octubre 04, 2012

Liderazgos y partidos

José Woldenberg
Reforma

Por lo menos cuatro candidatos presidenciales lograron adhesiones considerables para después evaporarse en el aire. Vasconcelos (1929), Andrew Almazán (1940), Padilla (1946) y Henríquez Guzmán (1952), vieron cómo su fuerza se disolvía por carecer de una organización que les diera permanencia. Los tres últimos se escindieron del "oficialismo" pero a pesar de su arraigo no pasaron de ser fenómenos coyunturales.

Son los partidos, a pesar de todo, los que han modelado parte fundamental de la vida política del país, y sus respectivos alumbramientos siempre estuvieron ligados a algún líder relevante y con visión.

En 1929 se funda el Partido Nacional Revolucionario a iniciativa de Plutarco Elías Calles. Como se sabe, el movimiento armado dio pie a una constelación de caudillos militares, "hombres fuertes" y multiplicidad de partidos, que ante cada momento electoral tenían el impulso de resolver la sucesión con las armas. A lo largo de la década de los veinte se sucedieron diferentes levantamientos, luego de los cuales la facción vencedora formalizaba su triunfo en las urnas. El presidente Calles, luego del asesinato de Obregón (presidente electo), entendió el momento, y llamó a la construcción de un partido que reuniera a todos los revolucionarios; se trataba, dijo, de pasar de la época de los caudillos a la de las instituciones, y vaya si lo logró. El PNR se transformaría en un partido de "sectores" en 1938, para dar paso al de la Revolución Mexicana; y después, en 1946, se transformaría en el PRI, un partido que lo ha sido todo: de masas, omniabarcante, hegemónico y hoy, luego de la transición democrática, un partido entre otros. Permanente, ni duda cabe.

En 1939 se crea el PAN. Es Manuel Gómez Morin su forjador. Había sido director de la Escuela Nacional de Jurisprudencia, presidente del Consejo del Banco de México y rector de la Universidad. Abogado y funcionario reconocido. Su participación al lado de José Vasconcelos lo había convencido de la necesidad de trascender a las figuras carismáticas para dar pie a organizaciones permanentes, con un programa, capaz de formar cuadros y modificar la "conciencia" de los ciudadanos. Contrario a la política desplegada por el gobierno de Cárdenas es el impulsor número uno de la creación del PAN y su primer presidente (1939-1949). El PAN nació como un partido testimonial hasta convertirse en una organización capaz de disputar de tú a tú las más diversas posiciones. Ocupó el flanco derecho del espectro político.

En 1948 nace el Partido Popular impulsado por Vicente Lombardo Toledano. Al igual que Gómez Morin es un estudiante destacado y ambos conforman el grupo llamado de los "siete sabios". Sindicalista, encabeza los esfuerzos por crear una central nacional de los trabajadores que desembocará en la construcción de la Confederación de Trabajadores de México (CTM, 1936), de la que con posterioridad será expulsado. Influenciado por el marxismo transforma al PP en el Partido Popular Socialista en 1960; ocupa el flanco izquierdo y paulatinamente se acerca más a las posiciones del PRI. En 1958, 1964, 1970, 1976 y 1982 apoya a los candidatos presidenciales del tricolor. En 1968 fallece Lombardo Toledano, pero el PPS seguirá con su existencia marginal pero institucional. Apoya la candidatura de Cárdenas en 1988, como parte del Frente Democrático Nacional, pero cuando el Ingeniero llama a la constitución de un nuevo partido, decide continuar por su parte. Perderá su registro en 1997 cuando no logra obtener ni el 2 por ciento de la votación nacional. Nació como un partido testimonial, luego se volvió un "satélite" del PRI, tuvo una etapa de independencia y finalmente sucumbió. Fueron casi 50 años los que se mantuvo en las lides electorales.

En 1989 el ingeniero Cárdenas llama a construir un nuevo partido. Luego de encabezar la Corriente Democrática dentro del PRI que critica tanto la conducción económica del país como el método para nombrar candidato a la Presidencia, rompe con el tricolor y su candidatura es arropada primero por tres partidos (PPS, PFCRN y PARM) a los que se suma el PMS. Aquella elección (1988) resulta realmente competida, pero la suma de los votos se realiza sin el menor control y las cifras son maquilladas. Ello desata una masiva movilización que demanda limpiar la elección. No sucede, y el Ingeniero convoca a crear un partido. De los cuatro que lo lanzaron en 88, solo el PMS acepta la invitación, y el PRD nace como una convergencia entre la CD y un archipiélago de organizaciones de izquierda. El PRD tiene ya 23 años, ha gobernado varios estados y el DF y es sin duda el más importante partido de la izquierda mexicana.

Hoy, Andrés Manuel López Obrador, al parecer. llamará a construir un nuevo partido. Tiene a favor un marco constitucional y legal propicio para su desarrollo además de una base social importante. En contra, se topará con un sistema de partidos establecido y un flanco izquierdo en el que tendrá que competir con otras agrupaciones.

No hay comentarios.: