septiembre 26, 2012

'Alonso Lujambio' por Paco Calderón


FCH y reforma laboral: ¿gol al PAN?

Salvador Camarena (@SalCamarena)
salvador.camarena@razon.mx
La Razón

Fue interpretada como un buscapiés, como una jugada política que orillaría al presidente electo a demostrar desde prematura hora su compromiso con una agenda renovadora, con transformaciones urgentes.

Felipe Calderón envió su iniciativa de reforma laboral. La respuesta del PRI ha sido diluir el contenido reformista de la misma. Qué hará el PAN con la versión mocha, ¿votarla junto al PRI para aislar a la izquierda?, ¿rechazarla en un intento por evidenciar que los priistas no quieren grandes cambios? En medio de una nueva alternancia Acción Nacional no ha delineado los parámetros de negociación con Enrique Peña Nieto, y quizá con la reforma laboral haya tensado innecesariamente el inicio de una nueva relación.

En 1988, Carlos Salinas de Gortari necesitaba reconocimiento. El PAN de Luis H. Álvarez lo sabía. Los panistas formularon el documento Compromiso Nacional por la Legitimidad y la Democracia, dado a conocer el 16 de noviembre de aquel año. En él los panistas especificaban: “la mera formalidad en el traspaso del poder de ningún modo equivale a la legitimidad de origen del nuevo Ejecutivo federal”. A partir de eso formularon un listado de demandas que garantizaran “la modificación de las estructuras económicas, sociales y educativas del país, de manera que avancemos hacia una sociedad más justa, más libre, más participativa y en la que el pluralismo sea parte integrante de la estructura del Estado”.

En esa coyuntura, explican Alonso Lujambio y Germán Martínez en El porvenir posible (FCE, 2006), “el PAN no tenía la fuerza política para imponer un nuevo orden político. El cambio por lo tanto tenía que acordarse, pactarse, negociarse”. En ese volumen, que antologa textos de Carlos Castillo Peraza, los autores subrayan la labor de dirección del yucateco en el proceso que seguiría: “Castillo Peraza se convertirá entonces, y esto marca en definitiva su presencia en la historia de la democracia en México, en defensor agudo —y polémico— del modelo de transición que siguió el país a partir de 1988. Castillo se echará a cuestas la tarea de empujar políticamente y de defender públicamente la línea política estratégica del PAN”.

¿Quién está al frente de negociar la alternancia política? ¿Quién es el Castillo Peraza de hoy? ¿El presidente Calderón? ¿Alguien del PAN? Es muy difícil pensar que la reforma laboral forma parte de la transición “tersa” pactada por Calderón y Peña Nieto.

Quizá lo mejor sería que la iniciativa de Calderón fuera rechazada al tiempo que las fuerzas políticas anunciasen que han pactado hacer, en el menor tiempo posible, la más extensa reforma laboral de la que son capaces en consenso. Eso sería más sencillo si el PAN tuviera ya definido qué tipo de relación, protagonismo y agenda quiere en la nueva etapa del PRI en Los Pinos.

Mientras eso ocurre, seguiremos adivinando a qué quiso jugar el presidente Calderón con este pelotazo lanzado el 1 de septiembre, que por supuesto podría traer costos para los priistas, pero ¿cuáles serían los beneficios para los blanquiazules de una nueva y frustrante minirreforma?

Anuncian realización en Cataluña de referéndum sobre autodeterminación

Notimex
La Crónica de Hoy


El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, anunció hoy que se convocará a un referéndum para que la ciudadanía de esa comunidad del noreste de España, se pronuncie sobre la autodeterminación e independencia.

Al participar en la segunda sesión del debate de política general del Parlamento de Cataluña, explicó que esa consulta popular se realizará aún cuando el gobierno de España lo trate de impedir y se celebrará en la próxima legislatura.

El anuncio de Mas se da después de que la víspera en la primera sesión de este debate parlamentario anunciara que adelantará elecciones al próximo 25 de noviembre (cuando la legislatura debería terminar en 2014).

La convocatoria de elecciones y el anuncio de un referéndum se da como consecuencia de la crisis política entre el gobierno de Cataluña y el de España, debido a sus diferencias por el sistema de financiamiento.

La semana pasada fracasó el diálogo entre Mas y el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, que se opuso a la propuesta del catalán de establecer un nuevo pacto fiscal, que conceda a Cataluña la Hacienda para recaudar, cubrir sus necesidades y entregar el resto al Estado español.

La crisis por la falta de un acuerdo en esta materia abrió en Cataluña la iniciativa independentista en una multitudinaria manifestación realizada el pasado 11 de septiembre, y que ahora se completa con el anuncio de Mas sobre una consulta popular.

“La consulta debe producirse en cualquier caso. Si puede ser por la vía del referéndum, mejor. Pero si el gobierno (de España) da la espalda y no lo autoriza, debe hacerse igual”, manifestó este miércoles.

La propuesta de referéndum se completa con el anuncio de convocatoria de elecciones el 25 de noviembre, ya que según explicó Mas la idea es que la ciudadanía de exprese en la calle y después de ejerza la autodeterminación.

Alonso Lujambio, panista honoris causa

Luis Felipe Bravo Mena (@LF_BravoMena)
Ex presidente nacional del PAN

En la madrugada del 25 de septiembre Alonso Lujambio falleció. Terminó su vida, comienza su historia. Es la historia de un panista "Honoris Causa".

Vivió medio siglo, nació el 2 de septiembre de l962 y en su fructífera vida pública se pueden distinguir tres facetas; intelectual, funcionario y político. Las conjugó magníficamente. Alonso recibió muchos talentos.

No los guardó ni los escondió y hasta el último aliento los hizo rendir al ciento por uno. Baste decir que aún conociendo que se aproximaba su final, hace unos días asistió a un homenaje público en el que anunció que estaba trabajando para introducir en el Senado una propuesta sobre transparencia. Esperamos, por lo menos, que el grupo parlamentario del PAN recupere su esfuerzo y la presente como iniciativa póstuma del senador Lujambio.

Cuando irrumpió en la arena política llamó la atención porque en el turbio ambiente político mexicano, encontrarse con un intelectual joven, funcionario de reconocido prestigio que no rehuía a comprometerse en un partido político, era prometedor y refrescante.

Fuera de las burocráticas definiciones estatutarias, en torno a Acción Nacional se suelen agrupar personas que en diversos ámbitos trabajan por el bien de México. Son panistas "honoris causa". No son militantes, ni activos ni adherentes, pero comparten los valores del humanismo político. Un día, por alguna circunstancia optan por la afiliación formal. Otros nunca dan el paso.

No hay duda que Alonso Lujambio es un caso por demás representativo de esta categoría. "Reclutado en la cuna" como solía reconocerlo, ya que como vástago de Sergio Lujambio Rafols, aguerrido parlamentario panista de la década de los setenta, que hacía temblar al priísmo en los debates sobre la cuenta pública, vivió desde su infancia los avatares y convicciones propios de una familia cuyo padre luchaba contra las ladronerías del gobierno autoritario.

Hay que agregar en este contexto, la singular pluralidad de su genealogía familiar, en ella se habían fusionado sensibilidades liberales, católicas y espiritistas. Alonso nos relató todo esto en su delicioso libro, "Retratos de Familia"(Arkhé, 2011).

De este entorno familiar surgió un demócrata. Un joven que decidió estudiar la ciencia política en algunas de las mejores escuelas: ITAM y Yale. En esta última fue discípulo de uno de los grandes teóricos de la ingeniería política Juan J. Linz. De su faceta como politólogo hay abundante obra publicada.

Pronto pudo poner su ciencia y prestigio profesional al servicio de una de las mayores y mejores causas del país: la instauración de la democracia. Fue consejero del IFE en el periodo 1996-2003, los años cruciales del cambio político en nuestro país en los que la capacidad y la honorabilidad de la autoridad electoral fueron un factor muy importante para dejar atrás la frustrante historia del siglo perdido de la democracia mexicana 1913-1999. Alonso Lujambio es sin duda uno de los hombres relevantes de la transición democrática en México.

Llegó a ser consejero del IFE porque no era militante del PAN. Hay muchos ciudadanos que sin credencial del partido, con el riguroso y patriótico desempeño de sus responsabilidades se sintonizan con la realización de los ideales panistas. Lograr elecciones libres y el sufragio efectivo fue y sigue siendo uno de los principales objetivos del programa histórico del PAN. El carnet es lo de menos. Lo importante son las obras y sus frutos.

De la tarea electoral pasó a ser comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información, 2005 - 2009 y fue su presidente en los últimos tres años.

Convencido de que de nada sirve el respeto al voto si la autoridad que surge de la voluntad popular se comporta como pandilla de pillos que esconde la información sobre sus decisiones y sobre el uso de los recursos públicos, se aplicó a promover la decencia en la administración pública.

Luego tuvo una de las mayores emociones de su vida al ser nombrado Secretario de Educación Pública. Despachar en el mismo escritorio que un día fue de Vasconcelos lo conmovía y motivaba enormemente. Para él, conocedor de la historia, de las vinculaciones políticas del prepanismo que ligaban a uno de los fundadores de Acción Nacional Manuel Gómez Morín con su legendario e ilustre antecesor en la SEP, constituía un acicate para lograr los objetivos de calidad educativa.

En eso estaba cuando decidió dar el paso de afiliarse formalmente al PAN. Lo hizo el 25 de junio de 2009. La exploración de la posible candidatura presidencial tal vez le aconsejaron hacerlo.

Alonso Lujambio fue un panista clásico de nuestro días, no por el número de años que contó con el plástico de sello y fotografía del PAN, sino porque se aplicó con alegría y pasión como intelectual, funcionario y político a hacer realidad los ideales y objetivos de Acción Nacional. Hizo algo más, una parte de sus afanes intelectuales las dedicó a investigar la historia del PAN. Nos dejó un volumen con ensayos sobre el tema: "La democracia indispensable"(DGE/Equilibrista,2009.) además de artículos y colaboraciones en revistas y diarios.

Como catedrático motivó a varios de sus alumnos a profundizar sobre el tema. A él se debe que Horacio Vives haya escrito una biografía sobre de un importante personaje del panismo, José González Torres: "Entre la fe y el poder "(Epessa,2000).

En resumen, Alonso Lujambio por sus actos adquirió con sobrados méritos la militancia panista por causa de honor, pero mas que eso, por ser un modelo de buen ciudadano mexicano para hoy y mañana.

Detalles

Sergio Sarmiento (@sergiosarmient4)
Jaque Mate
Reforma

"Primero establece tus hechos; después puedes distorsionarlos tanto como quieras". Mark Twain

¿Empobrece a los trabajadores el pago por hora?

No. La iniciativa laboral del presidente Calderón simplemente permite el trabajo de tiempo parcial. Trabajar menos horas implica una remuneración proporcionalmente menor. ¿Por qué habría de querer alguien trabajar menos de un tiempo completo? Muchos, particularmente estudiantes y madres, quieren esos empleos.

¿Elimina la iniciativa las prestaciones a través de los contratos de prueba, capacitación o temporada?

No, todos los contratos obligan al pago de seguridad social y prestaciones.

¿Desecha la iniciativa la antigüedad como criterio de ascenso laboral?

La propuesta elimina el requisito de que la antigüedad sea el único criterio de ascenso en un contrato laboral. Las empresas con contratos colectivos están hoy obligadas a dar ascensos a los trabajadores con más antigüedad. La nueva ley daría la posibilidad de escoger a los mejores o a los más productivos.

¿Limita la ley el derecho de huelga?

El derecho a la huelga no, pero sí la posibilidad de prolongarla de manera indefinida. La ley considera la huelga como un instrumento de negociación y no un arma para extorsionar o destruir a una empresa. Después de 60 días en empresas de servicios públicos y 120 en las demás, la disputa sería sometida a un arbitraje obligatorio.

¿Legaliza la iniciativa la subcontratación de trabajadores?

No. La subcontratación ya es legal en México. Recurren a ella no sólo las grandes empresas sino también entidades de izquierda como el gobierno del Distrito Federal y la Asamblea Legislativa. La iniciativa regula la subcontratación y garantiza que la empresa contratante sea responsable solidaria de los compromisos asumidos por la subcontratante. La iniciativa da mayor protección a los trabajadores.

¿Limita la iniciativa los salarios caídos?

Cuando hay un conflicto laboral, la ley limita a un año los salarios caídos. La actual situación promueve la prolongación indefinida de los litigios laborales y genera pasivos que con frecuencia destruyen a las empresas pequeñas.

¿Promueve la ley la democracia sindical?

Da un paso adelante al obligar a los sindicatos a tener elecciones internas por sufragio libre y secreto.

¿Impulsa la rendición de cuentas?

Hace obligatorio que los sindicatos rindan cuentas a los trabajadores, cuando menos de las cuotas que se les descuentan. También obliga a los sindicatos con más de 150 trabajadores a tener una contabilidad auditada. No obliga, sin embargo, ni a la transparencia en el manejo de otros recursos ni a que su contabilidad sea pública, ni siquiera para los sindicatos de entidades públicas.

¿Llevará la nueva ley a un auge en la creación de empleos formales?

Es poco probable. La legislación mexicana sigue castigando la inversión y la formalidad, por ejemplo, a través de los altos costos de la seguridad social. La iniciativa laboral, sin embargo, es un paso adelante.

¿Qué es la cláusula de exclusión?

La que obliga a una empresa a despedir a un trabajador sin indemnización porque éste es desplazado del sindicato. La iniciativa haría ilegales estas cláusulas de exclusión de los contratos laborales.

¿Cuáles son los principales problemas u omisiones de la iniciativa?

La propuesta no elimina el apartado B del artículo 123 por lo que sigue habiendo mexicanos de primera y de segunda. No da libertad a los trabajadores para abstenerse de ingresar a un sindicato. No prohíbe la discriminación laboral como la que vemos en anuncios de empleo en que se descarta a solicitantes mayores de 40 años.


· AUTONOMÍA

Dice Manlio Fabio Beltrones que al purgar la reforma laboral de disposiciones sobre la democracia interna y la rendición de cuentas de los sindicatos se está preservando la autonomía sindical. Más bien se garantiza que los líderes puedan seguir eternizándose en el poder y apropiándose del dinero de los trabajadores.

Alonso

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Era él, con esos ojos tan negros, brillantes, perspicaces. Era él, con esas manos grandes, sí, dedos largos desde siempre huesudos, unas manos que se retorcían en el aire como para subrayar cada una de sus palabras. Era él con una risa pronta, con un sarcasmo evidente desde el primer minuto, con esa ironía que no es posible más que a partir de la profunda inteligencia. Era él, en ese entonces siempre con un Marlboro light a la hora de impartir su clase. Alonso Lujambio: el profesor que nos recibía en el primer día de clases en la licenciatura en el ITAM, para anunciarnos que el que creyera que esta carrera era para definir a los “buenos” y a los “malos” mejor se fuera a estudiar guionismo a otra escuela. Era él, el que desde la primera clase te enamoraba de la ciencia política. La mayor cualidad de Lujambio, como profesor, era identificar las pasiones intelectuales de sus alumnos, nutrirlas, y sí, contagiarte la suya: el entramado teórico de la construcción institucional. “Cuando las instituciones públicas son fuertes, puedes poner un pendejo al frente, que no pasa nada.”

Hace tres años, en diciembre de 2009, la reforma política tomaba un lugar en la agenda del Congreso de la Unión, y es que Felipe Calderón enviaba, al fin, el proyecto de una de las reformas más esperadas. Pero a su lectura, la iniciativa me dio la impresión de ser una armada en conjunto, no sólo por el Presidente. Y es que en ella se leían muchos de los temas que yo había escuchado ya de viva voz de quien fue, hasta el último minuto, uno de los más cercanos colaboradores de Felipe Calderón, Alonso Lujambio:

“Hace mucho, cuando era estudiante de ciencia política en el ITAM (lo he dicho) fui alumna de Alonso Lujambio, hoy secretario de Educación Pública. Al escuchar y leer y releer las propuestas de Calderón, no pude evitar recordar las cátedras que recibí de él, de Lujambio. Y es que pensando en lo importante que es que Calderón haya presentado estas iniciativas, de pronto también quise atar un par de cabos para conducir a quién puede estar detrás de un pieza tan valiosa para el sexenio actual (...) Parecieran recuerdos de mis clases de esos años en que, siendo itamita, escuché de Lujambio tantas veces. Y hoy, pensando en la cercanía que tiene con Felipe Calderón, no puedo evitar sugerir que sea él, junto con Alejandro Poiré, quienes estén detrás de una reforma tan urgente y que sin duda le dará a nuestro país un Estado más congruente y efectivo...”

Así escribía en aquel entonces y en este mismo espacio. Y lo dije así porque Alonso se mostró siempre como un hombre de Estado, como lo dijo ayer en Nueva York Felipe Calderón; un hombre que creía plenamente en las instituciones. Lujambio creyó siempre en el diálogo, a favor siempre de tender los puentes necesarios para posteriores acuerdos. Sí: para él, uno de los ejecutores intelectuales y políticos de la democracia mexicana, la negociación y la construcción de consensos era el ejercicio teórico llevado a la praxis cotidiana...

Sus catédras son referencia obligada para varias generaciones no sólo de “itamitas”, sino de politólogos, abogados, internacionalistas y hasta economistas egresados de otras universidades. El Instituto Federal Electoral fue su entrada espectacular a las responsabilidades públicas. Aquellos tiempos tan respetados de José Woldenberg, en los que, entre todos los entonces consejeros lograron entusiasmar a México y darle certidumbre y confianza a los procesos electorales. Y de ahí al IFAI, para seguir bordando en la construcción institucional de la transparencia y la rendición de cuentas. Más tarde, dentro del panismo al que se afilió hace no tantos años; o ya como secretario de Educación, en el puesto desde el que enfrentándose a Goliat, pudo poner los cimientos de lo que, esperemos, pronto pueda terminar con la opacidad y la ineficiencia del gremio educativo.

A Lujambio lo conocí, lo traté, disfruté con él tantas risas, provocadas y compartidas dentro y fuera de las aulas. Para mí no fue sólo un hombre de Estado, fue Lujis (como lo llamábamos con cariño en el ITAM): ese profesor que, a través de sus pasiones, ayudaba siempre a descubrir las propias. Eso, evidentemente, es la aportación más valiosa que un profesor puede hacer en la vida de sus alumnos. Y por eso, ayer, tanto cariño y agradecimiento acompañaron a la tristeza de su temprana partida, por parte de todos los que alguna vez nos sentamos en una banca a tomar clase con Alonso. Hasta siempre, “colega” (como a él tanto le gustaba llamarnos desde el primer minuto de ingreso a su salón)...

Por qué votamos como votamos

Julio Serrano
Apuntes financieros
Milenio

Muchos de los análisis de la elección presidencial se han concentrado en el perfil de los votantes. Pocos en su motivación. La razón es que existe escasa información al respecto. Esto es una pena, ya que es importante conocer mejor cómo los mexicanos seleccionamos a nuestro presidente.

Alduncin y Asociados recién levantó una encuesta que contribuye a entender dicha motivación. La encuesta tiene sus limitaciones, en particular que se realizó solo en el Distrito Federal, lo que dificulta extrapolar los resultados a escala nacional. Aun así la información que arroja es interesante.

En primer lugar, la encuesta reitera el poder de la televisión sobre los votantes. Casi 100 por ciento de los encuestados se informó sobre la elección presidencial por este medio, un porcentaje muy superior al que lo hizo a través del radio, los periódicos, las redes sociales o las revistas. Este dato era de esperarse dada la penetración de la televisión en el país. Lo sorprendente es que la mayoría de los encuestados le concede a la televisión un grado de confianza y credibilidad superior al que le otorga a los otros medios de comunicación. Por lo visto, con todo y el movimiento #YoSoy132 y las diversas críticas que han recibido, las televisoras mantienen un altísimo grado de credibilidad ante los mexicanos.

Pese a la fuerza de las televisoras, una tendencia interesante que mostró la encuesta fue la creciente relevancia de los medios electrónicos. Internet y redes sociales como Twitter y Facebook figuraron ya como factores relevantes en la decisión de los electores. Es de esperarse que su importancia continúe creciendo conforme se amplíe su penetración en la población.

A la pregunta de qué factores influyeron en su decisión de voto, la respuesta más común entre los encuestados fue el deseo de un cambio. Otros factores como los argumentos y razones de los candidatos resultaron secundarios. Después de 12 años del PAN en el gobierno, parece evidente que la gente quería algo nuevo.

Otro dato del estudio que llama la atención es que más de 85 por ciento de los encuestados no cambió su intención de voto a causa de las campañas políticas. En otras palabras, que los miles de millones de pesos que se gastaron los partidos afectaron a menos de 15 por ciento de los votantes. La gran mayoría tenía claro por quién votaría mucho tiempo antes de la elección. De los que sí cambiaron su intención del voto, los elementos que más influyeron en su decisión final fueron las propuestas de los candidatos y los debates. El carisma de los candidatos tuvo mucho menos impacto.