junio 24, 2012

Ha llegado la hora de rendir cuentas

Alberto Peláez
Visor Internacional
Milenio

Mariano Rajoy es un alma en pena que va llorando de esquina en esquina. En la Cumbre del G20, celebrada a principios de la semana en Los Cabos, pude ver un Rajoy con la cara descompuesta en algunos momentos.

Hace seis años, la prima de riesgo, el diferencial con el bono alemán se situaba en torno al 3 por ciento, es decir, en menos de trescientos puntos contra el bono germano. Ahora está en 7 por ciento, un diferencial jamás conocido en toda la historia del Euro.

Rajoy, habló con unos; habló con otros. Habló con organismos, secretarios, mandatarios. Mariano Rajoy habló y habló; pidió que intercedieran ante la mandamás de Angela Merkel.

Solicito árnica ante una economía destrozada, en un principio por la burbuja inmobiliaria y hoy, contaminada en todos los ámbitos.

Con una prima de riesgo así, España se encuentra a los pies de los caballos. Se sitúa a los mismos niveles de rescate que cuando lo pidieron Grecia, Irlanda o Portugal.

Si se produce el rescate, que se va a producir, entonces nos vamos a encontrar con varios escenarios, todos ellos poco deseables.

En primer lugar habrá una pérdida de soberanía. Los Estados y Organismos como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Central Europeo, tendrán que absorber nuestra mala gestión. Lo asumirán porque no pueden permitir que España se caiga. Sin embargo nada es gratis y, menos, el dinero. A partir de ese momento, España tendrá que seguir a rajatabla lo que le diga el FMI, el BCE y Bruselas, sin ningún tipo de duda ni de cuestionamiento.

Los sindicatos podrán renegar, así como los trabajadores. Será en vano. Irremediablemente España habrá caído en desgracia. Porque además, nadie asegura que la prima de riesgo no continué escalando posiciones y nos vayamos a los 900 o 1000 puntos. Si ya nuestra deuda, es impagable con una prima de riesgo de esa magnitud, seria sencillamente insostenible.

Las reformas que ha emprendido el Presidente del Gobierno, sólo han empezado. Ahora será Bruselas la que dictamine que más reformas habrá que emprender.

El IVA subirá así como la edad de jubilación. Se abaratará aún más el despido y muchos funcionarios se quedarán sin trabajo.

Pero si los mercados continúan sin fiarse de España, la prima de riesgo continuará subiendo. ¿Qué podría pasar entonces? ¿Es factible un “corralito”? Es factible.

Es cierto que aún no ha pasado ni siquiera en Grecia Sin embargo eso no es óbice para que no ocurra en España. De hecho en los últimos meses se ha producido una fuga de capitales por valor de más de 100 mil millones de euros, unos 130 mil millones de dólares.

Ahora ¿Cómo? ¿Quiénes? ¿De donde van a sacar seiscientos mil millones de euros que puede costar el rescate de España? Además esa es una cifra que han estimado por lo bajo. Lo que es un hecho es que el rescate está a la vuelta de la esquina.

Y es que estamos asistiendo al principio del fin del mundo “caprichoso” occidental. Se está desmoronando el neoliberalismo y sus excesos. Puede empezar por Europa pero se puede extender.

Los excesos se pagan y se pagan caro. Ha llegado la hora de rendir cuentas.

No hay comentarios.: