agosto 09, 2012

La decisión de Calderón contra Joaquín Vargas

Carlos Mota
motacarlos100@gmail.com
Cubículo Estratégico
Milenio

Dura la decisión final del presidente Felipe Calderón —materializada ayer a través del secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Dionisio Pérez-Jácome— para retirarle a MVS, la empresa de Joaquín Vargas, las concesiones de la banda de 2.5 ghz.

Recuérdese que estas concesiones no estaban siendo utilizadas, pero tienen alto potencial para brindar internet móvil de banda ancha. Las concesiones estaban en un limbo: por un lado sin utilizarse y por otro sin recibir el refrendo de parte de la autoridad para que el concesionario (MVS) siguiera teniendo potestad sobre ellas. En marzo del año pasado, la empresa de Joaquín Vargas propuso la formación de un consorcio que invertiría millones de dólares para montar la infraestructura para explotar este pedazo del espectro radioeléctrico. En él habría participación de empresas como Intel, Clearwire y Alestra.

El gobierno no quiso aceptar esa propuesta. A cambio, se dilató en esa negociación y ha resuelto, ayer, retirarle las concesiones no utilizadas a esta empresa. “Rescatarlas”, dijo Dionisio Pérez-Jácome.

Afirmó Pérez-Jácome que esa banda se reordenará completa (“todas las concesiones”) y aclaró que el gobierno indemnizará a los concesionarios que tengan derecho, y justificó la acción aludiendo a que los usuarios necesitamos mejoras en velocidad y costos en telecomunicaciones. Dijo Dionisio: “En México tenemos 11 operadores con 68 concesiones vigentes en la banda de 2.5 ghz, que van desde operadores con una concesión hasta MVS Comunicaciones, con 42 concesiones vigentes”.

El gobierno de Calderón se está armando con un activo muy valioso al rehacerse de este espectro. Es un arma de negociación con la industria sumamente poderosa. Esta banda, junto con las dos cadenas de televisión de pronta licitación, y quizá alguna decisión más para concesionar más estaciones de radio, constituyen las cartas fuertes del gobierno para el último tramo del sexenio.

Lo interesante será ver qué hace con la banda (la SCT dice que todos los concesionarios podrán participar en la nueva etapa, ya reordenado el espectro), a qué precio, y quién se queda con el espectro… si es que le da tiempo de hacerlo antes de que termine el sexenio.

No hay comentarios.: