julio 16, 2012

Uno, y sus cuatro ex…

Enrique Aranda
De naturaleza política
Excélsior

El presidente Calderón encontró ya, en los últimos ex dirigentes del PAN, a sus principales aliados para lograrlo.

Urgido, como muchos otros, por dejar atrás el debate sobre las causas que propiciaron la debacle electoral del pasado 1 de julio de la que fue protagonista indiscutible, y empeñado en definir e imponer orientación y tiempos —y hacerse con el control, obviamente— del proceso que, según sus propias palabras, deberá propiciar la refundación desde sus cimientos del partido del gobierno, el presidente Calderón encontró ya, en los últimos ex dirigentes de Acción Nacional, salvo Manuel Espino, a sus principales aliados en el logro de tales propósitos.

Apenas conocerse el contenido de la petición del jefe del Ejecutivo y otros, como él, cuatro ex dirigentes enviaron respuesta a Gustavo E. Madero con la intención de acelerar tiempos y forzar la realización de una Asamblea Nacional Extraordinaria antes de la terminación del año, “de ser posible”, y más de uno entre quienes acreditan a aquél, y a los suyos, “una buena parte” de la derrota, decidieron cerrar filas para evitar presiones que “evidencian la pugna que hoy existe por el control del partido y su futuro”.

Y esto, porque si bien nadie al interior del PAN escatima aprecio y reconocimiento a la persona y el liderazgo, en su momento, de un personaje como Luis H. Álvarez, e incluso al reciclado —el fallido candidato a gobernador— ex embajador Luis Felipe Bravo Mena, pocos en verdad ponen en duda que gestiones como la de Germán Martínez o, peor, la de César El Impuesto Nava Vázquez, más que aportar al fortalecimiento partidista contribuyeron a gestar las condiciones que derivaron en la catástrofe que les relegó a una tercera posición y, en poco más de cuatro meses, le obligará a devolver al priismo la emblemática residencia oficial de Los Pinos que, hace apenas 12 años, ellos mismos lograron arrebatarle.

Así las cosas, entonces, y a la luz de las múltiples pujas que, pública o de manera encubierta se suceden hoy por el control de Acción Nacional, es que resulta pertinente destacar que, si bien el futuro del otrora partido está hoy literalmente “en el aire”, no lo está tanto como para pensar en una refundación desde sus cimientos… aunque sí lo que la corriente más institucional ha identificado como un replanteamiento que no deberá ignorar la recuperación de principios y valores perdidos en el ejercicio, o al amparo del poder.

Antes del 11 de agosto, pues, las noticias serán pocas… aunque no las acciones a realizar de cara a la sesión del Consejo Nacional que, en su caso, tendrá la responsabilidad de definir los qués, cuándos y cómos del panismo futuro.

Asteriscos

* Más temprano que tarde, como advertimos con toda oportunidad, los jóvenes y no tan jóvenes activistas del movimiento #YoSoy132 evidenciaron sus intereses y propósitos que poco o nada tienen ya que ver con aquellos que exhibieron al nacer, pues sólo subsisten su antipeñismo y su fobia hacia los medios electrónicos, particularmente Televisa. Ahí van…

Veámonos el miércoles, con otro asunto De naturaleza política

No hay comentarios.: