junio 19, 2012

¿De cuál fumaron?

Jorge Alcocer Villanueva
Reforma

Desde las elecciones federales de 1994 diversos organismos internacionales, a iniciativa propia o por invitación del IFE, envían a México representantes especializados, cuya misión es conocer y observar nuestro sistema electoral y emitir una opinión al respecto.

Para el proceso electoral de 2012 el Centro Carter (dirigido por el ex presidente James Carter, con sede en Atlanta) la Unión Europea (UE) y la OEA han aceptado la invitación. Los dos primeros han designado misiones con un reducido número de especialistas; el Centro Carter 3 y la UE 2. La OEA, cuya misión está encabezada por el ex presidente de Colombia, Cesar Gaviria, está por definir el número de sus integrantes, y las tareas a desarrollar durante su estancia en nuestro país.

La presencia de este tipo de misiones internacionales se remonta al año 1994, por lo que estamos ante la cuarta experiencia en esta materia. Las actividades de los "visitantes extranjeros", como eufemísticamente los denomina el Cofipe, están dirigidas a conocer las modalidades del desarrollo del proceso electoral federal, en cualquiera de sus etapas, debiéndose sujetar a las bases y criterios que determine el Consejo General del IFE (Art. 118.2)

En las elecciones de 1994 y 2000 los reportes de los visitantes extranjeros contribuyeron a fortalecer la confianza en el trabajo del IFE y en los resultados de la jornada comicial; los reportes fueron entregados al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que los canalizó a las autoridades electorales. En 2006, el conflicto postelectoral provocó que las misiones internacionales perdieran importancia en los medios de comunicación y en consecuencia ante el electorado.

Es práctica reiterada que los visitantes se entrevisten con funcionarios electorales, así como con candidatos, dirigentes partidistas y especialistas en la materia, con quienes intercambian información y plantean dudas que, en la mayoría de los casos, surgen de sus pláticas con actores partidistas. He tenido la oportunidad de conversar con los especialistas del Centro Carter y la UE, así como de enterarme, de manera indirecta, de algunas preocupaciones del ex presidente Gaviria.

Me llama la atención la compartida preocupación por el supuesto "fraude" que podría tener lugar el día de la jornada electoral, a través de una pretendida manipulación o adulteración del conteo rápido y del sistema de resultados preliminares del IFE (PREP) para declarar el triunfo del candidato presidencial del PRI.

La "lógica" de tal escenario es la siguiente: la noche de 1o. de julio, "las televisoras" darían a conocer los resultados de los exit poll (encuestas a la salida de casillas) otorgando un margen suficiente de ventaja a Enrique Peña Nieto; con esos datos, "el IFE" ajustará los del conteo rápido a su cargo, para que coincidan; una vez difundido lo anterior, "las televisoras" darán a conocer sus propios conteos rápidos, que coincidirán con los del IFE, que a su vez habrá dispuesto lo necesario para que, a través de un "algoritmo" introducido en el PREP, ese sistema "ajuste" los resultados en el número de casillas que sean necesarias, hasta garantizar que el resultado final del PREP coincida con los resultados de los exit poll y los conteos rápidos.

La etapa final del siniestro plan consistiría en la adulteración de actas y boletas, ya sea en las casillas o en los consejos distritales del IFE, para hacerlas coincidir con los datos que el "algoritmo" dentro del PREP haya establecido; tal operación, que supone miles de casillas y un elevado número de distritos electorales, estaría respaldada por la sustitución de funcionarios de casilla, la compra de representantes de partidos políticos en las mismas y de funcionarios electorales en los consejos del IFE.

De mi parte, les he dicho que tal escenario, y cada una de sus partes, es un desbocado ejercicio de imaginación, de imposible realización práctica; supone el asalto y control del IFE, desde la base hasta la cúspide. La teoría del "algoritmo" en el PREP circuló en 1994 y 2006, sin ninguna base y mucho menos algún indicio de prueba. Si los conteos rápidos coinciden con el PREP es porque están bien hechos, como ocurrió en 1994 y 2000, y también en 2006.

Después de explicar la imposibilidad del "fraude", recomendé preguntar, a quienes lo difunden, ¿de cuál fumaron?

No hay comentarios.: