septiembre 26, 2012

Por qué votamos como votamos

Julio Serrano
Apuntes financieros
Milenio

Muchos de los análisis de la elección presidencial se han concentrado en el perfil de los votantes. Pocos en su motivación. La razón es que existe escasa información al respecto. Esto es una pena, ya que es importante conocer mejor cómo los mexicanos seleccionamos a nuestro presidente.

Alduncin y Asociados recién levantó una encuesta que contribuye a entender dicha motivación. La encuesta tiene sus limitaciones, en particular que se realizó solo en el Distrito Federal, lo que dificulta extrapolar los resultados a escala nacional. Aun así la información que arroja es interesante.

En primer lugar, la encuesta reitera el poder de la televisión sobre los votantes. Casi 100 por ciento de los encuestados se informó sobre la elección presidencial por este medio, un porcentaje muy superior al que lo hizo a través del radio, los periódicos, las redes sociales o las revistas. Este dato era de esperarse dada la penetración de la televisión en el país. Lo sorprendente es que la mayoría de los encuestados le concede a la televisión un grado de confianza y credibilidad superior al que le otorga a los otros medios de comunicación. Por lo visto, con todo y el movimiento #YoSoy132 y las diversas críticas que han recibido, las televisoras mantienen un altísimo grado de credibilidad ante los mexicanos.

Pese a la fuerza de las televisoras, una tendencia interesante que mostró la encuesta fue la creciente relevancia de los medios electrónicos. Internet y redes sociales como Twitter y Facebook figuraron ya como factores relevantes en la decisión de los electores. Es de esperarse que su importancia continúe creciendo conforme se amplíe su penetración en la población.

A la pregunta de qué factores influyeron en su decisión de voto, la respuesta más común entre los encuestados fue el deseo de un cambio. Otros factores como los argumentos y razones de los candidatos resultaron secundarios. Después de 12 años del PAN en el gobierno, parece evidente que la gente quería algo nuevo.

Otro dato del estudio que llama la atención es que más de 85 por ciento de los encuestados no cambió su intención de voto a causa de las campañas políticas. En otras palabras, que los miles de millones de pesos que se gastaron los partidos afectaron a menos de 15 por ciento de los votantes. La gran mayoría tenía claro por quién votaría mucho tiempo antes de la elección. De los que sí cambiaron su intención del voto, los elementos que más influyeron en su decisión final fueron las propuestas de los candidatos y los debates. El carisma de los candidatos tuvo mucho menos impacto.

No hay comentarios.: