noviembre 30, 2012

Sin pacto por México

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

No se iniciará el sexenio de Enrique Peña Nieto con el Pacto por México firmado por los partidos y quien será desde mañana el jefe del Ejecutivo. Lo anunciaron así, de súbito, el miércoles por la tarde. Después de la cancelación del evento que habría de realizarse en Querétaro, vinieron las preguntas: ¿Pues qué no ya estaba todo listo y aceptado? ¿Qué fue lo que pasó?

Y es que en un mundo paralelo, tendría que haber sido firmado con el mayor de los entusiasmos por los partidos políticos y la nueva cabeza del Gobierno federal, pero se convirtió, en contraste, en ese hueco que ha dejado ver las condiciones que se respiran al interior de cada grupo, de cada partido. Los huecos de la oposición que, al parecer, no se ha terminado de asumir como tal.

El PRD es quien ha quedado más evidenciado. Las ya claras, clarísimas, pugnas que se observan, lo muestran como un partido sumamente dividido. Las declaraciones de Jesús Zambrano y las reacciones del grupo que dentro del perredismo lidera Dolores Padierna son algunas de las varias razones por las que se dio la cancelación del Pacto.

Que si se compromete o no la reforma energética, que si guiña el ojo a las concesiones que deberán otorgarse en los próximos años, en fin. La serie de compromisos que, según las buenas intenciones, abarcará dicho pacto, parecen no convencer a quienes dentro del PRD coinciden con la lectura que parece más venir del interior de Morena. O sea, quién sabe para quién estén maniobrando o por qué tanto lío.

Lo cierto es que el PRD, muy a pesar de que Zambrano como cabeza del partido se ha contenido en sus declaraciones y asegura que la firma se dará nada más que resuelvan las diferencias, pues es a sus militantes, aquellos que desean la firma del pacto, y no a aquellos que entorpecen la negociación a quienes deben escuchar. A ver quién gana.

Y el PAN tampoco queda mejor, y es que su división interna también queda evidenciada, aunque no del mismo tamaño que la de los amarillos. Lo cierto es que al partido parece no estarle cayendo el veinte de que desde mañana serán un partido opositor y no el del presidente. Madero, por un lado ocupándose de la firma del Pacto, y los panistas por otro, proponiendo quién debería escoger al titular de Seguridad Pública; cada uno por su lado.

Ha sido el PRI quien ha quedado mejor parado en este lío. Luis Videgaray, como cabeza del equipo para la transición, y Miguel Ángel Osorio Chong, anunciaron la cancelación de la firma, no por falta de compromiso del nuevo gobierno, sino para darle oportunidad a quienes serán su oposición de que terminen de ponerse de acuerdo entre ellos y a su interior. Incluso han dicho que mientras eso sucede, buscarán que más fuerzas políticas se sumen al llamado del Pacto. Han operado con mucha más sensatez política y eso dice, y dice mucho, de cómo es que cada grupo llega al 1 de diciembre. Y es que si la firma del Pacto por México no se dio antes de mañana (y sigue sin tener fecha) fue por falta de claridad dentro de una oposición que ya debería estar lista para el inicio del nuevo sexenio.

No hay comentarios.: