julio 24, 2012

España colapsará, sí o sí

Carlos Mota
motacarlos100@gmail.com
Cubículo Estratégico
Milenio

¿Qué pasa si a una persona le da apendicitis? Los médicos le practican una apendicetomía, o sea, se la quitan, y el tipo sigue vivo. ¿Qué pasa si le falla la vesícula? Lo mismo, se la extirpan, y el tío vivirá. ¿Qué ocurre si desarrolla diabetes y se le gangrena la pierna? Adiós pierna. ¿Y si luego le falla el hígado? ¿Adiós hígado? No. It’s over.

España es el hígado del sistema económico global en este momento. Es la cuarta economía de la eurozona y está muy enferma. Grave.

Ayer, todos los signos vitales de España daban cuenta de su agonía económica: se confirmó la caída de su producto interno bruto (que se contrajo 0.4 por ciento); la prima de riesgo se disparó a 632 puntos; y la bolsa acumuló una caída adicional a la del viernes 20. La autoridad bursátil tuvo que prohibir la venta en corto de acciones, tratando de frenar a quienes especulan con la caída de los títulos.

Todo pasa por la dignidad: el gobierno de Mariano Rajoy no quiere solicitar oficialmente un rescate completo de las finanzas del gobierno. ¿Por qué no quiere? Porque se le impondrían condiciones muy severas: recorte dramático de gasto público, y reformas estructurales que flexibilicen aún más los despidos laborales o que alarguen por más años la edad de jubilación. Rajoy ha hecho algunas reformas, pero las que le impondrían desde afuera, en caso de rescate, serían más estrictas.

Agravando la situación están las comunidades autonómicas —equivalentes a los estados de nuestra federación. Ayer se supo que dos de ellas, Valencia y Murcia, requieren 3 mil 800 millones de euros entre las dos para cubrir sus déficits y sus vencimientos de deuda. Asimismo, se quejaron de las condiciones que les impondría el gobierno de Rajoy en caso de que este dinero se los facilitara el gobierno central (cosa que sí ocurrirá).

No hay manera de que España salga adelante de esta crisis bajo el modelo financiero y económico actual —no será suficiente la reunión que sostendrá su ministro de finanzas hoy con su equivalente alemán. Y no hay manera porque España no logra crecer. Si su economía estuviera creciendo, podría pensarse en que hay materia prima para configurar la acumulación de recursos para pagar deudas. Pero no está creciendo.

No hay comentarios.: