junio 11, 2012

Que no es mesías, sólo apóstol… dijo

Luis González de Alba
La Calle
Milenio

El país está urgido de renovación moral, dijo Miguel De la Madrid. El lema se grabó a fuego en López Obrador, presidente del PRI-Tabasco, y a 30 años, en Tercer Grado de Televisa, se proclama apóstol (sic) para ese cambio moral y se queda tan orondo: el apóstol que guiará a México es él y él y nadie más que él. La soberbia está al dos por uno chez López. “Cuando los dioses quieren perder a un hombre, lo ciegan con soberbia”, dijo algún griego que todo lo dijeron antes. Y lo hacen repetir ad nauseam: “Yo sí tengo autoridad moral”, una, dos, treinta veces en apenas hora y media. Si no lo dices tú, luego quién.

Hay derechos que sólo quienes son más pillos ponen a consulta popular para ocultarse bajo las enaguas democráticas de “lo que diga la mayoría,” y son los derechos humanos. No puede haber leyes válidas para hombre y mujer que no lo sean para dos hombres o dos mujeres. Preguntarlo, cuando sabemos de antemano que la respuesta del “pueblo” es un rotundo no, es artimaña de gobernante que así esconde sus fobias y prejuicios. Ya Morelos, en sus cavernarios Sentimientos de la Nación, exigió: 2. Que la religión católica sea la única, sin tolerancia de otra… 4. Se debe arrancar toda planta que Dios no plantó.

No se puede obligar a todas las mujeres a abortar después del segundo hijo o el primero, como hace China. Tampoco la mayoría puede obligar a una mujer a parir el hijo que no deseó. Eso no se pone a votación. Tampoco el derecho al matrimonio se condiciona según el sexo. La democracia implica respeto a las minorías: son votaciones colectivas y mayoritarias las que en los pueblos indios obligan a los protestantes a abandonar su casa, sus pertenencias y el poblado: una decisión mayoritaria. Y monstruosa.

Vimos a AMLO repetir que no busca el poder por el poder (carcajada)… ¡pero, si desde sus 17 años no ha hecho otra cosa que buscar el poder! Así llegó a presidente del PRI-Tabasco, pidió ser candidato a alcalde de Macuspana por el PRI y esperó hasta el último momento, cuando la negativa fue rotunda, para dejar el PRI vociferando que era corrupto y… etcétera. ¿No lo pudo descubrir antes? Se unió a la campaña de Cuauhtémoc Cárdenas, percibido como seguro vencedor en 1988. Y lo habría sido a no ser por la “caída del sistema” a cargo de Manuel Bartlett, hoy del brazo con López Obrador.

Repitió hasta el sopor su tesis de “la mafia que pone y quita gobernantes”, sin dar un solo nombre, un dato. “Aun si las televisoras tuvieran su candidato y lo favorecieran, la hipótesis de unos ciudadanos televidentes que obedecen ciegamente, hipnotizados, los mensajes televisivos…” es inverosímil, dice Luis de la Barreda en La Razón. Aún peor: es ofensiva para la inteligencia del mexicano: títere de la tele según López y los chavos de la Ibero, cuyo declarado apartidismo logró atraer a todos los profesionales de la protesta: EZLN, Panchos Villa, Antorcha Campesina, SME, maestros huelguistas anuales, causantes directos del peor nivel educativo en los estados más pobres.

La maniobra para quedarse con la candidatura presidencial fue digna de Maquiavelo: el PRD tenía un mejor candidato en Marcelo Ebrard que, sin duda, hoy sería puntero. Entonces le torció el brazo: se hizo nombrar candidato por el PT, creado por los hermanos Carlos y Raúl Salinas de Gortari para aplastar al PRD… y lo consiguieron: con sonrisa torcida, López pudo decir: “Ahora nombren a Marcelo por el PRD y… pasen como los que dividieron a la izquierda, porque yo estoy ya en la boleta electoral por el PT y Convergencia”. Gran maestro de la intriga.

En esa escamocha que los al fin “chavos de la Ibero” no sospechaban, ya tenemos a todos los mencionados profesionales de las marchas y plantones. Y además a los normalistas que exigen plaza de maestro automática, y en ciudad no en un cerro, al terminar su carrera. Luego poder heredar o vender esa plaza. Ya lo hacen.

Los estudiantes de la Ibero, el Tec y otras universidades deberán, en correspondencia por el apoyo, aceptar que, aunque paguen de 75 mil a 90 mil pesos el semestre, sus maestros de Algebra Booleana, Teoría del Estado, Cadenas de Markov, etcétera, podrán vender y heredar su plaza... Todos rabones o todos coludos. Y si el nuevo maestro cree que Booleana se refiere a bules, deberán ser comprensivos: quizá fue un alumno que iba a clase sin desayunar.

QUADRI. Todo voto por Quadri es un remache al partido del Elba Esther. No se lo des.

Novedad: Jacob, el suplantador en eBook: http://www.amazon.com/dp/B0087WMZHO

No hay comentarios.: