mayo 02, 2012

"Narcogobierno"

Joaquín López-Dóriga (@lopezdoriga1)
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Es tan pequeño, que solo puede pasar a menores.
Florestán


El presidente Felipe Calderón ha comentado en corto, y últimamente ya en público, que la infiltración del crimen organizado en los diversos niveles de gobierno en México es ya una realidad.

Hace unos días, al participar con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, en un foro en la Riviera Nayarit, Calderón hizo el acostumbrado recuento de logros, y dijo:

Lo que está en juego es preguntarnos ¿quién manda: el presidente municipal de una localidad o el capo que está en esa localidad? ¿El gobernador de ese estado o el jefe de grupo de la mafia que está en ese estado? ¿Quién manda en un país: el Presidente y el Congreso, o mandan las leyes de los capos? Yo digo que el crimen organizado tiene una inercia sustitutiva del Estado.

Añadió que los criminales llegan a un lugar a disputar el monopolio de la fuerza del Estado y a imponer su propia ley, cobran cuotas que son impuestos análogos y se convierten en un Estado paralelo.

Debo apuntar que Calderón se quedó corto, toda vez hay espacios en los que el crimen organizado no desplaza al gobierno, lo asume, como lo acreditan dos casos en Veracruz, siendo el más reciente el del presidente municipal de Chinameca, Martín Padua, postulado para el cargo por el PAN y detenido el 18 de abril en una casa de seguridad, tras un enfrentamiento a tiros del Ejército con una banda de Los Zetas, a la que pertenecía el alcalde.

Dos meses antes, el 27 de febrero, fue aprehendido Mauricio Herrera Hernández, alcalde panista de otro municipio veracruzano, Las Minas, capturado con armas y drogas y sujeto a proceso federal en el penal de San Miguelito, en Cholula, Puebla.

Más preocupante aún es que la realidad desborda ese pizarrón presidencial, porque en estos casos en los que el crimen organizado ha asumido el gobierno, no ha habido sanción alguna a quienes postularon a estos candidatos ni se revisaron métodos y motivos.

Y si en Veracruz se ha documentado esto, ¿cuántos más habrá en otras entidades?

RETALES

1. SUAVE. Andrés Manuel López Obrador eludió el choque con Ricardo Salinas Pliego, como siempre, al responder una pregunta sobre su tuit de la transmisión de partido y debate del domingo. El tabasqueño dijo: Yo no creo que haya dicho eso. Hay que verlo, y si lo dijo, yo creo que es de sabios cambiar de opinión. No era un asunto de creer, era de responder;

2. COMPAÑÍAS. Miguel Ángel Mancera asistió ayer a un mitin de apoyo a Martín Esparza —¿o fue al revés?—, al que sentaron entre él y Mario Delgado; y

3. MOREIRA. Los procesos iniciados en Estados Unidos contra Javier Villarreal, el ex tesorero de Humberto Moreira en Coahuila, podrían alcanzarlo con un citatorio.

Nos vemos mañana, pero en privado.

No hay comentarios.: