junio 28, 2012

Obradorlandia

Francisco Garfias (@panchogarfias)
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Terminaron las campañas. Las expresiones de alivio se multiplicaron. Dos palabras que se escucharon repetidamente ayer hacen evidente el hartazgo ciudadano: ¡Qué bueno!

Fueron 90 días de intenso bombardeo en los medios de comunicación. No habrá más spots de candidatos. No más discursos para enlodar al otro o prometer el paraíso. No más sondeos de opinión.

Entramos en un periodo de reflexión del voto de 72 horas. El domingo por la noche sabremos el nombre del próximo presidente. Leonardo Valdés, consejero presidente del IFE, promete resultados a las 23:45 horas, sin importar el margen.

Todas las encuestas —hasta Covarrubias y Asociados— colocan al candidato de la coalición PRI-PVEM, Enrique Peña Nieto, como puntero en las preferencias electorales.

Pero El Peje las descalifica y repite que tiene una que lo pone tres puntos arriba. Hasta anticipa que su ventaja “se va a ampliar” el primero de julio. ¿Qué encuesta? ¿Quién la hizo? ¿A cuánta gente? ¿Qué metodología se utilizó? Misterio.

Ojalá la tregua dure. El fantasma del conflicto poselectoral nos amenaza. Los cuatro candidatos firmarán un pacto de civilidad este jueves, en el IFE. Pero un papel no garantiza que se reconozcan los resultados oficiales y menos cuando repetidamente se anticipa un fraude. Puro rollo mediático. La ley los obliga a comportarse civilizadamente.

Andrés Manuel López Obrador cerró campaña en el Zócalo. Fue su mejor acto. Movilizó más que ningún otro candidato en la Ciudad de México.

Eran ríos de gente. Una multitud incalculable. Muchos ni siquiera pudieron llegar a la Plaza de la Constitución. No había cupo. Se quedaron en las calles aledañas.

El grito más escuchado en la marcha y en el mitin: “¡Pre-si-dente..!, ¡pre-si-dente..!” El clásico: “Es un honor estar con Obrador…” El grosero: “¡Detrás del copetón, está el puto pelón..!”

Larguísimo discurso. Casi una hora. Reapareció Obradorlandia, un lugar sin pobres, sin grupos marginados, con mejores salarios, sin inflación, con gasolina barata y con un crecimiento anual de seis por ciento. Pero también sin monopolios, sin rechazados en las universidades, sin violencia, sin funcionarios corruptos.

Magia. No subirá impuestos ni se endeudará para hacer realidad las promesas de campaña. No habrá guerra al narco. “El mal —aseguro— no se combate con el mal”, y sí tranquilidad ciudadana.

En el país del Peje basta una administración honesta, acompañada de la baja de salarios de la alta burocracia y la erradicación de los privilegios fiscales para alcanzar las metas trazadas.

Las cuentas alegres, pues.

Está claro que el tabasqueño no tiene la menor intención de irse a La Chingada (hablamos de su finca, por supuesto) si los resultados oficiales no le favorecen.

Destacó la presencia de Cuauhtémoc Cárdenas. Andrés Manuel lo agradeció en su discurso, a pesar de que poco se vio al ingeniero en la campaña del Peje. La relación no ha sido buena. Ni con él ni con Lázaro, el ex gobernador de Michoacán.

El distanciamiento quedó evidenciado cuando el fundador del PRD asistió a la apertura de la campaña de Miguel Mancera. La nota entonces fue que ni siquiera mencionó al tabasqueño.

Aquel día invitó a los ciudadanos a celebrar el triunfo la noche del domingo primero de julio, pero del candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de México quien, según las encuestas, tendrá un día de campo en esa fecha.

Su ventaja es mayor que la de Peña Nieto. ¿Será que no creía en la victoria de AMLO?

El último mitin de Peña fue en la Macroplaza de Monterrey. Ocasión para expresar lo que, a todas luces, le preocupa: que no se reconozcan los resultados oficiales. Pidió a partidos y candidatos una actitud seria, madura y responsable. Josefina lo hizo en Guadalajara. Prometió ser la “sorpresa”. Las encuestas la colocan en tercer lugar, pero ella se siente “más fuerte que nunca” y en espera de la única encuesta que cuenta.

En la SEP celebran la evaluación de la carrera magisterial como si hubiesen ganado la Copa del Mundo. Presume el secretario José Ángel Córdova que nunca antes se había tenido una participación de 73% global. El proceso se completará el próximo 6 de julio, cuando los maestros de primaria que no están inscritos en carrera magisterial se presenten a la evaluación. Los resultados se darán a conocer en septiembre próximo.

No hay comentarios.: