febrero 15, 2012

Las cuentas del gran capitán

Pablo Hiriart (@phiriart)
phl@razon.com.mx
La Razón

Desde luego no sabemos quién ganará la Presidencia, pero hay algo que es seguro y no se necesita ser adivino para afirmarlo: habrá crisis post electoral.

El tamaño de la tormenta puede ser mayor o menor, dependiendo de la ventaja del primer lugar con el segundo. Pero de que la habrá, no hay dudas.

Ya está fijado el argumento por el cual el tercer lugar, es decir López Obrador, va a impugnar la elección.

En una entrevista publicada ayer en Milenio, AMLO le dijo a Carlos Puig que su “movimiento” ya tiene asegurado el 26 por ciento de los votantes, que son 20 millones de sufragios.

Listo. Ya ganó. Él hace sus cuentas y esas son las que valen, no las que diga el IFE.

Por alguna enredadera de su cerebro trepó la idea de que votarán 48 millones de personas y que él tiene el 26 por ciento del total del padrón.

“Con ese porcentaje será suficiente para llegar a la Presidencia”, dijo.

Dice que la encuesta interna del PRD reveló que 26 por ciento de la población lo quiere a él como Presidente. Y que todos los que manifestaron esa preferencia van a ir a votar. Ni uno menos.

Así de fácil. Aunque ese argumento, ojo, no es el de una persona seria. Lo retorcido e inverosímil de las cuentas indican que se trata de argucias de un perdedor.

Por ahí va a venir la impugnación. Él ya tiene en mente que ganó y a ver quién es el guapo que le contradiga.

Vamos por el mismo camino que en 2006, en que mentalmente tenía fija la idea de que ya había ganado.

En aquella ocasión se quedó con las encuestas de seis meses antes de la elección, donde efectivamente iba a arriba. Todo lo que ocurrió después fue obra de “la mafia que nos robó la Presidencia”.

Ahora, sin embargo, la situación es diferente. Es incluso más peligrosa que en 2006 por una razón muy clara: el encono entre PAN y PRI ha subido de tono de una manera irresponsable.

Si gana Peña Nieto por un margen estrecho, menos de cuatro puntos, es posible que el PAN haga todo lo posible para descarrilar la elección.

Tendrá, en López Obrador, un aliado en ese propósito.

Cualquier pretexto será bueno para cargar contra la victoria del mexiquense.

Con ellos en la operación política y López Obrador en las calles, será difícil sostener el resultado de la elección.

Y si gana Josefina la Presidencia por un escaso margen, el PRI tiene razones para argumentar el acoso judicial del gobierno y desconocer la elección.

Con organizaciones del PRI y López Obrador en las calles, la gobernabilidad sólo podría mantenerse por medio de las armas.

La salida es que alguno de los tres triunfe por amplio margen. Contundente. Y que haya sensatez entre quienes puedan ser sensatos.

¿Infiltra el PRI a la Fepade?

José Contreras (@pepecontreras_m)
expedientepolitico@yahoo.com.mx
Expediente político
La Crónica de Hoy

La remoción inexplicable y poco transparente del titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) en pleno proceso electoral y la sobrerreacción del PRI es una película que ya habíamos visto.

El 30 de junio del 2010, cuatro días antes de las elecciones que tendrían lugar en 12 estados de la república, renunció a la Fepade Arely Gómez González.

Como ahora ocurre, el PRI adelantó la salida de Arely, entonces a través del coordinador de los senadores, Manlio Fabio Beltrones.

Y como ahora hace el dirigente nacional, Pedro Joaquín Coldwell, Manlio Fabio dijo en el 2010 que el cambio de titular de la Fepade obedecía a una estrategia para influir en los resultados de las elecciones.

La pregunta es cómo ha hecho el PRI para enterarse antes que nadie, y en dos ocasiones consecutivas, que habrá cambios en la Fepade.

¿Será que en cuanto es nombrado un nuevo o fiscal el PRI cabildea y se acerca tanto a él que termina por conquistarlo?

El PRI se ha enterado por adelantado de que habrá cambio de fiscal, pero no siempre ha acertado en sus denuncias públicas.

En julio del 2010, el PRI condenó la salida de Arely Gómez de la Fepade, “por presiones de arriba”, y descalificó a su sucesor, José Luis Vargas, por su falta de experiencia en asuntos electorales y por su perfil, pues provenía del Cisen.

La historia se repite. Ahora, en pleno proceso electoral federal, el PRI repudia la salida de José Luis Vargas, al que no quería en el 2010.

Decir que el PRI se acerca demasiado a los titulares de la Fepade no es una mera suposición ni tampoco una especulación.

En julio del 2010, el PRI adelantó la salida de Arely Gómez, repudió el hecho cuando lo confirmó la PGR y a finales del 2011 estuvo a punto de hacerla consejera electoral del IFE.

Arely siempre estuvo en todas las combinaciones posibles para el nombramiento de tres consejeros, debido a que aparecía en los dos primeros lugares de las ternas propuestas por el PRI y por el PVEM.

Manlio Fabio no tenía razón cuando dijo, el 1 de julio del 2010, que el cambio de fiscal electoral en ese entonces obedecía a la intención de influir en las elecciones estatales.

Ni la derrota que sufrió el PRI en los estados de Oaxaca, Puebla y Sinaloa, ni su triunfo en la mayoría de las entidades tuvieron que ver con el cambio en la Fepade.

Ahora el dirigente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, asegura que la remoción de José Luis Vargas se debió a que éste avaló públicamente la legalidad y transparencia de las elecciones de Michoacán.

Puede ser que tenga razón. Pero… ¿cómo supo Pedro Joaquín por adelantado que Vargas sería removido?

¿El PRI se acercó demasiado a él como lo hizo con su antecesora?

Quienes son nombrados al frente de la Fepade terminan por convertirse en rehenes del gobierno y de intereses políticos de distintos colores.

José Luis Vargas no fue removido por un mal desempeño, pues sus resultados son excelentes. Durante su gestión, el 98 por ciento de los consignados recibió auto de formal prisión y el 93 por ciento de los procesados recibió sentencia condenatoria.

La opacidad en que se dio el relevo y la cercanía de la elección presidencial llevan a sospechar que su remoción obedece a razones políticas.

Pero el que lo defienda por adelantado el PRI confirma que a este partido le ha dado por acercarse demasiado a los fiscales electorales. Por lo menos lo hizo con los dos últimos ahora ex fiscales.

OFF THE RECORD

**PRIISTA CHAPULÍN

Hasta el pasado viernes, Rosario Guerra era una convencida priista.

Su grupo político preparaba el registro de Manuel Jiménez Guzmán como candidato a la Jefatura de Gobierno del DF.

Bueno, apenas en noviembre del año pasado recibió una golpiza cuando se intentaba registrar como candidata a consejera política del PRI-DF.

Pero ayer amaneció como precandidata del Panal al GDF.

Guerra fue víctima de esa extraña propensión que sufren los políticos a saltar de una cámara a otra o de un partido a otro.

**COFECO, OTRA VEZ

La Comisión Federal de Competencia (CFC) nuevamente está en el ojo del huracán.

El Juzgado Décimo de Distrito en Materia Administrativa le dio un plazo de 10 días para que resuelva la denuncia presentada por varias empresas en contra de una presunta colusión entre América Móvil y Movistar.

Las denunciantes argumentan que en los consejos de administración de ambas está el empresario español Isidro Fainé Casas.

Y que acuerdan medidas que anulan la competencia en México y en América Latina.

**EL FACTOR OAXACA

En Oaxaca, los partidos de izquierda están como el queso: hechos bola.

Todo mundo quiere ir al Senado.

En una encuesta interna que ordenó el PRD el pasado fin de semana, el convergente disidente Alberto Esteva aparece como el más popular, con el 16 por ciento.

En segundo lugar aparece Humberto López Lena, con 15 por ciento, y en tercero Benjamín Robles Montoya, con 12 por ciento.

Falta ver qué dicen las cúpulas de los partidos, porque el método de las encuestas ya empieza a no gustarle a más de uno.

México santuario

Manuel J. Jáuregui
Reforma

Las noticias son buenas, amigos, y lo son en gran medida gracias a los europeos, para quienes, por lo visto, México es ya un santuario.

Atenas podrá estar en llamas, España al borde del colapso financiero y los alemanes trinando de furia porque tienen que rescatar a los miembros gastones de la eurozona. ¡Mas ello nos están ayudando!

Para escapar de las calamidades que los azotan allá... ¡SE VIENEN PARA ACÁ!

Habrán ya visto y seguramente se maravillaron ante las cifras del turismo que atrae nuestro País: ya casi recuperamos los niveles del 2008 (23 millones de turistas al año), el máximo histórico, pues el año pasado logramos 22.6 millones de visitantes.

Esta cifra es un 2 por ciento más elevada que el año anterior (2010) y un 5.7 por ciento arriba del 2009.

Mas si esto es así, amigos, no es gracias al turismo tradicional NORTEAMERICANO: es gracias al turismo EUROPEO.

Los vecinos al norte del Bravo han disminuido sus visitas a México en un 3 por ciento en el 2011 respecto al 2010, segura y entendiblemente espantados por la violencia que sacude a nuestra nación y que en el vecino país recibe amplia difusión.

Mas este factor de la violencia, a juzgar por las cifras, les viene holgado a los RUSOS, por ejemplo, que incrementaron su preferencia por México en un 55 por ciento (leyeron bien: CINCUENTA Y CINCO POR CIENTO) a tasa anualizada.

Los ITALIANOS (e italianas) también mostraron predilección por nuestro México Mágico e incrementaron su turismo en un 13 por ciento, mientras que los franceses -y las francesas (seguramente para saludar a Florence)- lo hicieron en un 10 por ciento.

Además de que nos llegan más visitantes, los que vienen GASTAN MÁS: en promedio un SIETE por ciento diario más que en el 2010.

Algo así como 160 dólares diarios, lo cual es bueno, mas dista de lo que reciben otros países (que son más caros).

Sumado a las maravillas naturales que ofrece México, nuestra moneda AYUDA, pues está resultando muy competitiva, ya que la estabilidad -y paridad- del peso es al visitante una buena inversión turística.

Afortunadamente el Presidente Calderón realizó una buena designación con Gloria Guevara para encabezar Turismo; la dama conoce del tema y ha hecho un buen trabajo, ello ha coadyuvado a que México esté encontrando "su" mercado turístico, que no es tanto el de los vecinos al norte del Bravo ya, sino el EUROPEO, gracias a vuelos directos y CHARTERS que extraen a los congelados rusos (e ingleses y alemanes) a las cálidas arenas de Cancún.

De seguir esta tendencia, México puede romper su récord del 2008 en este 2012, siempre y cuando mantenga PAZ Y ORDEN en los principales destinos turísticos y conserve la paridad en su nivel actual.

Hemos escuchado a profetas que dicen que está entrando tanta inversión extranjera a México que el peso se va a ir a 10 por dólar, y a otros que lo quieren ver en 15 "para exportar más".

Está clarísimo que el Banco de México y el Dr. Carstens -en conjunto con Hacienda, hoy en las capaces manos de Pepe Meade- han mostrado ya su disposición para mantener el rango cambiario entre 13 y 14 pesos por dólar.

Esta banda de paridad le ofrece al País muchas ventajas y sería arriesgado moverla.

Lo ÚNICO que falta para demoler este récord turístico, vigente desde el 2008, SON LOS CHINOS.

¡Necesitamos atraer más turismo chino!

Requerimos eliminar trabas, promover más a México en China, país que incorpora al año CINCO MILLONES de ciudadanos con más de 50 mil dólares anuales de ingresos.

Los ricos chinos son el segmento poblacional de mayor crecimiento en el mundo, y es necesario que adecuemos nuestras políticas turísticas para incitarlos a que dejen aquí sus bien ganados yuanes/dólares.

Habrán escuchado, amigos, a los diplomáticos de China demandar de nuestras autoridades más seguridad en el terreno empresarial.

¡Hay que hacerles caso!

Si México logra convertirse en un destino turístico preferencial para los chinos, nuestra economía recibiría un impulso enorme, tan grande así es el potencial de este mercado y su DERRAMA económica.

Y si no nos creen pregúntenle a un tal Steve Wynn, que gracias a los chinos que llegan a sus hoteles/casinos en MACAO lo han hecho reverdecer como lechuga ¡en puro billete verde!

¿A qué le teme el PRI?

Armando Román Zozaya (@aromanzozaya)
armando.roman@anahuac.mx
Investigador de la Facultad de Economía y Negocios Universidad Anáhuac
Excélsior

El tricolor se ha quejado hasta el cansancio del cambio en la FEPADE y de las investigaciones a ex gobernadores priistas.

El día de ayer fue nombrado un nuevo titular de la FEPADE. Igualmente, Enrique Peña Nieto, candidato presidencial del PRI, rindió protesta para ser el candidato también del PVEM. Al hacerlo, dijo que su victoria en las elecciones venideras será contundente. Aunado a lo anterior, apenas hace unos días, el gobierno federal dejó ver que está investigando a tres ex gobernadores de Tamaulipas.

El PRI se ha quejado hasta el cansancio del cambio en la FEPADE y de las investigaciones a ex mandatarios priistas. De hecho, en el partido tricolor están convencidos de que la elección de julio no será limpia: temen una elección de Estado. Por eso, por ejemplo, una y otra vez hacen llamados al presidente Calderón para que no intervenga en el proceso electoral y gritan a los cuatro vientos que ganarán por muchos votos.

Los temores del PRI cuentan con ciertas bases: ¿por qué hasta ahora el gobierno se ha decidido a investigar a ex gobernadores de Tamaulipas cuando lo pudo haber hecho desde hace años? ¿Por qué remover al titular de la FEPADE cuando había actuado adecuadamente y, en todo caso, su pecado fue sostener que, según él, el narco no tuvo gran influencia en la elección michoacana de hace unos meses, posición opuesta a la sostenida por el gobierno?

Sí: el PRI teme lo peor y no le faltan elementos para hacerlo. No estoy diciendo que no haya que investigar a quien sea necesario. Tampoco sostengo que, forzosamente, esté mal cambiar al titular de la FEPADE. ¿Pero por qué ahora precisamente? ¿Por qué a unos meses de la elección y no antes? Eso, eso es lo que le mete ruido al PRI y, aunque no somos priistas, a mí y a muchos otros mexicanos.

Pero hay un elemento más que, a mi parecer, invita al PRI a pensar en una elección de Estado: ellos, los priistas, son especialistas en, precisamente, elecciones de Estado. En otras palabras, a lo que le temen en el fondo es a recibir una cucharada de su propia medicina. Por eso, creo yo, están tan preocupados: saben perfectamente lo que se puede hacer desde las altas esferas del poder con el fin de lograr resultados electorales particulares: en repetidas ocasiones, el PRI politizó la justicia e intimidó a opositores de muchas maneras.

Ahora bien, el que el PRI lo haya hecho en el pasado no significa, de manera alguna, que esté bien que ahora dicho partido, o cualquier otro, sea víctima de prácticas similares: en una democracia de verdad, la justicia no debe ser politizada, mucho menos cuando se acerca una elección presidencial. En otras palabras, darle al PRI una cucharada de su propia medicina es tan nocivo como cuando el PRI le recetaba esa misma medicina a la entonces oposición. Lo es porque refleja que, a pesar de la alternancia, del IFE, del TEPJF, etcétera, nuestra clase política no ha madurado: busca el poder al costo que sea, hundiendo a quien sea, aplastando y utilizando el poder del Estado para favorecer a un partido en particular.

Lo enfatizo: estoy de acuerdo, obviamente, en que se investigue a quien se tenga que investigar. Igualmente, no pasa nada si el presidente Calderón, en ejercicio de sus competencias, nombra a un nuevo titular en la FEPADE. Hasta ahí no hay problema alguno. Es el momento en que estas cosas ocurren lo que siembra la duda, lo que invita a pensar en una intención electorera en todo esto y no en un genuino deseo de impartir justicia. Enfatizo también que no estoy defendiendo al PRI. Es más: el PRI, ahí donde gobierna, recurre a mañas y trampas para hacerse de votos. Pero se suponía que el PAN no era así, que era un partido diferente (lo mismo vale para el PRD, dicho sea de paso) y que México mismo es diferente.

Sólo el gobierno sabe si está actuando de buena fe; que quede en su conciencia. Sin embargo, de buena o de mala fe, el que la autoridad haga justo ahora lo que está haciendo va a resultar en una elección polarizada y cuestionada, así como en un sexenio muy difícil... otra vez: pobre México; así no se puede.

La prohibición de las drogas

Héctor Aguilar Camín (@aguilarcamin)
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Ayer tuvo lugar en el DF el foro internacional “Drogas: un balance a un siglo de su prohibición”.

Durante mi intervención en él, recordé que la prohibición nace en la Convención Internacional del Opio de 1912 y es asumida por todos los países signatarios de la ONU en 1998, luego de que en 1971 el presidente Nixon y sus estrategas inventan la campaña antinarcóticos y el término que todavía usamos para designarla: “Guerra contra las drogas”.

La meta del acuerdo mundial firmado en la ONU fue: “Reducir tanto la oferta ilegal como la demanda de drogas”.

Nada indica que esto haya sucedido. Luego de medio siglo de persecución no han bajado ni la oferta ilegal ni la demanda de las drogas prohibidas. Según la propia ONU, en 2009 poco más diez años después del acuerdo, consumen drogas entre 149 y 272 millones de personas, un rango similar al de la década anterior[1].

Estados Unidos sigue siendo el mayor mercado consumidor, seguido de cerca por Europa Occidental. Desde 1960 la mitad de los estadunidenses declara haber probado alguna droga ilegal.[2] En 2009, 40% del consumo de cocaína se concentraba en Norteamérica, seguido por Europa, con 30%[3]. En cambio, la mayor parte del mercado de la heroína, 47%, estaba en Europa Occidental y Rusia, en 2008.[4] El mundo desarrollado pelea sin esperanza contra su propio mercado: como revelan las cifras, el consumo de drogas en esos países es a la vez potente, irreprimible e ilegal.

Podemos decir que los beneficios de la prohibición son modestos.

No así sus costos

La Comisión Europea calcula que hay en el mundo un millón de presos por delitos vinculados a las drogas: 500 mil están presos en Estados Unidos. La mayoría de estos presos estadunidenses son negros o hispanos. La mayoría por portar con ellos, al momento de ser detenidos, el equivalente de 80 dólares de drogas prohibidas.[5]

Países de producción y paso como Myanmar, Afganistán, Irán o, en América Latina, Perú, Colombia, Honduras, El Salvador, Guatemala y México, han pagado y están pagando en violencia, corrupción, inseguridad y desarticulación institucional, costos superiores a los que les hubiera provocado el consumo de las drogas perseguidas.
______
[1] World Drug Report 2011
[2] 4 Robert J. MacCoun y Peter Reuter, Drug War Heresies: Learning from Other Vices, Times, and Places, RAND, 2001.
[3] World Drug Report, 2011
[4] 6 “The Case For Legalisation Time for Puff of Sanity”, The Economist, julio 26-28, 2001.
[5] 7 Peter Reuter y Franz Trautmann (eds.), A Report on Global Illicit Drug Markets 1997-2008, European Commission, 2009. “Prisoners in 2008”, Department of Justice, 2010. En las cárceles estatales en Estados Unidos la distribución racial de sentenciados por crímenes de drogas es: 27.1% blancos, 44.2% negros y 21% hispanos.