enero 18, 2012

La polémica entrevista de Josefina Vázquez Mota en Frente al País



La entrevista posterior al debate





La aclaración




De luto la conservación nacional

Marielena Hoyo Bastien
producciones_serengueti@yahoo.com
Animalidades
La Crónica de Hoy

Escribo estas líneas todavía con la boca seca, tras los delicados e irremediables acontecimientos a los que este miércoles hago referencia y que de principio no pude creer. De ahí que retuviera la información hasta ahora. Y es que me resulta inexplicable que lejos de haberse levantado el tremendo escándalo que correspondería a uno de los delitos ambientales más graves que hemos padecido recientemente, los hechos hayan sido ocultados, tratándose como es, de la matanza, por atropellamiento de uno y envenenamiento de otros 3 ejemplares, de la familia compuesta por los 5 lobos mexicanos (Canis lupus baileyi) que recientemente fueron liberados dentro de territorio sonorense. Por supuesto que obra ya una denuncia penal interpuesta ante la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra el Ambiente y Previstos en Leyes Especiales de la Procuraduría General de la República (PGR), y que la averiguación previa está incluyendo puntuales seguimientos, sin embargo, es de llamar la atención, insisto, que el evento se esté manejando a tan bajo perfil, y tanto por parte de las autoridades ambientales (Secretaría de Medio Ambiente y Recurso Naturales-Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas-Dirección General de Vida Silvestre) como por Naturalia, A. C., la organización civil que impulsó, y que me da la impresión de que aunque alguna vez y ya tenía que ser, igualmente precipitó la reintroducción de los ejemplares a vida libre, en un afán de coronar un gran primer esfuerzo regresándolos a su hábitat, aunque sea a una pequeña parte de las amplias regiones a las que históricamente pertenecieron, siendo como son, una especie ya extinta del medio silvestre, pues solamente quedan pequeños grupos bajo cautiverio, tanto en los Estados Unidos de América como aquí en nuestro país, no siendo en total más de 400 los individuos con los que se juega la supervivencia de la subespecie más pequeña de lobo gris a la que se trató de erradicar a mediados del siglo pasado, todo, porque el lobo siempre ha sido el malo del cuento.

Me preocupa que dentro de la poca información que he podido recavar extraoficialmente, no haya quien me asegure que ya se llevó a cabo el rescate de la hembra alpha, ahora sola a merced de los infames que mataron a su familia, porque dejarla así, con todo y estar monitoreada gracias a que porta un collar de telemetría, sería sentenciarla a una muerte segura dado lo que pasó, cómo pasó y porque pasó, y porque siendo lobo necesita de un grupo… se dice que piensan aportarle un macho, pero…

Habría qué reforzar primero un compromiso serio y formal con los rancheros de la zona, hasta convencerlos plenamente de las bondades de la presencia del lobo en sus tierras, pues por ahí me dijeron que de 4 propietarios de ranchos con los que se habló para ubicar dentro de su finca a los 5 magníficos —una pareja adulta y tres hijos juveniles— sólo uno se manifestó abierto colaborador para esta histórica liberación. De ahí que observe una precipitación… ¿de quién o quiénes y por qué o para qué?... son respuestas pendientes para evitar más sacrificios devastadores de estos pobres animales, criados en origen seleccionando cuidadosamente a los padres para evitar a lo posible la consanguinidad… cuidados posteriormente en su desarrollo con amplio esmero y amor para lograr conformar una pareja que a pronto diera cachorros… y una vez todos integrados, reeducarlos con miras a desvincularlos de los humanos y para enseñarlos a cazar y sobrevivir en el medio silvestre, asunto que llevó más de dos décadas, que se dice fácil, pero esfuerzo que fue terminado en menos de lo que canta un gallo, ya que del 11 de octubre pasado en que se soltó a los animales, para diciembre ya los habían terminado. Además, he de contarles que al mismo tiempo en que se preparaba a esta familia, dentro de un predio ubicado en Nuevo León y preparado ex profeso para el propósito, hubo de localizarse EL LUGAR, buscando que tuviera suficiente extensión, vegetación adecuada y sobre todo presas apropiadas y que estuviera lejos de cualquier comunidad humana y de sus hatos ganaderos para evitar conflictos, lo que de nada sirvió porque aún prevenida la posibilidad de que se atentara sobre los animales, a decir de otras malas experiencias al otro lado de la frontera, por lo visto nunca se sintió tan factible de suceder en México. ¿Soberbia? A saber.

Me comentan que el fiscal que tiene a su cargo el caso por parte de la PGR tiene muchos años de experiencia, pero que más que eso, de compromiso hacia la materia. No conozco a José Ricardo Rodríguez Soria, pero por sus antecedentes espero que más pronto que rápido encuentre a los verdaderos ecocidas, a los que sin duda ni piedad deberá imponérseles la máxima sanción que la ley previene para un caso tan dramático, ya que además de una alta pena pecuniaria, el castigo puede incluir hasta 9 años de prisión. Por lo demás, estoy al tanto de que por su parte el Dr. Hernando Guerrero, titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, está muy atento al asunto, lo que cierra pinza, pero con todo, esperamos también que se suelte información precisa, y que para la siguiente liberación no se guarde tanta reserva, sino más bien todo lo contrario, con el fin de que los animales queden protegidos por toda la sociedad, que a fin de cuentas somos quienes a través del pago de impuestos financiamos cualquier programa oficial, y por lo tanto NO SE NOS DEBE OCULTAR NI MINIMIZAR NINGÚN DATO, MENOS UNA LIBERACIÓN TAN IMPORTANTE que, incluso, debió ser anunciada con bombo y platillo por el mismísimo presidente Felipe Calderón. Sí… a ese nivel. O de menos, acompasada por el secretario Juan Rafael Elvira. Esa magnitud merecía la reintroducción de los lobos, lo que de suyo hubiera sido básico para protegerlos.

EN OTRO ASUNTO… ¡qué ignorancia la del cantante Emmanuel!, dizque interesadísimo en la materia ecológica y hasta regañón acomedido por ello. Alguien pudiera informarle de mi parte a qué municipio pertenece Holbox, y que el tiburón ballena es un pez, el más grande del Planeta por cierto, y no un mamífero marino como lo refirió recientemente durante una entrevista con mi estimado Joaquín López Dóriga, quien por cierto tampoco dio color con las barbaridades del citado, y…

Termino refiriendo OTRO GOL PARA LOS ZOOLÓGICOS CAPITALINOS, con la llegada de una pareja de pandas gigantes, el pasado lunes, a Francia, donde permanecerán por 10 años. ¿Y nosotros apá? Harto viaje de Pepe Bernal a la República Popular China y nuestras panditas pasando sus últimos años en soltería.

Como siempre, me despido dejando a disposición mi correo electrónico para lo que se ofrezca: producciones_serengueti@yahoo.com

Peña Nieto: en busca del regreso

Mauricio Merino
Investigador del CIDE
El Universal

Varias veces había leído y escuchado que Enrique Peña Nieto no hacía más que repetir palabras de otros y leer notas previamente redactadas. Que era como el jardinero con suerte personificado por el inolvidable Peter Sellers: un producto puro del aparato político que le rodea, sin ideas propias, ni posturas definidas, ni capacidad alguna para elaborar conceptos que no estuvieran ya en un guión prefabricado. Pero no es así: tras escucharlo en el foro organizado por EL UNIVERSAL, caí en cuenta de que sus convicciones por el presidencialismo fuerte, por las mayorías absolutas, por el pragmatismo del poder y por el ejercicio de la autoridad encarnada en un solo individuo son tan suyas como auténticas. Quizás Peña Nieto sea un títere del aparato que promete llevarlo hasta Los Pinos, pero su vocación es la del titiritero.

En esa reunión no hubo notas, ni tarjetas, ni preguntas estudiadas de antemano, ni asesores susurrándole al oído. Lo que dijo y respondió salió, literalmente, de su ronco pecho: su fascinación por la eficacia del viejo presidencialismo —la mejor tradición de la política mexicana, según su parecer, que en su opinión no sólo podría ser recuperada sino que debía ser el propósito de cualquier reforma política futura— es tan sincera como la contradicción que él observa entre la pluralidad y la eficacia. No son ideas elaboradas sobre los manteles de una conversación sino el producto de una trayectoria bien sedimentada en su experiencia mexiquense. Tanto como la idea según la cual las minorías deben tener un sitio propio, pero no hasta el punto de impedir que una mayoría absoluta —aun sobrerrepresentada— asuma el control de los poderes federales y sea capaz de tomar las decisiones políticas fundamentales.

No es cosa fácil conciliar ese argumento con el aprecio y aun la admiración que dice sentir por la mudanza democrática que vivió México al final de los 90, pues entre sus palabras resulta imposible distinguir entre el rechazo a la pluralidad como causa inevitable de la ineficacia del gobierno y el menosprecio por el nuevo régimen político de México. Dice que es partidario de la democracia, sí, pero es obvio que no se refiere a la que ya tenemos sino a la que había cuando gobernaba el PRI con mayoría absoluta. Desde ese mirador, con la sartén cogida por el mango, no duda en aceptar la participación política de la sociedad civil a través del plebiscito, del referéndum, de las candidaturas independientes, de las iniciativas ciudadanas o de cualquier otra figura que convoque a la gente a la política, siempre que la premisa sea la del control gubernamental por una sola fuerza partidaria —o por una coalición electoral prefabricada—. Como en los viejos tiempos, cuando Jesús Reyes Heroles concibió una reforma para abrir las puertas del régimen hermético a las minorías, pero sin poner en riesgo el gobierno de la mayoría.

Su leit motiv es la eficacia: un gobierno capaz de asumir compromisos y ofrecer resultados sin más reparo que su capacidad de ejecución. Ése es también el argumento principal de su campaña, como en el gobierno del Estado de México. Como si la voluntad del presidente de veras fuera (o pudiera ser) la representación unívoca de las voluntades de los mexicanos —con excepción de quienes porfían en quedarse atados a las minorías—, o como si las decisiones emanadas de Los Pinos gozaran de licencia para ejecutarse sin más obstáculo que la pluralidad. La visión de Peña Nieto es que la democracia ha perdido credibilidad y afecto entre los mexicanos por la ineficacia de la pluralidad. Es como decir que la democracia ha sucumbido por el hecho de ser democrática. Así que ofrece salvarla de sí misma: una democracia sin pluralidad (aunque con alguna representación testimonial de las oposiciones), pero eficaz.

Pero creo que lo más relevante no son esas ideas, sino su convicción sincera de que pueden ser llevadas a cabo. Peña parece estar seguro de que un resultado electoral como el que predicen las encuestas (hasta ahora) le alcanzaría para gobernar prácticamente solo y trocar así la pluralidad por la eficacia. Es evidente que no ha cobrado conciencia de que eso es imposible. No sólo se equivoca cuando dice que las minorías han estado sobrerrepresentadas en los poderes federales —cosa falsa al menos desde 1997—, sino que comete un error técnico cuando opina que una sola elección, por abultada que fuera, bastaría para revocar el pluralismo que hoy tenemos y reconstruir el viejo presidencialismo. Y qué bueno que se equivoque, pues, si pudiera, seguro lo haría.

#STOPSOPA

Diego Beas (@diegobeas)
ruta66@diegobeas.com
RUTA 66
Reforma

SOPA y PIPA. Son los acrónimos de dos de las propuestas de ley más importantes ahora mismo en el Congreso en Washington. Dos borradores que, de convertirse en ley, cambiarían la estructura económica del país y restringirían de manera importante la forma en la que se comparte el conocimiento.

SOPA (Stop Online Piracy Act) es la versión de la Cámara de Representantes; PIPA (Protect IP Act), la del Senado; en conjunto se pueden caracterizar como la ofensiva más agresiva a la fecha de un grupo de industrias de la vieja economía que buscan recobrar a cualquier precio el control que la irrupción de Internet les arrebató. Las Majors (los intereses del cine), las cadenas de televisión, las compañías de cable, grupos con intereses en la prensa impresa, son algunos de los gremios que han presionado en las instancias más altas de Gobierno para que se legisle y restrinja el tema.

No se recuerda una ofensiva tan concertada en esta materia desde comienzos de la década pasada, cuando las discográficas, aterradas por la aparición de servicios como Napster, centraron su estrategia de disuasión en perseguir judicialmente -con demandas multimillonarias- a adolescentes y madres solteras que habían descargado contenidos en línea. La estrategia fracasó; y diez años después, la distribución (legal) de música no solo está a la alza, la controla una compañía que no tenía relación con ese mundo pero que se dedicó a innovar.

Así que, una nueva ley para desincentivar las descargas y proteger la propiedad intelectual. Tiene sentido, ¿no? Pues no. SOPA y PIPA son mucho peores que la ofensiva pasada. Lo son porque buscan dotar al sistema judicial de la capacidad para cerrar páginas y bloquear el flujo de información en casos en los que se sospeche se infringen derechos de propiedad intelectual. En su redacción actual se podrían cerrar páginas tanto en casos en los que se oferta directamente material ilícito o simplemente por ser referenciado (es decir, cualquier página que enlace a ellos). Es el uso de la propiedad intelectual como arma arrojadiza para mantener prerrogativas. Wikipedia, entre miles de sitios más, dejarán de funcionar durante toda esta jornada en gesto de protesta.

La cuestión, dice Rebecca MacKinnon, experta en censura y seguridad de la red, "es quién y cómo se decide qué constituye una violación a la propiedad intelectual; si se crea una lista negra de sitios a nivel nacional (en esencia lo que haría la legislación en cuestión) se estaría instalando un mecanismo de censura que es prácticamente idéntico, técnicamente, a los métodos utilizados por Gobiernos como el chino o iraní".

En la era de las redes, cuando buena parte de la comunicación, el conocimiento, e incluso el debate político de una sociedad tiene lugar en una infraestructura como Internet, la restricción o, peor aún, cortar directamente el acceso a partes de la red es un asunto de máxima gravedad.

La Casa Blanca lo entiende y por ello publicó en días recientes una carta en la que retira el apoyo del Ejecutivo y pide a los legisladores que trabajan en las dos propuestas comenzar de nuevo. "Aunque creemos que la piratería en línea es un problema serio que requiere acción legislativa", afirma la carta, "no apoyaremos ninguna medida que restringa la libertad de expresión, aumente los riesgos de delitos cibernéticos o frene la dinámica de innovación global de Internet".

Entre líneas, lo que dice esta frase es mucho más de lo que aparenta -además de poner sobre la mesa el veto presidencial-. Constituye toda una declaración de intenciones sobre el debate que viene. El debate sobre cómo se redefinirán (políticamente ) conceptos que la ubicuidad de la red ha dejado viejos. Libertad de expresión, valor del trabajo, censura, propiedad intelectual, innovación, entre varios más.

La competencia -o falta de competencia- política para abordar estas redefiniciones será clave. Y el tema no solo compete a Estados Unidos. Los países que con ingenio y visión de largo plazo que privilegien en sus legislaciones las dinámicas del nuevo entorno digital, tomarán un impulso; los que prefieran defender el antiguo modelo y proteger los intereses de la vieja industria, se dispararán un tiro en el pie.

El debate de los azules

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Vázquez Mota, Cordero y Creel comenzaron a sacar las armas que han debido mostrar desde que el proceso comenzó

En 18 días, los panistas se jugarán la candidatura presidencial. Su proceso de elección ha resultado por demás lento, y también un tanto torpe. Lo hemos escrito aquí. La ventaja que les resultó al PRI y al PRD irse con candidatos únicos, es irrefutable. Aun así, y con lo cercano que está el día de la decisión, Acción Nacional se obliga a una elección correcta, que no vaya por cariños, porque esos electoralmente no son rentables ni competitivos.

Y, con esa premisa, pensamos que el debate de ayer logró poner a los precandidatos en perspectiva. Atrás dejaron las provocaciones, que no hicieron a un lado ni en Navidad, y aunque casi todo el debate se percibió como una larguísima lectura de aciertos durante los gobiernos panistas, al mando de Fox y Calderón, respectivamente, Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero y Santiago Creel comenzaron a sacar las armas que han debido mostrar desde cuando el proceso comenzó, en lugar de los raspones que quisieron ponerse unos con otros.

Se le vio a los tres hablando de sus fortalezas, las mismas mostradas mientras estuvieron en la función pública en sus respectivas dependencias y en sus correspondientes años.

Cordero habló de la importancia de una economía capaz de soportar los grandes temblores financieros en el mundo, como ese que, según anunció ayer la ONU, se avecina. Y lo dijo pensando, claramente, en aquello que ha sido reconocido incluso por el Fondo Monetario Internacional, sobre el “blindaje” y las decisiones que en materia económica se han tomado en los últimos años. Decisiones todas de la Secretaría en la que despachó Ernesto Cordero.

Josefina Vázquez Mota hizo lo mismo, aunque aprovechó muy bien la ventaja evidente de ser la puntera en las encuestas. Se sabe rentable, competitiva, para enfrentar a Peña Nieto y a López Obrador, y así lo dijo. Vázquez Mota conoce su ventaja, la misma que le da ser la aspirante más progresista en el interior del PAN. Lo sabe y se aferra a esa ventaja que aparece en todas las encuestas.

Lo hizo también Santiago Creel cuando afirmó que, durante su paso en la Secretaría de Gobernación, no se habían presentado muertes como durante este sexenio. Aunque dudamos que ésta haya sido una declaración afortunada, son gobiernos panistas, al final de cuenta.

El PAN comienza así la última parte de su largo proceso para elegir a quien los representará en la boleta electoral el primero de julio. Quieren seguir en Los Pinos, pero deben tener muy claro que, para entrar a una pelea que tiene ya a dos candidatos listos desde hace tiempo, deberá enviar a su posibilidad electoralmente más rentable.

Addendum.

Y a media tarde de ayer, Alejandra Barrales rompía negociaciones con el Diálogo para la Reconstrucción de México, el grupo comandado por Manuel Camacho Solís y que es el encargado del proceso interno para elegir al candidato a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal. El equipo de Barrales anunció que revisarán sus encuestas con las realizadas por DIA y que, si no coinciden, impugnarán. O sea, ¿la van a hacer de tos si no resulta ella la candidata? Tan bien que iban y tan mal momento que escogen para enseñar el cobre...

Para comprobar la evolución

Martín Bonfil Olivera (@martinbonfil65)
mbonfil@unam.mx
La ciencia por gusto
lacienciaporgusto.blogspot.com
Milenio

Una de las principales objeciones de quienes rechazan la teoría evolutiva por selección natural es que hay estructuras biológicas que “no pudieron haber evolucionado” por pasos graduales. El ejemplo clásico era el ojo humano, pero hoy se conocen con detalle los pasos intermedios que llevaron de simples manchas sensibles a la luz a los complejos ojos de los mamíferos. Todos proporcionan alguna ventaja.

Por ello, los opositores de la evolución han recurrido al “diseño inteligente”: afirman que ciertas estructuras moleculares presentes en las células presentan “complejidad irreducible” y no pudieron ser producto de una evolución azarosa.

En 2006 el biólogo Joe Thornton, en Oregon, analizó la evolución de un sistema molecular complejo: cierto tipo de receptores para hormonas.

Descubrió que el gen de una proteína presente en organismos acuáticos hace 240 millones de años se duplicó, y luego una de las copias sufrió dos mutaciones, que por separado eran dañinas, pero que juntas proporcionaban una nueva función. Así surgieron dos receptores distintos, pero emparentados, que hoy se hallan en todos los vertebrados terrestres. Lo curioso fue que el receptor de la aldosterona apareció ¡50 millones de años antes de que existiera esa hormona!

¿Cómo pudo ocurrir esto? Respuesta: la evolución no funciona mediante diseño inteligente, sino por cambios azarosos que muchas veces, por casualidad, permiten que surjan funciones nuevas.

Los partidarios del diseño inteligente contraatacaron diciendo que el sistema estudiado no era realmente complejo, y los experimentos de Thornton no probaban nada.

Pero el investigador acaba de publicar en la revista Nature un estudio donde reconstruye la evolución de una máquina molecular indudablemente compleja: el anillo basal de la enzima ATPasa de hongos, formado por seis subunidades. Nuevamente, el resultado muestra cómo unas cuantas mutaciones pudieron dar origen a un aumento de complejidad.

Conforme las técnicas disponibles mejoran, la ciencia va llenando huecos y confirmando su avance… o corrigiendo el rumbo. Lo cierto es que la evolución, lejos de ser “una simple teoría”, es cada vez más un hecho confirmado.