junio 19, 2012

Las estrellas se alinean para México

Héctor Aguilar Camín (@aguilarcamin)
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

La economía mundial es una ruleta rusa. El prestigio de los países también. La crisis de 2008 fue una criba dura. Puso al borde de la quiebra a todos, y la historia de entonces a la fecha no ha sido, al fin, sino quién salió de ella mejor o peor librado.

No salieron bien los países europeos que hoy parecen los barcos insignia de la siguiente tormenta perfecta.

Tampoco han ido bien las cosas para los celebrados BRIC de los que no va quedando sino resultados pobres y malos augurios.

China se desacelera y muestra debilidades estructurales hasta ahora ocultas.

The Economist dice adiós a la “increíble India”, anticipándole un periodo largo de bajo crecimiento.

Rusia mantiene el paso económico pero paga muy altos costos políticos, por lo que se asume en Occidente como una “restauración autoritaria”.

La buena estrella de Brasil, el gigante emergente de América Latina, alma del Mercosur, y envidia de México, parece eclipsarse también.

La economía brasileña se desacelera, bajan el precio y el volumen de los bienes primarios que exporta a China, su consumo interno parece haber alcanzado un tope de endeudamiento y déficit públicos, su industria protegida no muestra competitividad suficiente para volverse motor del crecimiento.

Inesperadamente, la imagen de México parece mejorar. Es cada vez menos raro leer en diarios y revistas internacionales noticias que no son solo muertos y violencia.

La cobertura de The New York Times a propósito del momento en que se inicia en Los Cabos la reunión del G20 no podría ser más positiva.

“En contraste con la crisis expansiva de la zona euro en que se centrarán las conversaciones”, escriben Elizabeth Malion y Simon Romero, “México podrá exhibir 17 años de estabilidad macroeconómica, baja inflación, deuda manejable, una economía abierta y competitividad creciente. El producto interno bruto creció 3.9 por ciento el año pasado, por encima del 2.7 por ciento de Brasil. Y hay signos alentadores para los años que vienen. Nissan, Mazda y Honda anunciaron que abrirán nuevas plantas en México, y hay a la vista nuevas inversiones en industria aeroespacial y electrónica”. (“World Leaders Meet in a Mexico Now Giving Brazil a Run for Its Money”, Junio 18, 2012).

“Las estrellas parecen alinearse para un desempeño económico sobresaliente”, dice un informe de Nomura Securities citado por el diario. “Tiene lugar un lento pero seguro cambio de ciclo”.

Ah, las estrellas.

No hay comentarios.: