ayer, a la hora de escribir este artículo, el videoclip (trailer) oficial había sido visto por 1,749,864 personas alrededor del mundo. Es viral. Pinta para ser gigantesco. Esta película, si es exitosa, intenta retar todo: desde los sistemas de energía petrolera controlados por Shell o British Petroleum, hasta los grandes bancos globales y los mecanismos de gobierno supranacionales. ¿De qué se trata? Veamos.

La película se llama Thrive: What on Earth will it Take?, y ha sido lanzada por un individuo llamado Foster Gamble. Yo la descubrí visitando el sitio de Little Grandmother, la chamana líder de la Tribu de los Muchos Colores que anda de gira global haciendo ceremonias con cristales.

El productor de la película, el millonario Foster Gamble, afirma haber pasado toda su vida analizando qué fue lo que originó la depredación del planeta y preguntándose si en realidad es posible que el ser humano prospere —y si sí, se pregunta, ¿por qué entonces no estamos prosperando?

La película está sumamente bien producida. Sus recursos tecnológicos son vastos, y se notan desde la primeras —y gloriosas— escenas de la naturaleza que muestra. Asimismo, Gamble logra captar en entrevista a una multiplicidad de personajes con los que va documentando su hipótesis: hay una fuente de energía natural, alternativa, que todos podríamos usar para modificar radicalmente el sistema de espiral negativo en el que estamos inmersos.

Dice Foster en su cinta: “Encontré un código, un patrón en la naturaleza que está incluido en el arte y en íconos desde hace siglos. Creo que este código encierra la clave para tener acceso a una nueva forma de energía limpia y renovable; que puede revolucionar por completo la forma en la que vive la gente. Comprendí incluso cómo funciona el sistema económico, y cómo podemos modificarlo. Mi periplo me llevó a entender cómo podemos crear sistemas sanos y liberalizadores… en todo el planeta”.

Hay quien está catalogando esta cinta como una más de las de la teoría de la conspiración. Hay quien la descalifica porque la hizo un millonario (“Crecí en un ambiente pleno de privilegios y poder, asistiendo a escuelas de elite y a la Universidad de Princeton”). Ya veremos.

No hay comentarios.: