junio 13, 2012

AMLO, mentiras y bullshit

Jorge Fernández Menéndez (@jorgeimagen)
Razones
Excélsior

López Obrador ni siquiera nos está mintiendo, está ignorando la realidad... no sería tan grave si no estuviera jugando con el futuro económico.

Son muchas las afirmaciones de Andrés Manuel López Obrador, a lo largo de los años, que no se pueden confrontar con la realidad sin sacar la conclusión de que no nos está diciendo la verdad: el caso de sus ahorros presupuestales, es un ejemplo claro de ello. Pero hay que ir más allá: en la campaña de hace seis años, las declaraciones sin correspondencia con la realidad, de López Obrador (que son muy distintas de las opiniones, porque cualquiera puede opinar lo que desee, lo que no puede es hacerlo desde la tergiversación de los hechos ya que, como decía un historiador francés, cualquiera puede opinar sobre cómo se dieron las cosas en la Segunda Guerra Mundial, pero no puede partir de la premisa de decir que la guerra comenzó porque “Bélgica invadió a Alemania”). Esas declaraciones nos llevaron a recordar en muchas ocasiones a Harry Frankfurt y sus libros On Bullshit y Sobre la verdad (ambos publicados por Paidós).

Frankfurt hace una diferencia entre quienes son lo que él califica como un hablador y un mentiroso. Dice Frankfurt que, “para inventar una mentira cualquiera (el embustero, el mentiroso) ha de pensar que sabe qué es lo verdadero. Y para inventar una mentira eficaz, debe concebir la falsedad teniendo como guía aquella verdad”. En cambio, señala, en un retrato que se ajusta perfectamente a la lógica política de López Obrador, que “una persona que dice abrirse paso mediante la charlatanería goza de mucha más libertad (que el simple mentiroso). Su visión es más panorámica que particular. No se limita a introducir una falsedad en un punto determinado, por lo cual no está condicionado por las verdades que rodeen dicho punto o intersectan con él”. Esa persona, ese hablador, dice Frankfurt “está dispuesta, si hace falta, a falsear también el contexto… su intención no es informar de la verdad ni tampoco ocultarla… para el charlatán, no hay más apuestas: no está del lado de la verdad ni del lado de lo falso. Su ojo no se fija para nada en los hechos… no le importa si las cosas que dice describen correctamente la realidad, simplemente las extrae de aquí y de allá o las manipula para que se adapten a sus fines”.

A través de Harry Frankfurt, decíamos en 2007 en el libro Calderón presidente: la lucha por el poder (Grijalvo 2007) que “se puede comprender a López Obrador; no es un mentiroso porque para ello se debería reconocer la verdad, aunque sea para tergiversarla, y no lo hace, simplemente la verdad es su propia palabra; es un hombre que está, incluso, dispuesto a falsear el contexto y su intención no es informar la verdad ni tampoco ocultarla”, es sustentar sus propios dichos. No se puede, diría Frankfurt, calificar sus dichos como mentiras, se trata, nada más, de charlatanería, habladurías sin sustento en la realidad.

El tema presupuestal es un caso evidente: dice López Obrador que para detonar el desarrollo del país, si llega al poder, ahorrará de los salarios de la alta burocracia unos 300 mil millones de pesos; a eso se sumarían otros 300 mil millones de pesos en medidas de austeridad (en el primer debate dijo que una de esas medidas sería suspender los viajes al exterior de los funcionarios de gobierno, porque no son necesarios) y que 200 mil millones saldrían de una reforma fiscal de la que sólo dijo que incluiría la eliminación de IETU. El problema es que, como tuiteó el presidente Calderón esa misma noche, el salario de todos los puestos de confianza en el gobierno, desde un director de área hasta el Presidente, suma dos mil millones de pesos. Y si se reduce el sueldo a la mitad, como dice López Obrador, se ahorrarían mil millones de pesos. Se lo dijo Josefina Vázquez Mota y lo apuntó al día siguiente el secretario de Hacienda, José Antonio Meade: el salario de todos los trabajadores del gobierno federal y eso incluye maestros, médicos, enfermeras, soldados, marinos y policías, alcanza los 264 mil millones de pesos. Eliminando a todos los trabajadores que dependen del Estado, aún le faltarían a López Obrador 36 mil millones de pesos para alcanzar los 300 mil que dice que ahorrará reduciendo salarios.

Su respuesta a esos datos duros es sencilla: “Yo tengo mi propia información”. Pues no se trata de su propia información, sino de los datos que están en el Presupuesto, que son públicos y una verdad objetiva. López Obrador ni siquiera nos está mintiendo, está ignorando la realidad. No son mentiras, diría Frankfurt, simplemente es bullshit. No sería tan grave si no estuviera jugando con el futuro económico y social del país.

No hay comentarios.: