diciembre 07, 2012

Josefina con Peña

Ana Paula Ordorica
Brújula
Excélsior

Dijo que será vigilante de que se cumplan las promesas de campaña y los anuncios que dio a conocer ese día el Presidente

Cuando entró Josefina a Palacio Nacional el sábado 1 de diciembre, los ojos de los mil 500 invitados voltearon a verla.

Cuestionada sobre la razón que la llevó a decidir estar presente en el discurso de toma de protesta de Enrique Peña Nieto, su contrincante en la elección presidencial, Josefina nos respondió, a mi compañero de Frente al país, Pablo Hiriart, y a mí, que nunca tuvo duda de estar ahí.

Su decisión fue para mostrar que acepta las reglas del juego de la democracia. Reglas que utilizó antes, durante y después de la campaña. Algo que quien quedó en segundo lugar de la contienda, Andrés Manuel López Obrador, no ha hecho.

AMLO ha jugado bajo las reglas de la democracia, antes y durante la campaña presidencial… a veces. Después de la noche del 6 de julio, su postura ha sido la denuncia de una campaña fraudulenta por la compra de votos y la movilización en las calles.

El sábado 1 de diciembre no fue la excepción. Desde el Ángel de la Independencia repitió el mismo mantra de cada elección que ha perdido: la mafia nos robó el poder.

Con ese antecedente y ante un escenario político que nos tiene a los mexicanos prácticamente divididos en tres, la postura demócrata de Josefina Vázquez Mota es importantísima.

Más aún porque ella misma aclaró que su presencia en Palacio Nacional no representa un cheque en blanco. Josefina dijo que será vigilante de que se cumplan las promesas de campaña y los anuncios que dio a conocer ese día el presidente Enrique Peña Nieto.

“Seré una voz que señale aquello que me preocupe”, dijo Vázquez Mota.

Josefina vuelve a la palestra política porque tiene que responder a los 12 y medio millones de votos que recibió. Doce y medio millones de personas que no supieron prácticamente nada de su candidata tras la elección y hasta este sábado.

La candidata del PAN había estado desaparecida del escenario político. No había acudido ni a eventos de su partido, aun cuando a uno de ellos trascendió que había sido convocada personalmente por quien todavía era primera dama, Margarita Zavala.

¿La razón? Josefina recordó y decidió aplicar una frase que le dijo el ex presidente de gobierno español, Felipe González: de lo más difícil en la política suelen ser los silencios, aun cuando hay momentos en donde los silencios son más fuertes que las palabras. Los silencios contribuyen y suman a construir un escenario más favorable.

“Yo opté por la prudencia; por un silencio activo. No he dejado de trabajar. Mi silencio fue por convicción para contribuir a un escenario de transición institucional. Yo decidí estar en Palacio Nacional; otros en las calles”, nos dijo firmemente Vázquez Mota.

Apostilla: Lo mejor fue una pequeña risa que soltó cuando se le preguntó no por los que la apoyaron ni por los que no votaron por ella, sino por una subcategoría: aquellos que votaron por ella, pero que no la apoyaron en la campaña presidencial.

No hay comentarios.: