mayo 03, 2012

Pan y circo

Purificación Carpinteyro
pcarpinteyro@gmail.com
Reforma

¿Qué no se dan cuenta? ¿No pueden entender que el embate de las televisoras en contra de las decisiones del Instituto Federal Electoral es una agresión directa en contra de nuestra incipiente democracia? ¿Será que no tienen memoria o que prefieren olvidar el ataque sistemático de los poderosos grupos mediáticos en contra del IFE, o mejor dicho: en contra de las reformas electorales aprobadas por el Congreso, que cortaron de tajo la posibilidad de las televisoras de lucrar vergonzosamente con las campañas electorales como lo habían venido haciendo?

¿Acaso han caído en la trampa de la "verdad" según las televisoras, que tienen como objetivo desacreditar al único órgano del Estado capaz de meterlas en orden? El IFE, obligado a vigilar que los medios no reciban "gratificaciones" por coberturas especiales a determinados candidatos, y facultado para distribuir los espacios publicitarios para la transmisión de spots de campañas, es el enemigo a vencer por las televisoras. Para ellas es imprescindible desautorizarlo.

Lo han intentado a través de incontables recursos legales en contra de sus decisiones. Han pretendido revertir las reformas electorales, y para ello se han servido -o les han sido favorables- de las opiniones vertidas por muchos que han clamado en contra de dichas reformas como atentado a la libertad de expresión.

Han buscado librarse de sus obligaciones atreviéndose a hacer reformas a las reformas, como el dictamen que hace poco más de 15 días fue aprobado en apenas 10 minutos por el pleno de la Cámara de Diputados; iniciativa que seguramente habría sido enviada y aprobada por el Senado si no hubiese sido por la indignación generalizada que consiguió lo imposible: frenar la reforma. Así, en un insospechado revés para las televisoras, el mismo pleno de la Cámara baja ordenó no enviar la iniciativa al Senado por encontrar vicios de procedimientos y "dudas de constitucionalidad".

Y la más reciente afrenta, que no será la última: por un lado, la decisión del dueño de TV Azteca de no transmitir el debate de los candidatos a la Presidencia de la República, sino un partido de cuartos de final de la liguilla, entre los Tigres y el Morelia, equipo del que también es propietario; y por el otro, la decisión de Televisa de hacerlo en el Canal 5, de mucho menor alcance nacional.

Es pertinente aclarar que la fecha y la hora del debate fueron acordados por los representantes de los candidatos presidenciales y que, antes de que se definieran los equipos que disputarían la liguilla, el IFE informó del acuerdo a las televisoras y a la Federación Mexicana de Futbol, pidiendo valorar la posibilidad de no programar encuentros en ese poco habitual horario.

Y si bien nadie puede sentirse sorprendido de que el autor del "Chiquihuitazo" sea capaz de confrontar al Estado -utilizando para ello su control sobre concesiones de bienes de la nación-, sí asombra que existan quienes justifiquen esa posición bajo el argumento de que está en su derecho "empresarial".

Les quiero recordar que las señales que le permiten a ese "dueño" transmitir la programación de sus canales son concesionadas por el Estado y están sujetas a las condiciones establecidas en la Ley Federal de Radio y Televisión, que establece que "la radio y la televisión tienen la función de... fortalecer las convicciones democráticas..." (entre las que no se encuentran los partidos de futbol). Es cierto que la Secretaría de Gobernación podría obligar a las televisoras a "transmitir informaciones de trascendencia para la nación", pero encomendarse a ese santo no permite esperar ni un milagro: con las elecciones en puerta, no hay duda de que "su juicio" se verá obnubilado por el miedo a contrariar a los medios.

Pero hay más detrás de la decisión de TV Azteca o la de Televisa. El candidato puntero está seguro, promoviéndose a través de spots que apenas proyectan una imagen. Él o su equipo decidieron participar en apenas los dos debates organizados por el IFE, reduciendo al máximo el riesgo de verse confrontado con ideas y sin teleprompter. A los otros candidatos no les queda más que intentar exhibir la vacuidad y la falta de propuestas en esas dos únicas ocasiones.

Siendo uno de los dos únicos debates a los que todos los candidatos accedieron, es obvio que su transmisión con cobertura nacional no es un asunto frívolo que pueda ser definido en términos de rentabilidad para las televisoras: es una cuestión de interés y prioridad nacional. Esto es, a menos de que alguien se atreva a defender que el resultado del juego entre los Tigres y el Morelia lo es más. Para ellos sí, ni qué decir. Pan y circo para el pueblo.

No hay comentarios.: