noviembre 02, 2012

10 razones para votar por Obama; 10 para no votar por Romney

Fran Ruiz (@perea_fran)
fran@cronica.com.mx
La aldea global
La Crónica de Hoy

1.- Paz mejor que guerra.

—Por Obama. Apuesta por un EU diplomático, no belicista. Sacó las tropas de Irak y retirará todas de Afganistán en 2014. Declaró ilegales la tortura y las cárceles secretas de la CIA. Sobre estas dos guerras, lanzadas por su antecesor George W. Bush, dos manchas negras en el currículum del demócrata: fracasó en su promesa de cerrar Guantánamo y autorizó el uso de aviones no tripulados (drones) en Pakistán, pese al alto número de civiles muertos en bombardeos contra bases talibanes. En compensación, logró el objetivo de eliminar a Osama bin Laden y ha frenado el impulso del israelí Benjamin Netanyahu de atacar Irán.

—Contra Romney, porque vive, como le criticó Obama, anclado en los 80, cuando la política exterior de EU era la de agresivo guardián del mundo. Si por él fuera ya habría invadido Libia, tras el asesinato del embajador, y también Irán, en compañía de Israel. Se equivoca cuando pide aumentar aún más el estratosférico presupuesto de Defensa “para comprar más barcos de guerra”, cuando, como le recordó Obama, “la guerra fría ya acabó” y lo que se necesitan ahora no son “bayonetas” sino expertos en ciberterrorismo.

2.- Reforma migratoria.

—Por Obama, porque quiere sacar adelante una reforma que legalice a los 11 millones de indocumentados, que trabajan, estudian, forman familias y aportan a la economía nacional sin disfrutar de sus beneficios. Fracasó en su promesa de conseguirlo en su primer mandato, pero la comunidad hispana lo perdonó y votará por él porque sabe quiénes han boicoteado su reforma: los republicanos.

—Contra Romney, porque todo el tiempo ha hablado de “autodeportar” a los indocumentados y ha apoyado “cien por cien” al sheriff Joe Arpaio y su cacería de hispanos, excepto ahora, que guarda silencio y anuncia un sucedáneo de plan migratorio, en un intento de captar el voto latino.

3.- Crisis financiera.

—Por Obama, porque apuesta por subir los impuestos a los más ricos, para que caiga sobre ellos el peso de la crisis y no sobre la asfixiada clase media, y porque apuesta por un mayor control de los especuladores financieros.

—Contra Romney, porque apuesta por bajar los impuestos a los más ricos, como él, y critica a ese 47% de los estadunidenses que, según dijo a un grupo de donantes millonarios, no lo votarán porque “son dependientes del gobierno”.

4.- Reforma de salud.

—Por Obama, porque apoya una reforma que daría cobertura médica a más de 30 millones de estadunidenses que no pueden pagarse un seguro médico privado.

—Contra Romney, porque ahora se opone radicalmente a la reforma de salud y promete revocarla si es presidente, pese a que la Corte Suprema la bendijo. Alega que es demasiado costosa, pese a que representaría una parte mínima del dinero que a él le gustaría invertir en Defensa. Pero lo que lo desacredita totalmente es que cuando era gobernador de Massachusetts impulsó una reforma de salud casi idéntica a la que propone su contrincante.

5.- Aborto.

—Por Obama, porque apoya el derecho de la mujer a tener un aborto y defiende la sentencia histórica de 1973 (el caso Roe contra Wade).

—Contra Romney, porque propone volver a perseguir judicialmente un derecho alcanzado por la mujer.

6.- Bodas gays.

—Por Obama, porque ya iba siendo hora de que el presidente de EU reconociera una realidad incuestionable: que el concepto de familia no es el que impone la Iglesia y que las parejas del mismo sexo deben tener los mismos derechos que cualquier ciudadano, ni más ni menos.

—Contra Romney, porque con su declaración en contra de los matrimonios homosexuales traiciona su lado más progresista y se vende así a la derecha religiosa.

7.- Control de armas.

—Por Obama, porque, pese a que respeta la segunda enmienda, apuesta por un reforzamiento en el procedimiento de verificación de los antecedentes de los compradores de armas.

—Contra Romney, porque se opone a cualquier legislación federal nueva que restrinja la compra de armas de fuego. Indiferente al hecho de que EU sea el país con más muertos por tiroteos del mundo, lo ultimo que quiere es perder el apoyo del poderoso lobby de los fabricantes de armas (NRA).

8.- Religión y ciencia.

—Por Obama, porque, aunque creyente, es partidario de la separación de la Iglesia y el Estado, y rechaza la intromisión religiosa en asuntos que considera de vital importancia para el progreso de la humanidad, como el estudio con células madre.

—Contra Romney, porque asegura que “nuestros derechos no son dados por el Estado sino por el Creador”.

9.- China y los árabes.

—Por Obama, porque apuesta por las buenas relaciones con China, a la que él mismo concedió la categoría de superpotencia, y porque se ha puesto con entusiasmo de parte de los pueblos que quieren acabar con los tiranos que asfixiaban sus ansias de libertad.

—Contra Romney, porque mantiene un discurso hostil contra los chinos y musulmanes, lo que alimenta el rencor de éstos. Sobre el conflicto palestino-israelí, lo tiene claro: “No tendremos ni un milímetro de diferencia con nuestros amigos de Israel” y criticó a Obama por denunciar la construcción de asentamientos judíos en territorio palestino.

10.- Cambio climático.

—Por Obama, porque en su primer mandato ha demostrado que está comprometido con la reducción de los gases de efecto invernadero, y porque apuesta decididamente por las energías limpias.

—Contra Romney, porque se llegó a burlar de Obama por alertar sobre el cambio climático y lo tachó de catastrofista. Ahora que está viendo los efectos catastróficos de Sandy a su paso por Nueva York y Nueva Jersey, guarda un vergonzoso silencio.

Efraín y la generación del 68

Luis Felipe Bravo Mena (@LF_BravoMena)
Ex presidente nacional del PAN

I.- 9 de noviembre de 1969. Pista Arena Revolución de la Ciudad de México. La XXI Convención Nacional del PAN elige por aclamación a Efraín González Morfín candidato presidencial.

En la reunión campea la irritación por el brutal atraco electoral cometido por el régimen en las elecciones de Baja California en agosto del año anterior. Presente también la indignación por la forma como el gobierno liquidó la la protesta estudiantil . Apenas han trascurrido trece meses del baño de sangre en la Plaza de las Tres Culturas de Tlaltelolco.

Paradójicamente, cosas de la recia mística cívica panista de aquellos tiempos, se observa con cautelosa esperanza la vigorosa campaña de Víctor Manuel Correa Rachó por la gubernatura de Yucatán. Huele a triunfo pero la experiencia predice fraude, por ello la convención debate condicionar la participación del PAN en las elecciones federales a que se respete el voto en los ya muy próximos comicios de la península.

Efraín; 40 años, diputado federal, filósofo formado en las universidades de Insbruk, Austria y en la Sorbona de París, políglota, vástago de Efraín González Luna fundador del PAN y su primer candidato presidencial, en su discurso de aceptación de la candidatura espeta al diazordacismo: “¡no tienen derecho a asustarse de las inundaciones, quienes bloquean injustamente las corrientes de agua y cuando estas rebasan el dique culpan al agua o a otros factores menos a quienes los construyeron! Frente a la violencia y contra la violencia Acción Nacional seguirá luchando por caminos democráticos y pacíficos…”

Nos propuso a los jóvenes encauzar así nuestra rebeldía: “Acción Nacional prefiere la respiración vigorosa y el latido sano del corazón a la convulsión o a la asfixia dramática… como partido político tiene la obligación de fomentar la política orgánica y permanente de ir alejando cada vez más, a la ciudadanía mexicana de caminos desesperados o mágicos que no resuelven a fondo ni el problema de nuestra democracia, ni el de nuestras injustas estructuras socio-económicas ni el de la vigilancia del derecho en México”. Para entonces, ante la cerrazón del sistema, algunos ya habían tomado el rumbo de la guerrilla .

II.- 25 de enero de 1970. Salón Riviera en el Distrito Federal. El PAN convocó urgentemente a la XXII Convención Extraordinaria, para revisar su decisión de participar en las elecciones , después de que el voto de los yucatecos fue cínicamente violado. Se definen tres corrientes: “abstencionistas” por la no participación; “testimonialistas” por la participación sin candidato registrado; “participacionistas” por la participación total. El debate es memorable, intenso, elegante.

Sobresale Efraín González Morfín, que no interviene, dando así una lección de talante democrático y verticalidad política. La tarde anterior, en coloquio con el presidente nacional, han llegado a la conclusión de que el candidato no exprese su punto de vista y se someta con la “lealtad del silencio” al libre veredicto de los delegados.

Efraín no era participacionista y la convención se pronunció por la participación total. Al final tomó la palabra y dijo: “que el consenso democrático y la generosidad de la voluntad, puestos antes de la defensa de determinadas posiciones, hayan ganado o no, estén ahora al servicio de la participación total de nuestro partido”.

III.- 12 de febrero de l970. Teatro Juárez de Guanajuato. Cientos de estudiantes abarrotan el lugar para dialogar con Efráin. Es maestro y pensador riguroso; platica con los universitarios, discute, resuelve dudas. Se los echa a la bolsa. Sale del majestuoso edificio entre aplausos y vivas, allí lo proclamamos “el candidato de la juventud”.

IV.- Julio del año 2000. Acción Nacional gana las elecciones presidenciales. El régimen autoritario ha sido superado por la vía pacífica . Efraín salió del partido pero su contribución a la victoria cultural panista a sido definitiva. Los que sobrevivieron a la guerrilla se alistaron en la lucha electoral que antes descalificaron.

Quien esto escribe da fe de todo lo aquí narrado. Lo hago en homenaje a nuestro querido Efra, recién fallecido, en recuerdo de esa porción de la Generación del 68 que lo seguimos, de la que nunca se habla y menos se escribe, pero que tenemos el legítimo orgullo de haber logrado el cambio democrático en México.

Obama en internet

Antulio Sánchez (@tulios41)
Internet
tulios41@yahoo.com.mx
Milenio

Los efectos del huracán Sandy no solo se sintieron en Manhattan y otras zonas de Estados Unidos, sino que alcanzaron a internet, donde se vieron múltiples sitios y servicios caídos. Sin embargo, en internet la presencia de la supertormenta fue destacada pero sin eliminar el tema electoral. Esa propaganda digital en momentos de emergencia nacional es la evidencia de que la pelea por la presidencia en Estados Unidos es intensa.

Sin ser decisivas las redes sociales e internet se han vuelto fundamentales en el proceso electoral de ese país. Según refi ere el Pew Research Center (goo.gl/E3qvC), 38 por ciento de usuarios de las mismas ha sugerido a sus seguidores ver determinados materiales políticos, mientras que 34 por ciento ha invitado a sus contactos a sufragar e incluso han posteado diversos mensajes relacionados con el proceso electoral próximo.

Ya desde las elecciones de 2008 Obama y su equipo habían mostrado mejores habilidades para dominar las nuevas tecnologías, que se han perfeccionado en este segundo proceso electoral. Y el dominio y conexión que tiene Obama con los usuarios de internet es tal que si las elecciones se llevaran a cabo en el ciberespacio y las redes sociales, seguramente Obama arrasaría. La presencia de Obama en Facebook, YouTube y Twitter lo demuestran.

Una novedad del equipo de Obama es la manera en que ha usado los dispositivos móviles, que se han vuelto una vía por la cual el presidente estadunidense despliega sus puntos de vista. Una de las plataformas que lo posicionan, de la mano de sus simpatizantes, es Obama for America (goo.gl/ql2B6), el sitio en donde convergen simpatizantes y demócratas. Obama for America es tan efi ciente que sus administradores saben con precisión con cuántos partidarios o potenciales votos cuentan por entidad, ciudad e incluso colonias o barrios.

Esa efervescencia electoral en las redes sociales por la candidatura de Obama es la expresión de que un poco más de 78 por ciento de habitantes de ese país está conectado. Pero más que estar ante una evidencia de una mayor calidad democrática, lo que vemos con esta efi cacia tecnológica es la modernización de las técnicas de propaganda, de comunicación, que tienen por objeto infl uir en la actitud y percepción ciudadana, pero que tampoco es pasaporte al triunfo.

¿Y si el martes legalizan la mariguana recreativa en EU?

Leo Zuckermann (@leozuckermann)
Juegos de Poder
Excélsior

Las consultas del martes en Colorado, Washington y Oregón quizás importen más para México que la elección presidencial.

El martes que viene, los estadunidenses acudirán a las urnas para decidir si reeligen al presidente Barack Obama o lo reemplazan por Mitt Romney. Pero, en tres estados de la Unión Americana, los electores también votarán si se legaliza o no la mariguana para fines recreativos. Quizás esta elección, más que la presidencial, sea más importante para los mexicanos.

La consulta popular se llevará a cabo en Colorado, Washington y Oregón. En el primer estado, por ejemplo, los votantes considerarán la “propuesta 64”. En términos abreviados votarán a favor o en contra de la siguiente pregunta: “¿Debe haber una reforma a la Constitución de Colorado referente a la mariguana, y, en conexión a ella, prever su regulación; permitir que una persona de 21 años de edad o más consuma o posea cantidades limitadas de mariguana; prever los permisos para las instalaciones de su cultivo, las instalaciones de su manufactura, las instalaciones de prueba y las tiendas de menudeo; permitir a los gobiernos locales regular o prohibir dichas instalaciones; requerir a la Asamblea General decretar un impuesto especial que se cobrará sobre las ventas al mayoreo de la mariguana: requerir que los primeros 40 millones dólares del ingreso anualmente recaudado por tal impuesto se acrediten al fondo de capital de asistencia para la construcción de escuelas públicas; y requerir que la Asamblea General decrete la legislación que gobierne el cultivo, el procesamiento y la venta de la cannabis industrial?”

De acuerdo a la última encuesta levantada por Rasmussen en junio de este año, 61% de los electores coloradinos apoyan esta propuesta, mientras que 27% se opone. En el mercado de predicción de eventos futuros de intrade.com, los apostadores le están dando 85% de probabilidad de que Colorado efectivamente legalice la mariguana con fines recreativos.

En Washington se votará la “iniciativa 502” para también legalizar la mariguana siguiendo el ejemplo de otras dos drogas legales: el alcohol y el tabaco. La idea es gravar el producto con un impuesto de 25% de las ventas al mayoreo y menudeo. El ingreso de este tributo se utilizará para combatir el consumo y la adicción a esta droga por medio de programas educativos y sanitarios. La última encuesta levantada en ese estado mostraba que 50% de los washingtonianos está de acuerdo y 37% en desacuerdo. En intrade.com, los apostadores le dan una probabilidad de 88% de pasar a esta iniciativa.

El tercer estado donde se pondrá a consideración este asunto es Oregón. Sin embargo, de acuerdo a la última encuesta, hay más oregonenses que están en contra (46%) que a favor (43%). En las apuestas sólo se le da 11% de probabilidad de pasar a la llamada “medida 80” que se votará el martes que viene. Todo indica que no se aprobará.

Al parecer, Colorado y Washington serán las primeras entidades de la Unión Americana que legalizarán la mariguana con fines recreativos (ya hay 17 estados que lo han hecho para uso medicinal). De ser así, esto cambiará las reglas del juego de la mal llamada “guerra en contra de las drogas”. Para empezar, generará conflictos entre los gobiernos estatales y el federal: habrá un producto legal para las autoridades de un estado, pero ilegal para las de la Federación. En este sentido, la DEA, por ejemplo, podría prohibir que los bancos locales abran cuentas de las empresas de mariguana porque, de acuerdo con la ley federal, se estaría lavando dinero.

Pero esto también afectará, y mucho, a México. De acuerdo con un estudio de Alejandro Hope y Eduardo Clark, del IMCO, la legalización en el estado de Washington podría significar una pérdida de ingreso de mil 372 millones de dólares para las organizaciones criminales mexicanas, más otros mil 425 millones si lo mismo ocurriera en Colorado. De acuerdo con los autores: “de materializarse, sería el mayor choque estructural sufrido por el narcotráfico en México desde el arribo masivo de la cocaína a finales de los años 80”. Y concluyen que “dada la magnitud de las posibles consecuencias, se considera indispensable que el tema se incorpore a la planeación estratégica y la definición de la política de seguridad de la nueva administración federal”. Por eso digo que, para los mexicanos, las consultas populares del martes que entra en Colorado, Washington y Oregón quizá sean más importantes que la elección presidencial estadunidense.