junio 05, 2012

Vázquez Mota: peleando a la contra

Héctor Aguilar Camín (@aguilarcamin)
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Como todo político de corazón, Josefina Vázquez Mota tomó las oportunidades que le brindó el azar, no cuando estaba preparada para ellas, sino cuando le pasaron enfrente.

Del perfil escrito sobre ella por Héctor de Mauleón en la revista Nexos, me impresiona sobre todo la paradoja, no infrecuente en gente de poder, de una fortaleza de hierro montada en una aparente fragilidad de cristal.

Josefina trabaja hasta la extenuación, se alimenta del conflicto, es una máquina de hacer lo que tiene que hacer, apenas come, apenas duerme, apenas quita la mirada de lo que trae entre manos, y anda siempre atrás de lo que necesita. Su especialidad es nadar contra la corriente

“--Yo diría que la carrera política de Josefina ha sido fruto de la resistencia —dice su coordinadora operativa—. Siempre ha tenido todo en contra. Unas veces afuera del partido, y otras incluso dentro de éste. Desde hace doce años su vida ha consistido en subir la cuesta”. (nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2102725)

El azar hizo que en el juego de dados del gabinete de Vicente Fox, en el año 2000, faltara una mujer, y que esa mujer fuera la diputada Vázquez Mota, que resultó titular de una cartera que desconocía, la de Desarrollo Social.

La Secretaría de Desarrollo Social fue una gran cuesta desconocida que Vázquez Mota empezó a escalar a tientas y terminó entregando con buenos resultados, seis años después, no sin antes asumir un reto paralelo: la rivalidad de Marta Sahagún, la esposa del entonces presidente.

Sus buenos resultados políticos como secretaria la llevaron al equipo de campaña de Felipe Calderón, donde lidió con la animadversión del círculo íntimo del candidato, para obtener en premio la siguiente cuesta: una Secretaría de Educación Pública tomada por la dirigente magisterial Elba Esther Gordillo.

A media tarea educativa, Vázquez Mota fue retirada del cargo, no sin haber sembrado el principio de la evaluación universal de alumnos y maestros, la mayor asignatura pendiente del sector.

La siguiente cuesta pareció una forma de sacarla de la carrera presidencial: la coordinación de los diputados del PAN. Desde ahí subió la siguiente cuesta, la elección interna por la candidatura presidencial de su partido, que ganó al mismo grupo con que había peleado durante la campaña de Calderón

Ahora está en la recta final de su siguiente cuesta cuyo ascenso arrancó a tientas, como todas las anteriores. No hay en torno a Josefina Vázquez Mota un aparato político del tamaño de su voluntad. Pero su fragilidad es de hierro, y admirable su hábito de nadar contra la corriente.

No hay comentarios.: