junio 22, 2012

Descontón (o descuentón) perredista

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Del “charolazo” al préstamo. De las ligas, ¿por qué no?, al manejo de finanzas del partido. Es el último estirón de los perredistas para el apoyo de la campaña de su candidato. Se habían visto bien, ya estaban poniendo en cintura a Andrés Manuel López Obrador, declarando que sí respetarán los resultados electorales del 1 de julio. Y AMLO comenzó a declarar lo mismo (quién sabe si a regañadientes), pues no es conveniente para nadie declarar lo contrario. Iban bien, pues cuidaban así sus votos para el Congreso y calmaban los ánimos de un candidato que se declaraba perjudicado por un fraude que vive en su cabeza. Iban bien.

Pero ayer Excélsior dio a conocer una serie de audios donde se escucha a personajes, todos operadores del primer círculo del partido del sol azteca, armando lo que sería su último estirón a favor de AMLO. Ya en mayo Jesús Zambrano había anunciado que el PRD quedaría endeudadísimo, pues requerían un préstamo de más de 112 millones de pesos, para terminar de maniobrar su campaña al interior de los estados. Decían que los fondos otorgados por el Instituto Federal Electoral se les estaban acabando y aún debían promover el voto y distribuir propaganda en algunos puntos del país. O sea, ¿en mayo ya se habían agotado las prerrogativas? ¿Pues en qué se las gastaron? ¿Y la austeridad del candidato? ¿O están armando su “guardadito” por si el poselectoral lo requiere?

La solicitud de un préstamo por 50 millones de pesos que estarían resolviendo con una institución de banca privada, y que dejaría endeudado al partido, misma deuda que se estaría pagando con prerrogativas oficiales, según lo dice Jesús Zambrano, el presidente del partido, en una de las grabaciones. El préstamo lo solicitaron a Banca Afirme (y ya se los aprobaron), que inicialmente lo condicionó a que no fuera Dolores Padierna la secretaria general del partido, una de las “abajo firmantes”. ¿Por qué habrá sido así? Peor aún, ¿por qué el PRD estaría dispuesto a cambiar sus cláusulas constitutivas, para adecuarse a lo solicitado por Banca Afirme?

Ayer, Jesús Zambrano, en entrevista en Hora Capital de Reporte 98.5, me dijo que el préstamo ya se logró, que el dinero en efecto se utilizará para su estructura electoral hasta el día de la elección: vigilantes, propaganda y demás instrumentos de campaña en apoyo a su candidato. Pero también me aseguró que no se accedió a la condición puesta por Banca Afirme, que no se modificó ninguna cláusula del partido, que la Padierna también firmó y que el dinero se utilizará. Y, a pregunta expresa, me aseguró que quien quiera puede darle seguimiento al manejo del dinero; que están dispuestos a dejarnos revisar con lupa sus finanzas.

Eso sí, por lo que se escucha en sus audios dados a conocer por Excélsior, la figura de René Bejarano sigue siendo pieza indispensable en las tomas de decisiones del partido, y eso que El Peje dice no haber hablado con él desde hace ocho años. Yo le pregunté a Zambrano qué pasaría si se diera a conocer una conversación entre AMLO y Bejarano, y me dijo que él sí cree en la palabra de AMLO al respecto, pero que “pues ojalá lo puedan obtener con alguno de sus contactos, esos que tienen, a lo mejor la pueden obtener...”

En fin, a la par, Juan Ignacio Zavala pedía ayer en conferencia de prensa a la senadora Yeidckol Polevnsky, tesorera de la campaña de AMLO, que informara sobre sus cuentas personales que han presentado depósitos por cerca de 90 millones de pesos en dos cuentas distintas, dinero que a decir de Zavala lo ingresó entre 2002 y 2010.

Lo dijo así el vocero de la campaña de Josefina Vázquez Mota, también en Hora Capital, y minutos después, la misma Yeidckol solicitó réplica y ahí la tuvimos, y es que, ante la solicitud de Juan Ignacio Zavala de que presente los estados de cuenta de sus cuentas personales, la senadora se limitó a decir: “Yo no tengo problema en presentar mis cuentas, ¿pero yo por qué voy a caer al juego de ellos...?”, le insistí, “el que nada debe, nada teme”, a lo que ella replicó que viene del sector empresarial y que no tiene por qué abrir sus cuentas personales. O sea, que sí puede, pero no quiere. O sea, que nos quedaremos con la duda. Y ahí, háganle como puedan...

No hay comentarios.: