junio 18, 2012

La “experiencia” de AMLO

Gabriela Cuevas Barrón (@gabycuevas)
gabrielacuevasbarron@hotmail.com
Orden del día
El Universal

Esta es la tercera entrega que dedico a evaluar el desempeño de López Obrador como jefe de Gobierno del DF. En esta ocasión aclararé una de las afirmaciones que de manera recurrente espeta el candidato de las izquierdas en su contienda por la Presidencia y que, invariablemente, mencionó en el debate del domingo pasado:

“Tengo experiencia en el gobierno. Tengo experiencia en todos los campos de administración pública, pero en lo que más tengo experiencia es en el desarrollo social”.

Los datos, sin embargo, muestran que es una experiencia con poco mérito. Veamos algunos ejemplos en un comparativo de 2000 a 2005 durante su gestión al frente del gobierno de la Ciudad.

El derroche en el gasto social

Según datos del CONEVAL, en el DF la pobreza de capacidades pasó de 9.9% a 10.3%, mientras que la pobreza patrimonial pasó de 28% a 31.8%. Es decir, al finalizar la administración de Andrés Manuel, alrededor de dos millones 775 mil capitalinos no contaban con el ingreso suficiente para cubrir sus necesidades de alimentación, salud, vestido, vivienda, transporte y educación. Por otro lado, la pobreza alimentaria mostró un levísimo descenso de 5.8% a 5.4%.

En términos de educación también se reportan datos que llaman la atención. Según el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, con datos del CONAPO, el porcentaje de población analfabeta de 15 años o más se mantuvo casi igual al bajar de 2.9 a 2.6, mientras en el resto del país se redujo en más de un punto porcentual (de 9.5 a 8.4).

Según el mismo estudio, el porcentaje de ocupantes en viviendas sin drenaje y sin excusado en el DF pasó de 0.4 a sólo 0.2, en tanto que a nivel nacional se redujo de 9.9 a 5.3. El porcentaje en viviendas sin agua entubada se mantuvo igual en 1.5%, mientras el promedio nacional descendió 11.2 a 10.1. De igual manera, el porcentaje en viviendas con piso de tierra en el DF descendió de 1.3 a 1.1; en el país descendió de 14.8 a 11.5%.

El índice de marginación local se mantuvo en -1.5 durante el referido periodo.

¿Qué nos dicen estos datos? Más allá de ajustes estadísticos, las variaciones en los indicadores de desarrollo social y marginación fueron mínimas durante la gestión de López Obrador. En todo caso, demuestran que el impacto real de todo el gasto social fue muy poco significativo. Además, estos números contrastan con los avances que en los mismos rubros se obtuvieron a nivel nacional, fruto de programas como Oportunidades.

¿Y la seguridad?

El candidato de las izquierdas repite como un mantra que si no se combate la pobreza la violencia persistirá. Sin embargo, cifras del Inegi indican que de 2000 a 2005 el número de delincuentes en el DF aumentó. A principios del periodo de López Obrador se registró 17 mil 591 presuntos delincuentes; para 2004 se registraron un total de 24 mil 430, la cifra más alta en el periodo descrito.

De acuerdo con el Sistema de Seguridad Pública, el DF ocupó el segundo lugar nacional con el mayor número de violaciones registradas ante las Agencias del Ministerio Público entre 2000 y 2002, mientras que de 2003 a 2006 pasó a la tercera, después del Estado de México y Veracruz.

Según datos proporcionados por el Inegi y la Secretaria de Salud, entre 2001 y 2004 se observó un incremento en el número de homicidios de mujeres. Este dato es importante, pues aunque el aumento es relativamente pequeño (2.3, 2.4, 2.5 y 2.6) se da en un contexto en el que una parte de las entidades mostraron descensos en este indicador.

Más aún, 2004 fue el año en el que se registró la tasa de homicidios más alta dentro del periodo analizado.

Por todo lo anterior, no resulta extraño el resultado de una encuesta realizada en septiembre de 2004 a habitantes del DF por Mitofsky, en la cual 80% mencionó que la inseguridad era el problema principal de la capital, seguido del desempleo y la corrupción.

Conclusión: tiene razón Andrés Manuel al decir que tiene experiencia si entiende como tal estar en una jefatura de gobierno intentando hacer las cosas que ahora propone hacer a nivel nacional, pero si por experiencia quiere dar a entender la capacidad de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, las cifras hablan por sí mismas.

No hay comentarios.: