enero 16, 2013

¿Por qué el miedo al Dragon Mart?

Julio Serrano
Apuntes Financieros
Milenio

Gran controversia ha causado, y ni siquiera se ha construido. Las principales asociaciones empresariales del país lo han calificado de amenaza para los comerciantes nacionales y han anticipado que traerá “triangulación, subvaluación… contrabando y prácticas ilegales”. Hay todo un operativo de cabildeo político para evitar que se convierta en realidad.

Dragon Mart, un proyecto inmobiliario que se piensa construir en Cancún para exhibir de manera permanente productos chinos, ha provocado pavor entre varios grupos de empresarios. Y pese a que entiendo la postura de estos grupos opositores, considero que subestiman la capacidad de los mexicanos de competir con cualquiera, incluyendo a los chinos.

La reacción de los empresarios que se oponen al Dragon Mart es, de cierta manera, normal. Ante una amenaza competitiva, es natural querer suprimirla a como dé lugar antes de que se materialice. Algunas de las objeciones que han presentado incluso podrían ser válidas. Habrá que cerciorarse que el proyecto cumple con todos los criterios legales y ambientales necesarios. Pero muchas de las críticas parecen infundadas, guiadas más por el miedo a la competencia que por argumentos legítimos.

Esta actitud me recuerda a la de muchos empresarios cuando entró en vigor en 1994 el Tratado de Libre Comercio y, más recientemente ante la creciente preponderancia comercial de China en la arena mundial durante la última década. En ambos casos el temor inicial resultó infundado y México logró sortear exitosamente los retos.

Los ajustes siempre son dolorosos, y siempre habrá perdedores en la transición, pero nuestro país ha demostrado una y otra vez que puede competir con cualquiera. El caso reciente de China es ilustrativo. Cuando China desplazó a México como segundo exportador a Estados Unidos a principios de la década pasada, las campanas de alarma se hicieron sonar. Los salarios de los chinos eran de una cuarta parte de los de los mexicanos. Los subsidios del gobierno del gigante asiático a sus empresas nos iban a abrumar. ¿Cómo íbamos a competir?

Pues resulta que hoy nuestro país es más barato que China para fabricar gran parte de los productos que consume el mercado estadunidense. Y nuestra competitividad está en aumento. Algunos estudios apuntan a que México no solo rebasará en cinco años a China en la tabla de exportadores a EU, sino que se ubicará hasta arriba.

El caso de Dragon Mart, me parece, será similar. En unos años, en caso de concretarse el proyecto, el miedo actual demostrará haber sido infundado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y otros estudios demuestran que la competividad en Mèxico es de los mas bajos en años México cayó dos lugares en el Índice de Competitividad Mundial 2013-2014 publicado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) al ubicarse en el lugar 55 en el ranking,

Pero sigue creyendo en las mentiras de FECAL y peña nieto jaja