junio 07, 2012

¿A quién creerle?

Carlos Elizondo Mayer-Serra (@carloselizondom)
elizondoms@yahoo.com.mx
Reforma

Unas semanas antes de la elección de gobernador de Michoacán discutí con Francisco Abundis, director de Parametría, una casa de encuestas, en un programa de televisión, sobre quién podía ganar la gubernatura. Según yo, podía ganar el PAN, basándome en una encuesta de Reforma, la cual señalaba que iba a la cabeza con 6 puntos de ventaja y subiendo. Francisco me contestó: "Carlos. No les creas". Me pareció que estaba defendiendo sus propias encuestas. Pero tuvo razón. El candidato del PRI le ganó por poco menos de 2 puntos a Luisa María Calderón.

La encuesta de Reforma sobre intención de voto en la elección presidencial publicada el jueves pasado parece indicar que AMLO va a ganar la siguiente elección. Si bien todavía está a cuatro puntos debajo de Peña, el cambio a su favor es tan abrupto y la tendencia hacia arriba tan clara que más de un perredista ya está celebrando su llegada a Los Pinos. ¿Se puede creer en esta encuesta?

Después de mi vergüenza frente a la audiencia de defender una encuesta atípica he optado por creer en el consenso de la industria. Hoy éste es bastante claro. La intención de voto por Enrique Peña está cayendo y aún más rápidamente la visión positiva que de él se tiene. Sin embargo, la ventaja que tiene Peña sigue siendo grande. Basada en la intención de voto efectiva, según la última encuesta de Jorge Buendía, publicada el lunes 4 de junio, la ventaja es de más de 16 puntos, la de Abundis de ese mismo día es de 13 puntos y la de Mitofsky publicada antier es de más de 14 puntos. Hay también bastante consenso de que AMLO ya rebasó a Josefina, pero ninguna otra encuesta trae los 11 puntos que marca Reforma. La de Abundis muestra a AMLO con 6 puntos de ventaja sobre Josefina, la de Mitofsky trae casi 4 puntos de ventaja y la de Buendía poco menos de 2 puntos.

Hay datos extraños en la encuesta de Reforma. Por ejemplo, la intención de voto por el PRI y PVEM para el Congreso es mayor que la intención de voto para su candidato a la Presidencia. La intención de voto en la región centro del país es muy alta para AMLO, siendo que incluye Estado de México.

¿Por qué la encuesta de Reforma está fuera del consenso? Las encuestas pueden divergir porque la muestra está sesgada, es decir, que no representa bien a la población. Esto podría explicar el resultado en la región centro del país, donde la muestra podría estar sobrerrepresentando a la Ciudad de México, precisamente donde el voto para AMLO es alto y creciente.

Otra razón es que se haya utilizado algún modelo para estimar votantes probables, es decir, quienes se estima sí van a votar. En este caso se filtran las intenciones de voto en función de qué contestan los encuestados en otras preguntas. No se sabe si se utilizó un modelo de este tipo.

Otra causa es que se tengan problemas en el levantamiento de los datos. Esto pudo haber sucedido en la encuesta de Reforma en Michoacán, amén de que combinaron levantamiento en hogar con encuesta telefónica.

Las casas encuestadoras no suelen explicar las razones de por qué el voto difiere de forma importante a la hora del sufragio. La explicación fácil y rápida es decir que el votante cambió a última hora.

Leo Zuckermann ha estudiado quiénes han sido más efectivos en predecir el resultado de una elección. Su artículo publicado en Nexos "Quién es quién en las encuestas" concluye que para las distintas elecciones a gobernador del 2010 y 2011 Reforma fue, dentro de las casas que hicieron más de una encuesta, la que más lejos quedó del resultado final. En pasadas elecciones presidenciales tampoco fue muy acertada. En la última encuesta de Reforma publicada poco antes de la elección del 2006, López Obrador iba arriba mientras que en el 2000 el puntero era Francisco Labastida.

La encuesta del jueves de Reforma tuvo un gran impacto. El Financial Times le atribuyó la caída de nuestra moneda. Parece exagerado. Todas las monedas cayeron, algunas más, en los mercados internacionales. Sin embargo, para unos se reavivó el miedo a AMLO y para otros ha regresado la esperanza del cambio verdadero.

Tendrán que pasar muchas cosas de hoy al 1o. de julio para que así suceda si el consenso de la industria es el correcto. Además, el cambio de estrategia de Peña y el de Josefina de confrontar más a AMLO le puede afectar. En el debate de este domingo ya no serán todos contra Peña, como fue en el anterior.

Sin encuestas todo es especulación. Habrá que ver el consenso de las encuestas de la semana entrante. Una golondrina no hace verano. Muchas sí lo hacen.

No hay comentarios.: