febrero 02, 2012

Este 5 de febrero...





Los que no quieren a Josefina

Julián Andrade (@jandradej)
julian.andrade@razon.com.mx
La Razón

Josefina Vázquez Mota está viviendo los momentos más intensos, para bien y para mal, de su carrera política.

Para bien, las encuestas la colocan en una posición envidiable y muy cerca de obtener la candidatura presidencial de su partido, el PAN.

Para mal, porque está sufriendo una operación de acoso permanente que tiene como objetivo el descarrilar su avance y de afectar su ánimo.

Muchos son los interesados en que no sea la abanderada panista, dentro y fuera del PAN.

Para el PRI y para el PRD sería mejor, en teoría, el enfrentar a un candidato con el perfil de Ernesto Cordero, porque va muy abajo en las encuestas y porque se le puede ligar de modo natural al presidente en turno y sobre todo aprovechando los aspectos negativos o debatibles de su mandato.

Todo esto es especulativo, pero el único dato duro con el que se cuenta, por el momento, es el que arrojan las mediciones sobre intención del voto y el comparativo entre candidatos.

Por eso no sería extraño que la presión aumente en los próximos días y en las vísperas de la elección interna del 5 de febrero.

Las elecciones se están volviendo una guerra de lodo, en las que las descalificaciones, los expedientes comprometedores y hasta el espionaje se están convirtiendo en un asunto cotidiano.

Se dirá que así son las cosas, pero nadie puede negar el daño que causan en los propios partidos.

Es el riesgo de las contiendas internas, que si bien demuestran una voluntad democrática, suelen dejar una estela de agravios.

Va a ser difícil reparar las heridas una vez que se determine quién contenderá por los colores del PAN en el próximo proceso electoral.

La operación política después del 5 de febrero, si no hay segunda vuelta, va a tener que ser de precisión.

Hace unos días, al presentar la denuncia por espionaje ante la PGR, y luego de que se dio a conocer un audio en que Vázquez Mota critica a Cordero y lo llama “patán”, el coordinador de la campaña, Roberto Gil, le dijo a reporteros que “no creía” que las intervenciones telefónicas fueran cosa de panistas.

Es probable que tenga razón, y que más bien estén enfrentando una estrategia que tiene como propósito el dividirlos.

Algo similar ocurrió en 2000 y seis años después entre los propios priistas, y los resultados están a la vista.

La utilización de la información se vuelve estratégica en estos casos y más ante una contienda que ya se anuncia peor que la de 2006.

Vázquez Mota, por ello, vivirá las horas más complejas y determinantes de su carrera política, y de su capacidad de reacción va a depender, no hay duda, su propio futuro.

El “cochinero" es azul

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

¡Vaya con los precandidatos panistas con mañas que solo se conocían a priístas y perredistas!

La publicación de que en Puebla -¿por qué será en ese estado precisamente?-, un funcionario local reparte despensas a cambio de que los adherentes y militantes del PAN voten por Ernesto Cordero y la publicación de una grabación en la que se escucha la voz de la delegada del Instituto Nacional de Migración (INM) Rocío Sánchez de la Vega ofrecer “incentivos’’ a cada funcionario que lleve “más de 13 votantes’’ a favor del ex secretario de Hacienda, colocan la elección del 5 de febrero a nivel de un cochinero.

Las revelaciones no solo afectan al PAN y al propio Cordero, desde luego, que se ve como un político desesperado dispuesto a hacer lo que sea para ganar, sino al propio presidente Felipe Calderón, a quienes dentro del propio partido ven como el principal promotor del ex titular de Hacienda.

Si Cordero gana el domingo próximo la candidatura panista, en el camino sus simpatizantes han ido dejando demasiado lodo como para que pueda proceder una impugnación de los derrotados.

Por eso es de vital importancia los amarres que la dirección nacional del Partido, -la real y la formal-, logren los compromisos necesarios para que el resultado del “ejercicio democrático’’ del domingo no termine en ser una mala copia de cualquier elección perredista.

>Tal y como estaba previsto, luego de recibir la confirmación del rechazo de la Comisión Federal de Competencia al proyecto de asociación entre Iusacell, de Grupo Salinas, y Televisa, ambas empresas se aprestan a llevar el caso a instancias superiores.

Las empresas anunciaron que solicitarán, primero a la Comisión Federal de Competencia, que encabeza Eduardo Pérez Mota, la revisión del fallo que por una parte niega el permiso de la sociedad pero que en otra, reconoce que ésta podría beneficiar al mercado de las telecomunicaciones en México.

Como sea, el hecho es que la sociedad Iusacell-Televisa está lejos de haber sido cosa juzgada.

>El martes pasado un grupo de agentes ministeriales de Guerrero bloquearon la autopista México-Acapulco, a la altura de Chilpancingo, con el pretexto de pedir que se liberara a dos de sus compañeros acusados de asesinar a dos estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

Bueno, pues resulta que efectivamente, la liberación de sus compañeros fue pretexto porque el trasfondo parece ser otro.

El gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero dará en los próximos días una sacudida completa a la Procuraduría de Justica de Guerrero; para eso ya realiza investigaciones que afectan los cotos de poder de los agentes y de sus jefes por lo que el caso de los judiciales presos resultó ser la pantalla ideal para protestar.

Ojalá de verdad que Aguirre Rivero se aplique en el caso de la Procuraduría, tan señalada por su ineficacia y sospechas de complicidad con la delincuencia organizada.

Tres a cero

Rafael Cardona
racarsa@hotmail.com
El cristalazo
La Crónica de Hoy

Estrenan corbatas, se acicalan el peinado cuidadosamente descuidado; ensayan sus mejores poses y repiten ante los complacientes espejos; se tragan la cuchara, se acartonan, preparan una sonrisa helada, poco de mueca y mucho de simulación y cuando llega el momento del baile se equivocan de fiesta, olvidan el guión y pegan el petardo en ocasión tan simple, sin hazaña alguna de por medio, pues sólo se trataba de exponer una idea (una sola, por piedad) y explicar sus motivaciones, sus propósitos, sus pensamientos.

Pero no los tienen y si los conocen los dejan escondidos en el jaleo de un fallido espectáculo de televisión.

Les abre el Partido Acción Nacional un saloncito con nombre heroico (para ellos) y, sentados muy serios –ellos y ella—, se disponen a repetir naderías a lo largo de sesenta tediosos minutos en pos de la voluntad de sus correligionarios. Nadie piensa. Cuando más, se trata de repetir frases providentes de asambleas de listillos cuyo trabajo consiste en imaginar “escenarios”; responder hipotéticas preguntas y simular todo en un grupo de enfoque cuyo foco está apagado, como el magnificado “cuarto de guerra”.

No queda otro remedio. Carlos Fuentes tiene razón: son muy pequeños (todos, pero hoy hablemos de éstos) frente a las dimensiones enormes de los problemas nacionales.

Sin someterse a la amenazadora amenaza del Goliat nacional, el pequeño David –por ejemplo— invoca a su dios cuando mueve la honda (antes de tirarse el pedrusco en el zapato) y hasta se equivoca en el nombre de la única persona por la cual ocupa un sitio destacado en este mundo; su protector, promotor, jefe y (según esto) amigo.

Pues no ha de ser tan su amigo cuando hasta su nombre olvida.

Vicente Calderón. Me doy.

Y si de abyecciones se trata, pues mire usted el caso del siempre aromático señor Santiago Creel. Después de haberse placeado por todo México con el logro de sus políticas de seguridad, luego de columpiarse en el autoelogio febril, no halla recurso para su futuro más allá de ofrecer impúdicamente sus servicios a quien gane, en medio de un desplante de falsa humildad y mucha cesantía inminente.

Me sumo, dijo. Dos veces ofreció la sumisión (no la sumatoria) don Santiago, con lo cual no hace sino poner a subasta su anunciada derrota.

Hace algunos meses, cuando Gustavo Madero hablaba de la abundancia de prospectos en busca del sucesor de don Felipe, contabilizaba una decena de personajes. Por aquellos días se hablaba de Blanca Nieves y los siete enanos. Ahora ya ni Blanca Nieves.

Hablaron, miraron el ojo nictálope de la cámara y dejaron absorto al bien empacado académico Leonardo Curzio, quien atónito escuchaba la defensa de Josefina Vázquez Mota acusada de omisa y faltista durante su paso por la Cámara de Diputados y, para probar su buen comportamiento legislativo, mostraba una palmadita en la espalda ofrecida por el Ejecutivo como si se tratara del prefecto de la escuela. Una comedida estrellita en la frente.

¿Cuándo se ha visto?

Pero es comprensible, iban en pos de la persuasión de sus correligionarios y sus mucilagos, por eso les convenía mostrar reverencia ante quien hoy todavía reconocen (algunos a regañadientes) como su líder. En diciembre algunos ni el saludo le ofrecerán, pero ahora su voto de calidad bien vale una misa.

Nos regalaron una penosa exhibición de pequeñez digna de cualquiera de las casas de enfrente.

Ante eso uno se pregunta con cierto derecho, ¿para eso pugna tanto la TV comercial en pos de los debates políticos? ¿Debates? Eso no dio ni para un pobre “reality show”. Conducido por la señorita Laura hubiera sido menos vergonzoso.

LAPSUS

Ahora sale el gran cordero a decir: no me equivoqué, fue una síntesis de dos momentos gloriosos de la historia nacional. ¡Sí, Chucha! Ya te lo puede creer Tomás Ruiz.

Mejor debería invocar una distracción originada en su gusto por el futbol, pues Vicente Calderón fue presidente del Atlético de Madrid y en homenaje a su grandeza fue nombrado así el estadio donde casi 70 mil españolitos le gritan a los colchoneros semana a semana.

El estadio, dice la Wiki, fue reinaugurado el 23 de mayo de 1972 en presencia de un correligionario de los debatientes, el generalísimo Francisco Franco, Caudillo de España, bla, bla.

Quizá por la presencia de Pacorro, pero en aquella ocasión jugaron España y Uruguay y los peninsulares batieron a los charrúas, por dos goles a cero.

Ayer el debate quedó tres a cero.

La comodidad del efectivo

Carlos Elizondo Mayer-Serra (@carloselizondom)
elizondoms@yahoo.com.mx
Reforma

El gobierno de Veracruz le paga 25 millones de pesos en efectivo a una productora de audio y videos porque "les agarraron las prisas" y así lo solicitó la empresa para poderlo distribuir más fácilmente entre sus propios proveedores. Es un argumento absurdo. El pago es para una empresa en la Ciudad de México, donde se tienen todos los servicios bancarios. Para tener acceso al efectivo es mucho más rápido si el gobierno de Veracruz manda una transferencia a la cuenta bancaria del beneficiario. Depositarlos en efectivo implica para la productora pagar el impuesto sobre depósitos en efectivo, aunque claro le ahorra el ISR, si no lo declara.

Si alguien tiene prisa para mandar dinero, no se resuelve encargándoles a unos sujetos que ni si quiera están en la nómina del gobierno, según nota de Reforma, para que vayan al banco a retirar 25 millones, contarlos bien, meterlos en dos maletas, transportarlos en un blindado al aeropuerto, tomar un avión privado a Toluca y nuevamente utilizar un blindado para mandarlo al proveedor en la Ciudad de México. No se ha divulgado si ese vehículo blindado ya estaba en el aeropuerto de Toluca esperando salir a la Ciudad de México a toda velocidad, "dadas la prisas".

Sobre todo en el sector público, los proveedores lidian con las tesorerías para que les paguen. Primero mandan la factura y posteriormente, a veces meses después, llega el pago. Acá según información periodística fue al revés. La factura se hizo después de que salió el efectivo. Además, el gobierno de Veracruz en su generosidad, pareciera se hace cargo del costo de transportar el efectivo, el cual no se ha divulgado.

Los recursos pueden ser de origen público y su destino es fácil de justificar: sobran contratos del gobierno de Veracruz por 25 millones de pesos o incluso mayores. La pregunta es quién en su sano juicio los traslada por avión. Una transferencia electrónica es siempre más rápida. Sin embargo, ésta tiene un problema: deja huella. El efectivo en general no. Fue por casualidad que la PGR lo detectó.

No es la primera vez que en época electoral se encuentra dinero en efectivo en un aeropuerto. En julio del 2009, el senador Arturo Escobar del PVEM fue detectado con más de un millón de pesos en efectivo en elegante maletín marca Louis Vuitton. Luego se daría como increíble explicación que el dinero era de un colaborador que ni conocía. El efectivo es el medio de pago en las campañas. Es muy difícil de auditar, tanto su origen como en dónde se aplica.

Mientras no se pongan candados a su uso y se regule mejor el gasto en las campañas, los topes de gasto impuestos por el IFE serán una mera sugerencia. Mientras no haya un verdadero control en las finanzas públicas de los gobiernos locales, seguirán usando el efectivo para pagar campañas o desviar recursos, documentado como resultado de las auditorías de los gobiernos de Puebla y Oaxaca, los cuales no les están cuidando las espaldas a sus antecesores.

Uno de los temas pendientes de la agenda es el referente a una nueva legislación contra el lavado de dinero y por tanto el uso de efectivo. El Senado la envió a la Cámara de Diputados donde la mayoría PRI-PVEM la congeló. Quizás prefieren que pase la campaña para hacer los cambios o no quieran hacerlo nunca, para no acabar con la comodidad del efectivo.

El tema central que debería vigilar la autoridad electoral es que los techos de gasto se cumplan. Hay que hacer del IFE un poderoso Instituto Fiscalizador Electoral. La credencial de elector debería ser responsabilidad de una entidad autónoma que genere ese documento para fines de identificación nacional. Este IFE debería también organizar el proceso electoral pero sin meterse a regular tiempos, contenidos y relación con medios. Basta poner un tope de gasto de campaña bajo y vigilar cada acto de campaña, imputarle un valor y cotejarlo con las facturas de los partidos. Si el tope de gasto no es muy alto, el resto se limita solo. Esto requeriría otra reforma: eliminar la posibilidad de que un gobernante, federal o local, pueda contratar tiempo aire para promover su imagen.

Son reformas muy complicadas. Mientras tanto la autoridad, en este caso la PGR, tiene que castigar ejemplarmente los pocos casos de transporte de efectivo que se detectan, sin importar el partido político del gobernador. Si no se actúa, seguirá siendo el medio fácil para mover dinero, no porque ahorre tiempo, sino porque en general no deja huella.

El debate final

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

De la propuesta a la evasión, de la presentación del currículum vitae y, así, hasta llegar a la confusión y a “Vicente Calderón”

Sí, finalmente se enfrentaron por última vez, cara a cara, los tres aspirantes a la candidatura presidencial blanquiazul. Y digo cara a cara, porque aún falta la buena, la batalla final, la del domingo próximo, cuando su elección interna dé el nombre de quien se queda como abanderado o abanderada. Pero es inevitable observar que este proceso panista distó mucho de lo que se habría esperado, de las necesidades de un partido en el poder y al que hoy se auguraría su salida de la Presidencia. O al menos eso dicen los números que manejan las encuestas.

La decisión de un proceso como el que hemos estado viendo les dejó enormes desventajas. Incluso, en expectativas fueron rebasados por ellos mismos cuando anunciaron a Isabel Miranda de Wallace como la candidata de unidad para ir por el Gobierno del Distrito Federal. ¿Por qué no habrán hecho lo mismo con la candidatura presidencial? A estas alturas, es ya inútil que nos respondan, o bien, que se respondan ellos solos. Si la lógica no traiciona a la realidad no tendría por qué haber segunda vuelta y a partir del lunes el PAN deberá comenzar a trabajar dando grandes zancadas para alcanzar a sus iguales en el PRI y el PRD. Lo perdido hasta el momento, el PAN deberá contarlo como todo este tiempo en que se dedicaron a competir entre ellos Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero y Santiago Creel, porque mientras que Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador avanzaban, se dirigían a todos los posibles electores.

Y el debate de anteayer dejó evidencia de lo torpe y anodino del proceso, y es que no hubo tal. De la propuesta a la evasión, de la presentación del currículum vitae y, así, hasta llegar a la confusión y a “Vicente Calderón”, uno de los mejores momentos, aunque muy desafortunado. Y con muy mala estrategia Cordero quiso arreglarlo, dijo que quería hablar de la era “Vicente-Calderón-Cordero”, el trío de gobiernos panistas que, según él, deberán completarse en el siguiente sexenio. Casi, pero no lo logró. Eso no fue lo que se entendió.

Así, de nuevo otro episodio donde los panistas no lograron el que era el objetivo de este largo proceso: generar expectativa. Pero ahí estuvieron, los tres, intentando calentar motores y darse sus llegues, apenas una acusación de Cordero, el resto fue retórica y discursos ya dichos. Como sea, lo que el domingo se concrete deberá no ser tan lejano a los pronósticos o no sabríamos qué pensar.

Ahora el PAN deberá enfocarse en las zancadas y recuperar el tiempo, llegar al inicio oficial de la campaña presidencial lo más entero posible, porque muy mal para el partido sería que el proceso por el GDF levante más expectativa que el presidencial. Bueno, no sólo para el PAN, pero sin duda es el partido que menos debió abusar del tiempo para nombrar candidata (¿o candidato?), y lo menos que se espera es que lo que decidan el domingo sea de lo más rentable, para que tengan oportunidad de competir.

Internet: "suprapoder" incontrolable

Oscar Mario Beteta
dikon2001@yahoo.com.mx
En Petit Comité
Milenio

Por primera vez en la historia de la humanidad hay un suprapoder universal que, ubicuo, irascible, insospechado e incontrolable, se yergue sobre todos los poderes conocidos; su capacidad y disposición a someterlos ahora a intereses sociales son una pesadilla.

Ese megapoder comenzó a mostrar lo innegable e inimaginable de su dimensión el 20 de enero, cuando el Congreso de Estados Unidos pospuso la discusión de las leyes SOPA y PIPA con la idea de regular la piratería y la propiedad intelectual.

Su pretensión, alentada por la Cámara de Comercio, que alega pérdidas multimillonarias por la descarga ilegal de archivos, chocó contra grupos de hackers como Anonymous, el rechazo popular masivo y la oposición de empresas como Google, Facebook, Twitter, Yahoo y Wikipedia.

La contundente derrota que sufrieron a manos de éstos los senadores y representantes estadunidenses, los monopolios del entretenimiento e incluso el FBI esgrimiendo la defensa de la libertad, fue humillante y, a la vez, una exhibición de su fuerza para subordinar a cualquier otro poder.

Si existe un poder supranacional, planetario y absoluto aunque todavía se pueda considerar en ciernes, es el de internet, especialmente en su vertiente de las redes sociales.

Éstas pueden ser mayestáticas si actúan para frenar los excesos y arbitrariedades de otros poderes contra la gente; o tiránicas si la esclavizan. Este peligro reside en que caigan y sean usadas por el poder político y/o económico, lo cual debe impedirse.

Un ejemplo en aquella vertiente son los cambios radicales que recién indujeron en varios países: fueron el factótum en la convocatoria, articulación y explosión de movimientos populares que dieron en la caída de gobiernos despóticos vigentes por décadas.

El rechazo a su control es mundial y en esa perspectiva cabe esperar que nunca se las someta y que se mantengan en la línea de defender intereses colectivos.

Aquí, la semana pasada se vio una prueba de que no se aceptará ninguna norma que las rija. En repudio a la ley Döring, las páginas del Senado y de Gobernación fueron tumbadas por varias horas.

Si una funesta ley limita el uso de la radio y la televisión en el actual proceso político-electoral, no sólo no debe hacerse lo mismo con la redes sociales, sino que se les debe emplear adecuadamente.

Sotto voce

En los próximos comicios se debería evitar el reciclaje político, a fin de que haya representantes más preparados y responsables… Quienes conocen auguran que la elección del candidato panista se decidirá en una segunda vuelta.