junio 26, 2012

¿Cómo se compran los votos?

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

¿Qué votos se pueden comprar? O, mejor dicho, ¿qué personas son las que venden su voluntad a un partido político? Y, sobre todo ¿a cambio de qué? ¿De unos regalitos en un mitin? ¿Se dan por bien servidos con una despensa o se contentan de obtener camisetas y gorras? ¿Reciben pagos en dinero contante y sonante? Y, si es el caso ¿cómo comprueban que votaron realmente por el candidato indicado si el trámite, aparte de “libre”, es “secreto”? ¿Alquilan su credencial de elector? Siendo así, los funcionarios de casilla y los representantes de los partidos ¿no se dan cuenta de que el individuo que acude a votar no es el que aparece en la fotografía del documento? Esta estrategia de prestar la cédula del IFE, ¿no resulta tremendamente complicada de implementar? Digo, por cada persona que cede su documento hay que contar con otra dispuesta a acudir con él a una casilla diferente a la suya o, por lo menos, en otro momento del día si es que le toca la misma. ¿Puede un mismo sujeto presentarse en diez casillas diferentes provisto de diez credenciales ajenas? Y, ¿cómo se realiza la previa selección de los distintos ciudadanos dispuestos a traspasar su documento para que no pertenezcan todos a la misma casilla y que no sea un mismo recadero el que se aparezca una y otra vez en el mismo lugar? La gente que vende su voto —que uno imagina bastante necesitada y de muy escasos recursos— ¿tiene un teléfono celular con cámara fotográfica para cumplir con la exigencia de comprobar el acatamiento de la encomienda o acaso le prestan un teléfono “inteligente”? Los recursos para comprar los votos ¿de dónde provienen y quién los administra? El que reparte dichos recursos ¿de qué manera justifica su aplicación ante sus superiores? ¿Qué personas están encargadas, en los diferentes partidos políticos, de realizar estas tareas? ¿Quiénes son los que diseñan la estrategia de compra de votos y, a su vez, a quiénes rinden cuentas? Los diferentes candidatos ¿están enterados de estas prácticas?

Son preguntas que me hago por las noches, antes de dormirme.

No hay comentarios.: