mayo 29, 2012

No veas 24 horas porque oculta la verdad

Poncho Vera (@ponchovpof)
ponchov@exafm.com
La Crónica de hoy

Muchos piensan que cuestionar a los medios de comunicación en México es algo reciente pero no lo es. Es común vivir en el aquí y ahora, y pensar que si se está involucrado en un movimiento de creación reciente, no hay nada más.

Son muchos ejemplos del pasado. Lo que pasa es que antes no había redes sociales, y los temas no se ponían tan de moda. Por ejemplo, algunos piensan que ahora es la primera vez que se cuestiona en protestas de una manera directa a Televisa, no, por ejemplo, yo recuerdo claramente cuando en aquellas penosas elecciones de 1988, numerosos grupos de personas salían a las calles a promover un veto contra el noticiario más importante de aquellos días, 24 Horas.

“No veas 24 Horas porque oculta la verdad”, se gritaba, se escribía en pancartas, y se imprimía en calcomanías que se distribuían de la manera más masiva posible.

La queja generalizada dentro de grupos de inconformes con los medios, va en relación al control de la información.

Justificada inconformidad, que me imagino, tiene que ver con la imposibilidad de ejercer el derecho a la información que tenemos los ciudadanos en este país.

¿En verdad no existe derecho a la información en México?, no, sí existe, pero hay que saber ejercerlo, aprovecharlo.

Aunque, claro está, cada medio de comunicación no debe de ser tendencioso, es completamente lógico entender que los al ser éstos realizados por personas, la objetividad absoluta es imposible de conseguir, de hecho tal no existe. Lo que para un periodista resulta lo más importante del día, no lo es para todos, no puede serlo.

¿Cómo decidir, por ejemplo, qué es lo más relevante de un mitin político sin que entre la visión personal del profesional de los medios de comunicación?

Sí, claro, se debe de buscar interpretar que sería lo más relevante para la audiencia, para los lectores, pero eso no deja de tener una dosis de juicio individual, el cual no es para todos el mismo.

Por eso, hay opciones, y de ahí, la necesidad de que para estar realmente informados sea necesario tomar varias fuentes.

No podemos decirnos bien informados con únicamente leer un periódico, escuchar un programa de radio, o ver un noticiario televisivo.

Se requiere de un esfuerzo, de un análisis. Es parte de la pluralidad, que en este país existe.

No hay comentarios.: